👁 Está leyendo nuestra sección de Psicología (Salud y Medicina). Los artículos en nuestro sitio no dispensan asesoramiento médico, legal o financiero. La información presentada aquí es para fines educativos o de entretenimiento solamente. El lector es responsable de sus propias acciones en caso de utilizar cualquier información contenida en este sitio.

Ansiedad: ¿Cómo Dejar las Preocupaciones?

La ansiedad puede ser un gran problema. Afecta tu vida familiar y laboral. Este articulo describe una técnica que puede ayudarte a lidiar con la ansiedad.

Asesoría Terapeutica
Asesoría Terapeutica
14 de agosto · 502 palabras.
 Es difícil ser productivo en tu vida diaria si las preocupaciones y la ansiedad son tu estado emocional predominante y dominan tus pensamientos. ¿Qué hacer? Si eres como la mayoría de las personas crónicamente preocupadas, tus pensamientos ansiosos se vuelven incontrolables.
Debes haber intentado muchas cosas para deshacerte de tus preocupaciones, como tratar de distraerte, razonar acerca de tus preocupaciones, y tratar de ser positivo, pero nada parece funcionar.
Decirte a ti mismo que dejes de preocuparte no funciona, por lo menos no por mucho tiempo. Puedes distraerte y suprimir tu ansiedad por un momento, pero no desaparecerá permanentemente. De hecho utilizar estas técnicas suelen provocar que las preocupaciones sean mayores y más persistentes.
Puedes hacer la prueba por ti mismo. Imagina un elefante rosado. Una vez que tengas la imagen del elefante rosado en tu mente, detén el pensamiento. Trata lo que quieras pero por los siguientes cinco minutos no pienses en el elefante rosado.
¿Cómo te fue? ¿Acaso pensamientos de elefantes rosados no seguían apareciendo en tu mente?
Tratar de detener los pensamientos no resulta porque tienes que prestar atención extra al pensamiento que quieres evitar.
Esto no quiere decir que no hay nada que puedas hacer para controlar tus preocupaciones. Solo tienes que abordarlas de un ángulo diferente. Es aquí cuando la estrategia de posponer las preocupaciones entra en juego. En lugar de tratar de detener o deshacerte de tus preocupaciones, date permiso para sentirlas, pero de pensar en ellas más adelante, no ahora.
Crea un “momento de preocupación”. Escoge el lugar y el tiempo para preocuparte. Debe ser el mismo todos los días. Por ejemplo la sala de 5pm a 6pm. Y lo suficientemente temprano para que no te sientas ansioso justo antes de acostarte. Durante tu “momento de preocupación” te permites preocuparte de cualquier cosa que pase por tu mente. El resto del día es “zona libre de preocupaciones”
Pospón la preocupación. Si cualquier pensamiento preocupante acude a tu mente durante el día, haz una breve nota en un papel y posponla hasta tu “momento de preocupación”. Recuérdate que tienes tiempo para preocuparte por ese pensamiento más tarde, así que no tienes porqué hacerlo ahora. Posponlo para más tarde y sigue con tu día.
Revisa tu lista de preocupaciones en tu “momento de preocupación”. Reflexiona acerca de las preocupaciones que anotaste durante el día. Si estas todavía siguen preocupándote, date permiso para que te preocupen, pero solo en tu “momento de preocupación”. Si las preocupaciones que acudieron a tu mente ya no parecen importantes, acorta tu “momento de preocupación” y disfruta el resto del día.
Posponer las preocupaciones es una técnica efectiva porque rompe el hábito de preocuparse en el momento actual. No existe el conflicto de suprimir las preocupaciones o examinarlas. Simplemente las agendas para más tarde. A medida que desarrolles la habilidad para posponer tus preocupaciones, vas a darte cuenta que tienes más control sobre tu ansiedad de lo que imaginabas.

 Asesoría Terapéutica
Ronny Schmatz Wolff
www.asesoriaterapeutica.com

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →