el Mayor Ladrón de Vida

Esta semana quiero hablarte de uno de los mayores ladrones de vida que existen. Te comentaré sobre el miedo y te brindaré un ejercicio para que puedas ir venciendo a ese usurpador de la existencia.

Msc.rafael Bestard Bizet
Msc.rafael Bestard Bizet
9 de mayo · 494 palabras.
EL MAYOR LADRÓN DE VIDA
AUTOR: Msc. Rafael Bestard Bizet
Psicoterapeuta y profesor de Psicología.
Esta semana quiero hablarte de uno de los mayores ladrones de vida que existen. Te comentaré sobre el miedo. 
Debido al miedo pasas por alto muchas cosas. Por el miedo dejas de amar plenamente. Por el miedo nunca te entregas totalmente al momento que estás viviendo, nunca te arriesgas. El miedo te encadena y no permite que investigues nuevos estilos y nuevas rutas en tu vida, nuevas relaciones, nuevas formas de hacer las cosas. Siempre lo haces todo hasta cier­to punto y jamás vas más allá. Siempre llegas a un punto más allá del cual te da miedo ir, así que te quedas anclado ahí. Y caes en una monotonía sin fin.
El miedo es una trampa: Por una parte te equivocas poco porque siempre haces las mismas cosas que sabes que te van a dar los resultados de siempre. Vives en un círculo de seguridad. Pero ahí precisamente es donde está el engaño; porque te parece que estás vivo, cuando en realidad estás muerto. Con miedo no existe la posibilidad de cambios. Y la vida es cambio.
Ten conciencia de que el miedo se disfraza con la justificación de que necesitas ser prudente por temor a equivocarte. ¿Pero qué aprendizaje de la vida puede existir sin la equivocación, sin el error? ¿Qué podrás aprender de la vida si le temes al fracaso? Por el miedo no destruyas la posibilidad de aplaudirle a la vida. Estás vivo. Así que; disfruta ese regalo.
A partir de ahora te propongo que realices el siguiente ejercicio. Pero déjame decirte que tienes que ser muy valiente y tener mucha confianza en la existencia para practicarlo. Te recomiendo que, a partir de ahora, de dos variantes que te presente la vida; siempre escojas la nueva. Solo prueba. Corta en pedacitos a la sospecha, a la duda, a la indecisión y al temor y emprende el vuelo a alturas superiores. No permitas que esos usurpadores mentales de vida se apoderen de tu ser.
Permíteme regalarte este cuento:
Una rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse en sus pétalos. Y ese sueño le permitía resistir la soledad de las noches para volver a abrirse al día siguiente con la luz del sol.
Cierta noche conociendo la soledad de la rosa, la luna le preguntó_
-“¿Tú no tienes miedo de quedarte sola y de seguir esperando, abriéndote día tras día?”
-“Quizás-respondió la rosa-pero tengo que seguir luchando”
-“¿Por qué?”-le preguntó la luna.
- “Porque si no me abro, me marchitaré”-respondió tranquilamente la rosa.

Por eso, amigo y amiga, no le tengas miedo a la vida. No la vivas en la rutina, deja que ella te viva, deja que ella te sorprenda. Ábrete cada día para que no te marchites.

Que la paz sea contigo y que la pases bien.

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →