👁 Está leyendo nuestra sección de Estética (Salud y Medicina). Los artículos en nuestro sitio no dispensan asesoramiento médico, legal o financiero. La información presentada aquí es para fines educativos o de entretenimiento solamente. El lector es responsable de sus propias acciones en caso de utilizar cualquier información contenida en este sitio.

Miel: Beneficios para la Salud y Belleza

La miel es una sustancia creada por las abejas que puede ayudar no sólo en el campo de la salud sino también en la belleza, ya que retarda el proceso de envejecimiento y brinda otros beneficios.

De León
De León
6 de noviembre · 793 palabras.
Todos sabemos el origen de la miel: es el néctar de las flores que las abejas recogen y elaboran de forma magistral dentro de las celdillas de un panal.

La organización y trabajo de estos maravillosos insectos es tan perfecta que tanto su comportamiento como el producto por ellas elaborado han sido objeto de estudios de investigadores y científicos desde los más remotos tiempos.

¿Qué es está sustancia?
Es una sacarosa natural que contiene un 20% de agua, de un 24 a un 45% de glucosa y de un 33 a un 45% de fructosa, además de sustancias aromáticas, residuos de polen y ácido fórmico.
La miel es una rica fuente de energía y, aunque usted no lo crea, ¡no contiene excesivas calorías!

Como las abejas sacan el néctar de diferentes clases de flores, también hay distintas clases de miel que se reconocen por sus distintas tonalidades y sabores. Por regla general, en términos de nutrición, ninguna es mejor que otra, sino que cada una posee distintas cualidades, según la flor de la que haya sido libada.

En cuanto a su gusto, es el paladar de cada consumidor quien tiene la última palabra.

Propiedades de la miel
Por supuesto que si queremos aprovechar sus propiedades, les diremos, por ejemplo, que la miel de azahar tiene efectos calmantes; la de brezo desinfecta las vías urinarias, siendo muy aconsejable para la cistitis; la de las flores de cebolla es antirreumática y cura las afecciones respiratorias; y la de espliego es recomendable para los cardíacos.

La miel de pino o abeto -que es de color muy oscuro-, es magnífica para la bronquitis; la de romero favorece las funciones del hígado y desinflama este órgano tan importante, siendo también antiespasmódica y ayuda a las mujeres en los problemas de la menstruación.

Para conservar la belleza y la juventud
A todas estas propiedades, agréguele las digestivas y una muy importante… sus enzimas de preservación.

Estas enzimas, que ayudan a la miel a mantenerse siempre fresca como ningún otro alimento natural, hizo a los investigadores estudiar profundamente en ella sus propiedades para la conservación de la juventud y lozanía, tanto de la piel como de la vida en sí. Y se ha comprobado que su consumo frecuente ¡prolonga la vida!

En Europa, la miel es objeto casi de una veneración especial. Allí, donde tanta huella dejó la civilización romana, se heredó el uso de este maravilloso producto que nos ofrece la naturaleza. Se sabe que las romanas, famosas por sus rituales de belleza, concedían una virtud especialísima a tomar, en ayunas, la famosa aguamiel.

Esta se obtiene simplemente al mezclar a partes iguales miel y agua ligeramente tibia y tomarla cada mañana sin fallar. Además de estimulante para comenzar bien el día, actúa como desintoxicante y lo que es mejor: conserva el cutis limpio y fresco.

También de aquellos tiempos llegó la costumbre de usarla sola o mezclada con otras sustancias para ponerla directamente en el cutis como máscara de belleza. Los naturistas aconsejan que, gradualmente, se elimine el consumo de azúcar como edulcorante en favor de la miel.

Además de ser más nutritiva ¡le proporcionará energía extra! Si se siente decaída tras una larga jornada de trabajo… pruebe a tomarse una cucharadita de miel. Le aseguramos que revivirá

La miel en la cocina
La miel es ideal para preparar postres. ¿Ha probado alguna vez cocinar con miel? Quizás todos hemos probado tostadas, nueces, leche caliente con miel… pero ¡hay muchas más formas de emplearla!

Sus fermentos impiden la formación de moho, por lo que sirve muy bien para conservar los alimentos. La repostería fabricada con miel, se conserva por mucho tiempo sin perder su sabor. Es magnífica para utilizarla como ingrediente de galletas y bizcochos, ya que sus sustancias aromáticas no se pierden con la cocción y dan un sabor muy especial a las cosas con ella preparadas.

Desde luego, si va a utilizarla, debe disminuir la cantidad: donde se le pida una taza de azúcar, tendrá que poner media taza de miel. Así sus postres quedarán riquísimos, con menos calorías ¡y con más elementos nutritivos!

En la alimentación infantil, posee cualidades inmejorables para completar las fórmulas de alimentación artificial de los bebés. Y complementa estupendamente lo que necesita, por ejemplo, un niño prematuro para ponerse a nivel en su desarrollo normal.
Por todo esto… ¿por qué no incluye en los hábitos diarios de su familia el uso de la miel?

Podemos asegurarle que el tiempo nos dará la razón y ¡no se arrepentirá!
Conoce más sobre la salud y belleza natural en: mujer natural

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →