Los Amuletos y Talismanes en la Historia (parte 4)

La influencia de los antiguos Amuletos Europeos, Católicos y el Amuleto de Nostradamus en los Amuletos y Talismanes de la actualidad.

Flor Silvestre
Flor Silvestre
10 de mayo · 818 palabras.
Amuletos Europeos:
Desde la Edad media en Occidente los pentagramas han sido considerados amuletos para atraer el dinero, el amor, etc.; y para protegerse contra la envidia, la desgracia y otra desdichas. Otros símbolos, tales como los cuadrados mágicos, las firmas angelicales y los símbolos cabalísticos se han empleado con distintos fines, tanto bondadosos como malévolos.
 En Europa Central, la gente creía que el ajo les permitía protegerse de los vampiros, al igual que un crucifijo. Los antiguos egipcios tenían distintos amuletos para cada ocasión o necesidades, a menudo con la figura de un dios; la figura del dios escarabajo Jepri se ha convertido en un amuleto común y ha adquirido fama en el mundo occidental.
 Para los antiguos escandinavos, anglosajones y alemanes y actualmente para algunos neopaganos la runa Eoh (tejo) protege contra mal y brujería.

Amuletos Celtas:

De los pueblos del norte de Europa (nórdicos) se conoce sobretodo su gran compenetración y sensibilidad con la naturaleza y con el medio en el que vivían. Los Celtas y más concretamente la religión o creencias druidas se basaban en la adoración de árboles y en el sincretismo de los dioses con los fenómenos atmosféricos. De estos pueblos hemos heredado una gran sabiduría en cuanto a plantas mágicas, pócimas y remedios caseros, pero también una gran variedad de amuletos la mayoría de ellos basados engeometrías.

Con estas geometrías decoraban sus vestiduras, espadas, escudos, etc. Según una costumbre de los antiguos celtas, un trébol de cuatro hojas proporciona buena suerte a la persona que lo encuentra accidentalmente. Los corales, las herraduras y el bambú también son considerados buenos amuletos.

De la cultura Celta, el legado más interesante son las Runas y algunos amuletos característicos.

Amuletos Griegos:

Los griegos daban a los talismanes diferentes nombres, según las propiedades que les atribuían.

Amuletos Romanos:

Los romanos tenían pequeñas figuras de bronce que llevaban consigo.
 El dije de oro que los generales o cónsules llevaban al cuello en la ceremonia de la Ovación, contenían talismanes. Lo que llamamos actualmente “higa”, que no es más que la figura del puño cerrado sacando el dedo pulgar entre los inmediatos, era otro de los talismanes más usados.

Los gentiles llevaban colgada del cuello una de estas figuras, con la que creían preservarse del “mal de ojo”.

Amuletos Católicos:

El uso de amuletos pasó a la Iglesia católica con la inscripción de “ichthys” (en griego pez), nombre que contenía las iniciales correspondientes a las palabras griegas de Jesucristo, Hijo de Dios, El Salvador. Los gnósticos usaban “piedras abraxas“, gemas que llevaban inscrita esta palabra griega.

Los amuletos se convirtieron en un objeto tan común entre los cristianos que, en el siglo IV, se prohibió al clero su fabricación o uso, bajo pena de quedar privados de sus órdenes sagradas.

Las autoridades cristianas han sido siempre han mantenido cierta distancia con los amuletos y otros talismanes. Sin embargo, el uso legítimo de sacramentales, mientras uno tenga la disposición apropiada, se corresponde con la imagen del cristianismo tradicional. Por ejemplo, el crucifijo ha sido considerado a lo largo de la historia como una potente arma contra los demonios y los malos espíritus. Al igual que actualmente algunos cristianos colocan en los retrovisores de sus vehículos rosarios o imágenes de San Cristóbal como una manera de propiciar la protección de los viajeros durante el trayecto.
 Algunos amuletos católicos han recibido la aprobación papal, como son el Vade retro satana.

Amuleto de Nostradamus:

Por lo general, los talismanes están dotados de “poderes mágicos” excepcionales y en muchos casos llevan dibujadas extrañas figuras, frases escritas con significados ocultos o letras grabadas que encierran simbolismos cabalísticos. El más célebre de todos ellos es el denominado “Talismán de la Felicidad”, que fuera confeccionado por Nostradamus para regalárselo a Catalina de Médici, por haberle ayudado en sus investigaciones esotéricas, adivinatorias y astrológicas.

Dicho talismán era un medallón que contenía determinadas palabras cabalísticas, además de una “carga de energías” muy particular que lo convertían en un objeto de gran poder mágico.

Catalina de Médici siempre llevó el “Talismán de la Felicidad” colgado de su cuello, lo cual le reportó grandes beneficios, la liberó de enfermedades, la resguardó siempre de las acechanzas de sus enemigos y le proveyó la mayor fortuna a la que puede aspirar cualquier ser humano: “La Felicidad plena”.

Amuletos en la Actualidad:

Además de la protección contra los poderes sobrenaturales, los amuletos también se utilizan para la protección contra ciertas personas. Por ejemplo, los soldados implicados en misiones peligrosas pueden utilizar los talismanes para incrementar su suerte.
Si estás interesado en un hechizo de amor, para atraer el dinero, o cualquier otro tipo de hechizo realmente efectivo, este es un gran sitio para visitar http://hechizeriamaestra.blogspot.com

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →