👁 Está leyendo nuestra sección de Medicina Alternativa (Salud y Medicina). Los artículos en nuestro sitio no dispensan asesoramiento médico, legal o financiero. La información presentada aquí es para fines educativos o de entretenimiento solamente. El lector es responsable de sus propias acciones en caso de utilizar cualquier información contenida en este sitio.

Revertir el Alzheimer

A continuación quiero que conozcan esas medidas que se pueden tomar para mejorar la rutina del sueño, propender por un entorno más agradable para poder dormir y herramientas básicas para poder reducir las siestas que se dan durante el día.

Jorge A
Jorge A
24 de agosto · 1156 palabras.
 Uno de los síntomas normales que pueden presentar las personas con Alzheimer desde la etapa de Disminución Cognitiva Media aSevera y Media, las cuales corresponden a la 5ta y 6ta etapa, es el cambio de horarios en el sueño o problemas para poder dormir.

Antes de decidir por tomar alguna medicina prescrita es preferible evaluar la situación y poder abrir la puerta ante soluciones que no impliquen el uso de estas, es decir, a alternativas no farmacológicas.

A nivel científico aún no se logra explicar por qué el Alzheimer produce trastornos del sueño como uno de sus síntomas, pero lo cierto es que los patrones del sueño se ven alterados de forma más frecuente durante estas etapas. En las personas mayores sin esta enfermedad se logra observar que también ven alterados sus patrones de sueño, pero esta situación se ve de forma más grave en aquellos adultos mayores que padecen de Alzheimer.

Lo común en los síntomas del Alzheimer es que estos problemas se presenten durante las últimas etapas, pero en algunas ocasiones se pueden presentar de forma anticipada. Cuando presentan dificultad para dormir, suelen estar despiertos durante más tiempo durante la noche, mostrando que de forma progresiva se va incrementando el tiempo de vigilia y se disminuyen los sueños, y adicionalmente al no poder dormir ni descansar se presentarán situaciones como el caminar, no quedarse quieto, gritar, y muchas otras conductas que se realizarán a la hora que se debería estar durmiendo.

También debido a lo anterior se presentan alteraciones en el ciclo del sueño, en la rutina de descanso, provocándose siestas diarias. Si es de esta forma, la persona experimentará cansancio y sueño durante el día, presentando cierta situación de agitación o inquietud, llamada experiencia crepuscular. En casos extremos la rutina de sueño puede verse completamente invertida, donde todo el día duermen y en la noche se imposibilita el sueño manteniendo una constante vigilia.

No siempre que una persona tiene problemas del sueño tiene Alzheimer. Antes de poder afirmar esto, debe someterse a un diagnóstico médico completo a fin de identificar si padece alguna de las diversas enfermedades que pueden ocasionar su dificultad para dormir. Algunas de las enfermedades que pueden llevar a que se presenten estos trastornos son la depresión, la apnea del sueño y el síndrome de las piernas inquietas.

Es muy recomendable el no usar medicamentos para los trastornos del sueño en el Alzheimer y por ello es preferible que se lleguen a usar recursos no farmacológicos, ya que la mayoría de estas medicaciones no logran hacer una diferencia sustancial en la rutina del sueño en personas mayores y adicionalmente pueden provocar problemas como caídas y demás efectos secundarios más graves que la misma falta de sueño a horas adecuadas.

A continuación quiero que conozcan esas medidas que se pueden tomar para mejorar la rutina del sueño, propender por un entorno más agradable para poder dormir y herramientas básicas para poder reducir las siestas que se dan durante el día.

Es importante mantener horarios regulares para las comidas y la rutina del sueño, es decir, organizar un horario que tenga horas exactas para sus actividades diarias. También es positivo que la persona tome baños de sol durante el día de forma constante, ya que esto incrementa los niveles de vitamina E en el cuerpo. Es igual de importante lograr que la persona tenga una rutina de ejercicio diario, preferiblemente en la mañana ya que si se realiza con menos de 4 horas antes de dormir se estimulará a la persona y no logrará conciliar el sueño.

Para poder regular igualmente el sueño en las personas con Alzheimer también es prudente evitar el consumo de sustancias como la nicotina, la cafeína y el alcohol, ya que estas sustancias suelen estimular a las personas. Cuando la persona tenga algún dolor es necesario tratarlo a tiempo para que no interrumpa su noche de sueño. En el caso en que la persona esté tomando medicamentos inhibidores de colinesterasa, se debe procurar no suministrarlo antes de la hora de dormir.

Para que la habitación sea adecuada y tenga el ambiente propicio para dormir, es necesario que la temperatura de la habitación sea la adecuada para que la persona se sienta cómoda, tener una lámpara de mesa con luz tenue en caso de que se despierte y no se altere con las luces fuertes. Si la persona se despierta durante la noche, procurar que no permanezca en la cama si va a seguir despierta pues se debe acostumbrar a que se quede en la cama sólo si va a dormir y no permitir que vea televisión ya que sólo logrará entretenerse y no podrá conciliar el sueño con un distractor de ese tipo.

Si con lo anterior no se logra ningún cambio en la rutina del sueño de la persona y por el contrario, se están produciendo comportamientos violentos durante el momento en el que se debería no estar en vigilia, se puede acudir ante soluciones de medicamentos prescritos, que vayan administrados de forma lenta y en pequeñas dosis. Esto se debe dar de este modo ya que los medicamentos que se suministran para los problemas del sueño suelen tener efectos secundarios graves.

En las personas mayores con deficiencias cognitivas el uso de medicamentos debe ponerse a consideración, pues se presentan mayores riesgos de caídas y fracturas las cuales son de compleja y lenta sanación, momentos con confusiones mucho mayores y una notable capacidad para valerse y cuidarse por sí mismos, además de generar más riesgo de accidente cerebrovascular. Por lo anterior es prudente que luego de un corto tiempo en el uso de medicamentos se deje de suministrar luego de haber logrado normalizar nuevamente el sueño en la persona con Alzheimer.

Cuando se suministra un medicamento para el sueño generalmente es motivado por otras causas, como cambios en el comportamiento. Algunos de los medicamentos suministrados son los antidepresivos, la benzodiacepina y los antipsicóticos.

Como es evidente, los medicamentos para dormir y las técnicas para lograr estabilizar la rutina para estabilizar el sueño en las personas con Alzheimer son complejos. ¿No sería preferible revertir de forma definitiva tanto los trastornos del sueño provocados por esta enfermedad, como los demás síntomas que ella trae?

Ahora y gracias a la investigación desarrollada por años, el Dr. Juan Pablo Segura logró traer un método que revierte de forma definitiva esta enfermedad haciendo que en un corto tiempo y de forma natural y segura, miles de personas en el mundo hoy puedan decir que han podido recuperar todas sus capacidades y liberarse para siempre del Alzheimer.

 Hoy mismo puede empezar con este tratamiento 100% natural, efectivo, sin contraindicaciones y con los mejores resultados probados científicamente para revertir el Alzheimer de usted o de sus seres queridos. Descargue el sistema completo de “Revertir el Alzheimer” haciendo clic aquí Ahora Mismo!

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →