Coches Baratos y una Gran Sorpresa

Cómo se nos complican las cosas cuando en lugar de comprar coches baratos para nosotras lo hacemos para terceras personas.

Mario Uno
Mario Uno
25 de noviembre · 335 palabras.
Hace ya tantos años que me compré el coche que ya ni recuerdo cuándo ni cómo fue exactamente. Lo único que tengo claro, y eso lo puedo decir a voz en grito, es que fue una de las mejores y más duraderas inversiones de mi vida; es decir, ya sabéis, esa sensación maravillosa de saber que el dinero que te has gastado te lo has gastado tan bien que no duele ni una pizca. De todas formas, comprarse un coche propio es fácil: sabes lo que quieres, lo que te gusta, y lo único que tienes que hacer es dar con ello. Pero buf... ¿tienen idea de lo complicado que resulta buscar coches baratos para otra persona?

Lo voy a explicar en un momento. El próximo mes es el cumpleaños de mi hermana, la cual está acabando la carrera universitaria y, además, acaba de sacarse el carnet de conducir. Nada le gustaría más que tener un coche, pero antes tendría que buscar trabajo y estabilizarse, con lo cual estamos hablando de tener paciencia al menos un año más (y eso si las cosas le van bien). Podría haberle dicho “eh, ahorra” para a continuación añadir “eh, busca en la página “Coches de ocasión” comprar ahí coches baratos y económico que seguro que encuentras un modelo a tu medida y al de tu cartera”. No le he dicho nada de eso, por supuesto, porque pretendo ser yo quien le de la sorpresa: quiero comprarle un coche para su cumpleaños y quiero ser yo quien se tome la molestia de indagar en “Coches de ocasión”.

Lo cierto es que el propio website me lo ha puesto bastante fácil ordenando la búsqueda de coches baratos por marca, modelo y un montón de cosas. Lo único que tengo que hacer es sonsacarle a mi hermana sus preferencias según apartado; pero, claro está, no es tan sencillo.

Y tú, ¿has comprado alguna vez coches baratos a alguien? Comparte tu experiencia y así aprenderemos todos.

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →