Armarios Idóneos para el Dormitorio

El dormitorio es una de las estancias que más se presta al desorden por el trajín de la ropa que usamos a diario. Los armarios son unos buenos aliados para tal cometido.

Bob Ramírez
Bob Ramírez
12 de enero · 501 palabras.
A la hora de elegir los armarios hay que planificar la distribución y llegar a un compromiso entre la necesidad de almacenaje y la sobresaturación del espacio; es decir, se trata de garantizar que la capacidad para guardar esté resuelta, sin que el dormitorio se vea absolutamente abarrotado.

En este sentido, son ideales los armarios empotrados, pues se integran bien en el dormitorio y no le restan profundidad visual. Una alternativa que permite aprovechar hasta el último centímetro son los diseños hechos a medida.

Aunque resultan más caros que los modelos estándar, permiten adecuarse a cualquier planta, incluso a las de forma irregular o con el techo abuhardillado; o ajustarse a las necesidades concretas, combinando armarios con cajones, barras o baldas.

Propuestas:
  • Con aire clásico. Los armarios lacados en blanco con los frentes de cristal logran dar un aire tradicional a la estancia. Un buen diseño es aquél que esté hecho a medida, para aprovechar todo el espacio.
     
  • Al pie de la cama. En este caso, un armario a medida de suelo a techo, que ocupe todo el ancho de la pared puede ir muy bien si la distribución te lo permite, enfrente de la cama.
  • Diseños más actuales. Los armarios con frentes lacados o de cristal, en tonos intensos, como el azul, el naranja o el rojo, sin olvidar el blanco y el negro, con perfilerías de aluminio.
Si dispones de espacio suficiente en el dormitorio, el vestidor es, sin duda, la mejor solución para garantizar el orden en él . El principal problema es, obviamente, la falta de metros de las habitaciones actuales. No obstante, antes de descartar esta opción, vale la pena considerar la posibilidad de anexionar una pequeña habitación contigua, eliminando un tabique.

Una vez decidida su ubicación, deberemos estudiar si queremos el vestidor abierto o cerrado. Estos últimos son perfectos porque mantienen la ropa protegida del polvo y no obligan a mantener un orden tan riguroso como los abiertos.

Buena organización del vestidor
  • La mejor distribución de un vestidor situado en una estancia independiente es la que tiene en forma de “U”.
  • Con un tabique bajo situado detrás del cabecero puede delimitar las dos zonas, la del dormitorio propiamente dicho y la del vestidor.
  • El sistema más habitual para integrar el vestidor consiste en separarlo mediante unas puertas correderas, que permite ocultarlo a la vista cuando se desee.
  • Con una pared alta y en una estancia amplia se puede crear una pared que no llegue hasta el techo que sirva para separar el ambiente en dos áreas de uso: la de descanso y la de vestidor.
Usando tanto los armarios como los vestidores, el objetivo que se pretende conseguir, estéticamente hablando, es que queden bien integrados en el dormitorio y no altere visualmente el espacio en el hogar.

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →