Cuatro Estrategias para Desarrollar la Inteligencia Lógico-matemática

Para ello, entrégale la lista de la compra y pídele que busque los diferentes productos. Elige una tarde de fin de semana para realizar deliciosas recetas de repostería con tu hijo. De esta forma comenzarán a familiarizarse con el cambio de unidades de medida, otro de los temas donde encuentran

Jenny Guerra Hernández
Jenny Guerra Hernández
18 de enero · 507 palabras.
Howard Gardner define la inteligencia lógico matemática como aquella
que comprende las habilidades y capacidades necesarias para manejar
números y razonar correctamente en operaciones de tipo matemático.
La mayoría de los niños creen que las matemáticas son algo difícil y aburrido.
Esto parece constatarse con el paso de los años, ya que en Educación
Secundaria, las matemáticas suelen ser una de las asignaturas que los
alumnos y alumnas suspenden con mayor frecuencia.
Sin embargo, la inteligencia lógico-matemática se puede desarrollar si se
practica, sobre todo a edades tempranas. Pero ÂżcĂłmo hacerlo?
En este artĂ­culo te muestro cuatro estrategias para que ayudes a desarrollar
el pensamiento lógico-matemático de tu hijo a través de divertidos juegos que
puedes llevar a cabo en contextos y situaciones habituales.

En el supermercado


Aprovecha la visita al supermercado para que tu hijo o hija desarrolle su
habilidad para categorizar ideas y conceptos. Para ello, entrégale la lista de la
compra y pídele que busque los diferentes productos. Después de dar varias
vueltas por el supermercado seguro que tu hijo comienza a utilizar la cabeza
para organizarse y no tener que dar tantas vueltas, con ello, habrá mejorado
su capacidad de categorizaciĂłn.

En la cocina

Elige una tarde de fin de semana para realizar deliciosas recetas de
reposterĂ­a con tu hijo. Este tipo de recetas suele utilizar muchas unidades de
medida diferentes que hacen que los niños se diviertan vertiendo líquidos de
un recipiente a otro o pesando la harina o el azúcar. De esta forma comenzarán
a familiarizarse con el cambio de unidades de medida, otro de los temas donde
encuentran más dificultades.

En la pizzerĂ­a

Mientras decides qué pizza vas a pedir puedes invitar a tu hijo a que averigüe
cuántos trozos le toca a cada miembro de la familia si se pide una pizza mini,
media o familiar; o cuántas pizzas harían falta para que los invitados a su próxima
fiesta de cumpleaños pudieran comer tres trozos. Así trabajaría la representación de
fracciones y la equivalencia entre las mismas según sea el tamaño de la pizza.

En la parada del autobĂşs


Cuando vayas a subirte al autobĂşs pĂşblico aprovecha la espera para que tu hijo
Lea los horarios y calcule cada cuánto pasa una línea determinada o en qué franjas
horarias pasa con más frecuencia y en qué franjas tarda más en pasar. Lo que
conseguirás de esta forma es que el niño o niña se familiarice con las horas, así
como con el paso de horas a minutos y de hora analĂłgica a digital.
Todas estas son estrategias que suelo recomendar a mis clientes para que
asuman el rol de terapeuta de su hijo en situaciones de la vida cotidiana y contribuyan
al desarrollo de su inteligencia lógico-matemática de una forma natural y sin presiones.
Todos los papás coinciden en que los resultados en el campo académico no tardan en
hacerse notar una vez que han realizado estos divertidos ejercicios.

Jenny Guerra Hernández, “psicopedagoga creativa”.
www.psicopedagogiaencasa.com

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →