Independentismo Vintage

Bajo el lema "El 11 de septiembre marchamos sobre Barcelona. CATALUNYA NUEVO ESTADO DE EUROPA", la Asamblea Nacional Catalana ha convocado una manifestación para reivindicar el derecho a la autodeterminación de Catalunya, pidiendo sin ambages directamente la independencia. Considero que es suficiente motivo para reflexionar un poco sobre el concepto de Independencia en el

Albert Perez Novell
Albert Perez Novell
4 de septiembre · 1326 palabras.
Bajo el lema "El 11 de septiembre marchamos sobre Barcelona.
CATALUNYA NUEVO ESTADO DE EUROPA", la Asamblea Nacional Catalana ha convocado una manifestaci贸n para reivindicar el derecho a la autodeterminaci贸n de Catalunya, pidiendo sin ambages directamente la independencia.
Considero que es suficiente motivo para reflexionar un poco sobre el concepto de Independencia en el siglo XXI, dentro de las limitaciones de un post y sin entrar en la coyuntura de la noticia, aunque es muy reveladora de cierto desconcierto. Reivindicamos lo in (pacto fiscal) simultaneamente a lo out (independencia). Muchos pol铆ticos dicen que no iran a la mani , pero automaticamente instan al p煤blico a participar masivamente.(yo no voy, pero que no falte nadie).


El Estado-naci贸n:


El Estado ha pasado por diversas fases, digamos, de popularidad. Hace pocos a帽os, para determinada izquierda,聽 era el enemigo al que deb铆a derrocarse, encarnaci贸n de todas las perversiones neocapitalistas (El Leviat谩n) y ahora lo reivindicamos como la 煤nica baza que nos queda para poder hacer frente al tsunami globalizador encarnado en los mercados financieros.聽
Los que nos formamos pol铆ticamente聽 en la era de Estado depredador, represivo y bebimos聽 de las fuentes contraculturales , entre otros, de聽 Marcuse. Despues, leyendo a Foucault, no percatamos que el dominio del Estado se ejercia m谩s por consentimiento que por represi贸n.聽 Provenimos, en definitva, de una 茅poca en que las decisiones pol铆ticas eran decisiones econ贸micas. Algunos se empecinan en no ver que esto ha cambiado y esperan que el Estado corrija la situaci贸n aplicando m茅todos pol铆ticos, Keynesianismo para contrarrestar a las pol铆ticas del puro mercado, etc..聽

Hace unos a帽os todo parec铆a intervenido por el Estado, pero ahora en la era del capitalismo gaseoso este poder que era capaz de financiar y poner en pr谩ctica todo tipo de pol铆ticas econ贸micas se ha evaporado y ahora es el propio Estado al que hay de financiar y promover.
En la situaci贸n de crisis en la que estamos inmersos aparece el miedo y nos gustar铆a que el pap谩 Estado estuviera, como antes, a la altura de las circunstancias y presentara batalla a los mercados, a los bancos, a los especuladores y evasores, poniendo barreras al desaguisado especulativo global.
Adem谩s, para聽 acabar de complicarlo, estamos en una situaci贸n de construcci贸n europea que implica una deconstrucci贸n del Estado-naci贸n, especialmente a partir de la creaci贸n de la moneda 煤nica el 鈧. La parte m谩s importante de la soberan铆a del Estado, la capacidad de acu帽ar moneda, devaluarla, etc.,聽 es decir su聽 independencia econ贸mica, nos parece que perdemos referencias fuertes y no ganamos de nuevas.

Al contrario de lo que muchos piensan, la crisis est谩 actuando como catalizador de esta construcci贸n, est谩 forzando una unificaci贸n de pol铆ticas p煤blicas (control de presupuesto, inversi贸n p煤blica, etc.)聽 como nunca se hab铆a producido en la UE desde sus albores. (Lo censurable no es el qu茅 sino el c贸mo se est谩 haciendo)

El Estado una vez perdidas sus esencias econ贸micas, y el control externo, s贸lo le queda el control interno pol铆tico y cultural (represi贸n - cosentimiento) y a ello se aferra encarnizadamente. Ejemplo; por m谩s que aparente Rajoy que negocia con Europa, esta al dictado como todo quisqui en la UE, y en pol铆tica interior, aprovechando su mayor铆a absoluta se aferra, no s贸lo a no soltar seg煤n qu茅 clase de prenda auton贸mica, sino a reconstruir un nuevo centralismo.( El centralismo a diferencia del federalismo no puede ser, por definici贸n, asim茅trico y esto preocupa a algunos y euforiza a otros)

El juego de las identificaciones:

As铆 como lo norteamericanos identifican como su naci贸n聽 a Am茅rica (la naci贸n americana como sin贸nimo de EEUU) y el estado al que pertenecen, desde Alabama聽 a Wyoming,聽 lo ven聽 como una circunstancia administrativa. Los europeos lo hacemos al rev茅s nuestra naci贸n es Espa帽a, Alemania, o Italia鈥 y Europa una circunstancia administrativa.

Como si los Estado-naci贸n no fueran construcciones sociales y formaran parte del estado de naturaleza roussoniano. A la mayoria de los catalanes ( los nacidos en Catalunya y segundas y terceras generaciones de inmigrantes) nos pasa lo mismo con Espa帽a, no la sentimos como nuestra naci贸n, es una circunstancia hist贸rico-administrativa que nos impide la autorrealizaci贸n como sujeto hist贸rico聽 de pleno derecho, es decir como Estado.
El Estado-naci贸n ha ido perdiendo buena parte de su poder, confrontado como est谩 con flujos globales de capital, de producci贸n, de comercio, de gesti贸n, de informaci贸n, de comunicaci贸n y del crimen de las mafias internacionales.聽

El Estado es cada vez mas inoperante en lo global y cada vez menos representativo en lo local. Los mercados, globalizados, ya no necesitan al Estado, como fue el caso en particular del proceso de industrializaci贸n en los dos 煤ltimos siglos y los entes locales con personalidad nacional perciben en esto un resquicio de oportunidad.

La naci贸n tambi茅n es un constructo pero m谩s enraizado y sustentado en profundos elementos culturales, incluso 茅tnicos,聽 de un determinado colectivo, ah铆 radica su fuerza, pero 驴c贸mo ejecutarla en la praxis, mediante que mecanismos la ponemos en valor?.聽

El futuro:

Igual que es un misterio si hay vida despues de la muerte, no sabemos si hay Estado despues del Estado-naci贸n.

驴El modelo de futuro ser谩 el Estado 鈥 Red del que habla Castells?. Si es as铆, lo interpreto como un conjunto de naciones que se articularan m谩s all谩 del cors茅 de los viejos Estados nacionales, para la praxis pol铆tica, econ贸mica y social. El modelo ser谩 transversal y de abajo a arriba, al rev茅s de c贸mo se ha producido hasta ahora.

Ante una Espa帽a con una mayor铆a de comunidades improductivas, ante una mal entendida y obligada solidaridad interregional (si es obligatorio no es solidario), es necesario dise帽ar nuevos modelos de interdependencia desde la independencia.

Estos modelos deber谩n trascender la tradicionales fronteras del Estado 鈥 naci贸n para crear nuevas f贸rmulas que permitan el desarrollo en funci贸n de determinadas variables. En este sentido ser铆a muy coherente la creaci贸n de un cl煤ster Catalunya-Langedoc, con dos capitales importantes Barcelona y Toulouse, en el que se dar铆a una perfecta combinaci贸n de industria aeron谩utica con servicios tecnol贸gicos complementarios. Igual que un cl煤ster Barcelona 鈥 Madrid ser铆a muy potente. Pero ambos con el mismo status y con independencia de pertenecer a un antiguo territorio intra o inter estatal.

Europa deber谩 entenderlo, pese a que aparezca ahora como el nuevo Mega-Leviatan que nos engullir谩 a todos con nuestras peculiaridades y diferencias.

Pero el viejo Estado se resiste y presentar谩 batalla hasta el final contra, lo centripeto y lo centrifugo, que pretende deconstruirlo desde fuera y desde dentro.

Mientras vemos si ser谩 este u otro el camino que seguir谩 la Historia, el pap谩, o mejor dicho el abuelo Estado-naci贸n, es el 煤nico referente que tenemos para la construcci贸n de una identidad y de una praxis pol铆tica aut贸noma.

A pesar, como he apuntado anteriormente, que el contexto del siglo XXI apunta hacia organizaciones con mayor capacidad de adaptaci贸n, m谩s interdependientes que independientes, nos empe帽amos en sacar del ba煤l de los recuerdos del abuelito Estado, sus trajes, discursos聽 y banderas reivindicativas.
El vintage nos sienta bien porque聽 nos reconocemos en 茅l,聽 nos presentamos como iguales al viejo Estado, aunque s贸lo sea en el orden del discurso y la est茅tica. Y para hacerlo todo m谩s patri贸tico y ca帽铆,聽 aparecen nuevos fantasmas retro como elcoronel Francisco Alam谩n Castro que ha amenazado con una intervenci贸n militar en Catalu帽a si proclama la independencia. Mientras, desde Bruselas,聽 Barroso dice que聽 la independencia de Catalunya no seria una problema interno de Espa帽a sino que la soluci贸n聽 se deber铆a encontrar y negociar en el marco legal internacional.

Quiz谩 no tengamos otro remedio mientras los Estados sigan con su intransigencia, no son tiempos para inventar sino para reciclar y reivindicar el mismo modelo, liarnos en la senyera como la chica del poster y proclamarnos m谩s patriotas que el coronel Alam谩n. Ya se que es poco glamuroso e innovador, pero es lo que hay.

Albert P茅rez Novell

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →