Ese Juez Implacable Que Se Llama Mente

Hoy continuaré charlando contigo acerca del ritmo de la mente porque debes saber que la existencia de la mente, su plato preferido, su manutención tiene que ver con una de sus cualidades fundamentales: la de ser juez.

Msc.rafael Bestard Bizet
Msc.rafael Bestard Bizet
1 de febrero · 715 palabras.
ESE JUEZ IMPLACABLE QUE SE LLAMA MENTE
AUTOR: MsC Rafael Bestard Bizet
Psicoterapeuta y profesor de Psicología.

Hoy continuaré charlando contigo acerca del ritmo de la mente porque debes saber que la existencia de la mente, su plato preferido, su manutención tiene que ver con una de sus cualidades fundamentales: la de ser juez.

Imagínate que está lloviendo. Para la persona que esa lluvia le impidió ir a una reunión importante o a una cita amorosa: Esa lluvia: ¿es buena o mala? Es mala: ¿verdad? Pero para el campesino que la está esperando para sembrar. Esa misma lluvia: ¿es buena o es mala? Es buena: ¿verdad?

Entonces: la lluvia es ¿buena o es mala?

Responder a esta pregunta se hace difícil si no entiendes que uno de los ritmos fundamentales de la mente humana, una de sus atributos fundamentales es la de estar continuamente juzgando, valorando, conceptualizando y etiquetando a las cosas y a las personas y esto no nos permite apreciar a la vida tal y cual ella es.

Y aunque la mente es una maravillosa herramienta que nos permite socializarnos y resolver muchos de los problemas sociales a los que diariamente nos enfrentamos, también, y gracias a esta propiedad que tiene de estar juzgando y etiquetando a la vida, es la causante de muchos de nuestros sufrimientos.

Piensa: Tú eres una persona: ¿buena o mala? Desde luego que todos queremos etiquetarnos de ser buenos y por eso la parte mala, la que constituye el otro complemento de nuestras vidas, la que no podemos desterrar de nuestra existencia; no la aceptamos, la tratamos de esconder, de guardar muy dentro de nosotros o de ponérsela de vestido a otras personas. Al hacer esto nos vamos aniquilando por dentro, nos vamos dividiendo y aparecen muchas de las enfermedades como la hipertensión, las úlceras, las diabetes, los dolores musculares, por mencionar algunas de las dolencias más comunes.

Es como si tuvieras una herida y para que sanara la tapas y no la expones al sol, al viento y al aire libre. Esa herida nunca sanará.

Para disciplinar a ese ritmo de la mente debemos entrenarla para que deje de ser un juez de uno mismo y de los demás y se convierta en un espejo.

Cuando pones algo frente a un espejo, éste simplemente refleja lo que está delante. No juzga si lo que está frente de él es bueno o es malo, es feo o bonito, es agradable o desagradable. El espejo no tiene nada que decir. Como su naturaleza es reflejar él disfruta solo de eso, de reflejar.

Cuando tienes una mente entrenada como un espejo es cuando puedes quitarte el estrés, la tensión de estar dividiéndote constantemente y dividiendo a la vida. Entonces te envuelve una apacibilidad y un sentimiento de bienestar, de aceptar a toda la diversidad que te rodea.

Nunca vas a ver a una mata de limón disgustada con una de mango porque ella en vez de limones quiere dar mangos o queriendo que la de mango de limones. El limón es ácido al gusto y el mango es dulzón. Pero cada uno tiene su encanto. Entonces: ¿por qué juzgar y querer que la gente se amolde a nuestro esquema o patrón?

Hoy te voy a brindar un ejercicio que te servirá para ir entrenando a la mente para que sea un espejo y no un juez. Cierra los ojos e imagínate que vas caminando por un túnel que se extiende hasta lo infinito. Las paredes de ese túnel están hechas de pensamientos. Tú caminas hacia lo infinito por ese túnel pero no tocas sus paredes. Siente la paz que obtienes con esto. Quédate así, y cuando abras los ojos, sin importar lo que veas, obsérvalo como si estuvieras caminando por ese túnel por el cual viajas pero no tocas, no te relacionas con los pensamientos.

Verás que con la práctica constante de este ejercicio tu mente se irá aquietando y podrás disfrutar más enteramente del momento que estás viviendo. La vida no se te irá en juicios y críticas y podrás existir plenamente.

Que la pases bien y que la paz sea contigo

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →