Como Medir el Rendimiento de tu Sitio Web

Para poder tener una visión clara de lo que quieres conseguir al iniciar un sitio Web, debes tener un plan que contenga los objetivos y las estrategias para conseguir un resultado determinado.

Gladys Marin
Gladys Marin
8 de febrero · 698 palabras.

Una web supone siempre una inversión de recursos, ésta sólo se justifica en la medida en que la misma cumpla sus objetivos. Pero, ¿tienes claros cuáles son los objetivos de tu web? Y lo que es más importante, ¿sabes medir y mejorar el grado en que tu web está alcanzando sus metas?

A partir de dichos objetivos, puedes marcar unos “indicadores  de rendimiento” que te van a servir para medir la eficacia de tu web y descubrir oportunidades para mejorarla.

Si tienes en cuenta que Internet, por su soporte tecnológico y su carácter interactivo, es uno de los escenarios donde es más fácil “probar cosas”, más rápido y barato resulta “ver qué ocurre”, extraer conocimiento y actuar en consecuencia. Entonces, cuáles son las condiciones que favorecen que puedas medir el rendimiento de tu web en términos de Retorno Sobre la Inversión (ROI).

1. Tu web debe estar alineada con tus objetivos estratégicos

Debes crear tu plan de negocios, para poder alinear tu sitio, a las estrategias que has decidido utilizar, cada punto de tu plan debe tener concordancia con lo que deseas lograr con tu web y realizar los procedimientos necesarios para obtener el resultado que deseas.

2. Tu web debe tener objetivos tácticos que cumplir

En este punto debes tener claro que pretendes entregar a tus visitantes cuando lleguen a tu sitio, quieres entregar información de calidad o servicios o información de tus productos, debes realizar las tácticas que te permitan obtener de tu visitante lo que tu estas buscando. Para esto puedes utilizar encuestas, formularios de contacto, sesiones de coaching, etc. Lo que tu imaginación te indique.

3. Identifica los Indicadores de Rendimiento

Debes tener un sistema para medir el flujo de visitantes y cual es el numero de visitas que cumplen con el objetivo de tu sitio, comprar, inscribirse, solicitar información o presupuesto, etc., en este punto es donde debes poner un mayor enfasis en conocer y estudiar con profundidad.

Esto es fácil de apreciar en una página de comercio electrónico: del total de visitantes que acceden a la página de inicio, sólo una parte utilizará el buscador de productos. De éstos, sólo algunos añadirán productos a su cesta de la compra. Y de éstos últimos, sólo un determinado porcentaje llegará al proceso de pago. La relación entre el total de visitantes y los que finalmente compran, te da la tasa de conversión de clientes de tu sitio. Cuanto más alto sea este porcentaje, tanto mayor será el rendimiento de tu web.

Pero aun si tu web no vende nada directamente, tus objetivos deben ser igualmente identificables y medibles. Por ejemplo, el porcentaje de personas que pasan de la página de Preguntas Frecuentes al formulario de consulta es un indicador  de rendimiento: cuantas menos personas necesiten hacer uso del formulario, quiere decir, que las Preguntas Frecuentes son más eficaces y por ende un menor trabajo para ti.

4. Mide el rendimiento de tu web

La identificación de los Indicadores de Rendimiento te permite implementar los procesos fundamentales para mejorar el rendimiento de tu sitio web:

Con los datos estadisticos puedes tener un concepto más claro de tu tráfico y de las conversiones que estas logrando. Con esto, podrás transformar esos datos en conocimiento y tomar decisiones, es decir, actuar.

5. Mejora el rendimiento de tu web

Desde este momento, puede proponerte y desarrollar estrategias para mejorar el rendimiento de tu sitio. Al disponer de unos indicadores perfectamente identificados y una forma de medirlos consistente y continua, estas en condiciones de “probar” estrategias y evaluar de modo casi inmediato si funcionan o no. Esta retroalimentación estimulará tu toma de decisiones y el inicio de acciones para que mejores el rendimiento de cada área, sobre todo en las que encuentres que falta desarrollo.

Tener objetivos medibles y cuantificables es clave para lograr resultados satisfactorios, si no trabajas mediante un plan estarás invirtiendo recursos y tiempo en lanzar palos al aire. Planifica tu éxito.




 Gladys Marín
Guia para el nuevo emprendedor
http://gladysmarin.com

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →