El Velero y la Mala Mar

Antes de navegar, tenemos que saber como va a ser el tiempo meteorológico, el mar no es predecible, los cambios se pueden originar en pocos minutos, entonces tenemos que estar preparados.

Pepe G
Pepe G
23 de abril · 604 palabras.
 Cuando navegamos con mal tiempo, siempre se nos desafía el tomar la decisión de capear o correr un temporal. Pero antes de esta decisión, en la que dependerá más de un factor en el momento y situación, lo que si debemos es amarinar (preparara el barco para la tormenta) la embarcación, tanto el interior como cubierta.
Al navegar en velero con mala mar, lo que se debe hacer es: trincar bien el palo y adecuar la superficie de velas: toma de rizos o bien, si se navega con velas enrollables se tendrá que reducir el trapo. Las velas tendrán que estar aplanadas, evitando el embolsamiento y así que el viento escape con mayor facilidad. La línea de vida, tendrá que estar preparada y la tripulación deberá saber como usarla, todo el mundo abordo llevará el chaleco salvavidas y el arnés.

El barco, se debe revisar entero y estar atento que todas las escotillas, ventanas, ojos de buey, y exclusas, estén bien cerradas. No está de más, el llevar cualquier cinta engomada, para asegurar cajones, puertas de muebles, etc. para evitar que con un rol puedan abrirse y dejar caer todo lo de su interior.
Todos aquellos objetos que puedan desplazarse, deberán trincarse y, los portillos deberán estar bien cerrados. Si se dispone de capota, en estos casos es útil, pero tendremos que asegurarnos de que en caso de oleaje y viento fuerte este no la arranque.
En caso de vientos muy fuertes, deberemos reducir al máximo el trapo, el tormentín (vela pequeña) adelante, será más que suficiente. En el caso de que llevemos una génova enrrollable, se deberá dejar una superficie pequeña en función de las necesidades. Hay que anticiparse a los hechos y tomar las decisiones oportunamente, es mucho más fácil soltar rizos que tomar rizos en medio de la tormenta.
Es recomendable, llevar siempre a bordo barritas de cereal, las que proveerán prontamente alimento y calorías, dado que podremos tener largas horas al timón.

Si debemos variar el rumbo será una cuestión a clarificar en función de la tormenta que esperemos;
Tormenta fuerte: Lo mejor será poner amura a las olas, ajustando el velamen y procurando en todo momento, tener arrancada suficiente, en caso de encontrarnos en un crucero, busque la navegación más cómoda que lo acerque al puerto más cercano. En caso de disponer de un crucero con Fly (doble comando) la tripulación, no debe estar moviéndose por el barco a discreción, sino que deberán mantenerse dentro y en el Fly deberá estar el patrón / capitán y un acompañante.
Se deberá valorar la situación y saber en cada momento, el posicionamiento y los puertos más cercanos. Si se tienen dudas de poder llegar bien a tener refugio en la costa y sobre todo si se desconoce la zona, deberemos ganar fondo. El peor enemigo, y más para los barcos de pequeña eslora es tierra, a veces puede ser peor acercarse que mantenerse en el mar.
Habrá que valorar bien nuestra situación, dónde se encuentra el barco y qué distancia existe al puerto más cercano.
Se debe evitar un enfrentamiento directo con las olas, siempre que se tenga ganado suficiente barlovento, se podrá capear el temporal.

La mejor defensa contra el mal tiempo es evitarlo. Antes de salir a navegar consulta la meteorología de la zona. Si a pesar de eso decides salir a navegar, estate atento a los partes que se dan por la emisora. Hay que intentar mantenerse lo más seco posible y no dudar en pedir auxilio si se necesita.

 alquiler de veleros

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →