Practicar un Instrumento Musical Desde Niños

Un estudio llevado a cabo con niños de seis años, a quienes se enseñó a tocar un instrumento durante 15 meses seguidos, demostró que, al final del entrenamiento musical, todos los menores experimentaron cambios en su anatomía cerebral.

Pepe G
Pepe G
14 de julio · 341 palabras.
 Practicar de forma habitual mejora las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial

Durante la ├║ltima d├ęcada se ha generalizado la investigaci├│n con m├║sicos profesionales para el estudio de la plasticidad del cerebro. El motivo parece claro: para lograr una gran velocidad en los dedos, un m├║sico necesita un gran entrenamiento mental. Un estudio realizado hace varios a├▒os ya conclu├şa que un buen pianista o violinista pueden llegar a practicar 7.500 horas antes de cumplir 18 a├▒os.

Los trabajos elaborados con este grupo parecen verificar los beneficios que experimenta la fisiolog├şa cerebral cuando se aprende a tocar un instrumento. Lutz J├Ąncke, profesor del Instituto Tecnol├│gico de Z├║rich (Suiza), ha recogido la mayor parte de los estudios realizados en la p├ígina web "Faculty of 1000", donde m├ís de 2.000 cient├şficos relevantes opinan sobre la investigaci├│n cient├şfica principal.

Mejorar la inteligencia

J├Ąncke propone la m├║sica como terapia neuropsicol├│gica, ya que mejora, sin duda, las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial (capacidad para percibir de forma detallada el mundo y formar im├ígenes mentales de los objetos). Esta ├║ltima es fundamental para los pensamientos de la vida cotidiana, desde solucionar problemas matem├íticos complejos hasta envolver el almuerzo diario.

La mejor edad para iniciarse en el estudio musical es a partir de los cinco a├▒os

Un estudio llevado a cabo con ni├▒os de seis a├▒os, a quienes se ense├▒├│ a tocar un instrumento durante 15 meses seguidos, demostr├│ que, al final del entrenamiento musical, todos los menores experimentaron cambios en su anatom├şa cerebral. Las ├íreas usadas para procesar la m├║sica resultaron ser mayores y m├ís activas. Publicado recientemente en la revista "Journal of Neuroscience", es el primer estudio que se realiza sobre esta tem├ítica.
Las regiones afectadas empiezan a cambiar, incluso, a los pocos meses de iniciar el entrenamiento musical. Otra investigaci├│n canadiense de la Universidad McMaster, elaborada en 2006, se├▒alaba que los cambios se comienzan a detectar a partir de los cuatro meses de ense├▒anza.

 madrid

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →