La Climatologia y la Fotografia

El viento es el factor más molesto sin duda, e incluso la más mínima brisa puede arruinar una gran fotografía en potencia. Ten calma, unas condiciones exentas de viento crearan, sin duda, los mejores resultados.

Pepe G
Pepe G
21 de junio · 540 palabras.
 En primer lugar, el tiempo tiene que ser el adecuado, y aquí es donde la paciencia es realmente la clave. No te sientas fácilmente tentado a hacer fotografías cuando las condiciones no son las mejores. Siempre puedes volver otro día, y planea de antemano como conseguir la mejor toma posible. El viento es el factor más molesto sin duda, e incluso la más mínima brisa puede arruinar una gran fotografía en potencia. Ten calma, unas condiciones exentas de viento crearan, sin duda, los mejores resultados.

Algunas veces, se vuelve a la misma localización durante 3 o 4 días seguidos, solamente para hacerle una foto a una flor en concreto, cuando las corrientes termales del lugar son muy fuertes. A menudo, los pequeños micro-climas existen y el tiempo puede estar muy calmado cuando sales de casa, pero luego, puede haber muchos pequeños túneles de viento cuando llegas a la escena. Flores delicadas o minúsculas necesitan una atención extra en este aspecto. Incluso las plantas más grandes tienden a balancearse ligeramente, hacia atrás y hacia delante con un viento muy suave. No se nota, hasta que te pones de verdad manos a la obra.

Como norma, a media mañana el tiempo está más en calma y tranquilo que por la tarde. Esto, naturalmente, varía dependiendo de tu localización específica, etc. de todos modos encuentro esto muy común. También es preferible la ‘luz’ de este momento del día, es más suave, nueva y viva, como opuesta a un tipo de luz que se va desvaneciendo poco a poco, como sucede después, hacia el final del día.

Así que, esto nos lleva a condiciones de iluminación, que, dado el caso, pueden crear o estropear una fotografía. Como fotografiar flores es principalmente una actividad de exterior, está por tanto estrechamente relacionada con el aspecto del tiempo. La mejor situación es fotografiar flores en un día con luz pero nublado. Una mezcla entre sol y nubes está bien, mientras no haya una luz directa del sol que caiga en la flor en sí misma, o muy cerca de ella, por ejemplo, creando un fondo discordante o chillón, etc.

Si tuviera que escoger entre las dos, siempre elegiría la opción del nublado luminoso, simplemente porque tiene un mejor balance de contraste/luminosidad. Fotografiar en la sombra (para evitar la luz directa) en un día soleado, puede, con frecuencia, producir un fuerte efecto de sombra, y/o disminuir la representación de color.
Sé que es una reacción emocional natural, el querer hacer fotografías en un día soleado estupendo. De todos modos, en realidad la Madre Naturaleza no tenía nuestra fotografía en mente cuando creó la combinación de flores y la luz de sol. Desafortunadamente, simplemente no se llevan muy bien.

La luz del sol directa siempre va a crear un ambiente de trabajo difícil. Los colores se difuminan y pierden tono con una pérdida de saturación alta, el follaje y la flora, en general, parecerán apagados, quemados, con reflejos y muy poco atractivos. Así que, de nuevo, se paciente, hazte un favor y espera a las condiciones de tiempo y luz adecuadas, marcará la diferencia en el resultado final.



 fotografo de bodas en alicante

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →