La Muerte del Che Guevara

Fue el icono revolucionario más famoso del siglo pasado, que, curiosamente, muy poco logro en vida. Pero a muchos, de entonces y de ahora, les ha servido más muerto que vivo, ya que al matarlo lo imposibilitaron para seguir cometiendo errores.

Adán J. Loredo
Adán J. Loredo
19 de enero · 888 palabras.
Era el 9 de octubre de 1967 en un pueblo boliviano llamado la Higuera, ya pasado el medio día, cuando un sargento entro a un salón de una pobre escuelita que había sido improvisada como cárcel.

Ahí adentro estaba el guerrillero americano más famoso de todos los tiempos, un argentino que se había hecho descomunalmente famoso después de participar en la Revolución Cubana. Se trataba del Che Guevara.

Ya un cubano, agente de la CIA, llamado Félix Rodríguez, le había dicho al guerrillero que iban a fusilarlo. Cuando entro el sargento tal vez el Che pensó en todos los hombres a los que paso por las armas sin ninguna consideración. Se ha dicho mucho de lo que dijo en ese momento, pero tal vez no dijo nada y solo se han puesto en su boca frases para engatusar más a sus seguidores.

No hay nada m√°s propagand√≠stico que un m√°rtir valiente hasta el √ļltimo minuto. Lo cierto es que le hab√≠a llegado la hora. Y el sargento cumpli√≥ con la orden, que era, desde luego, fusilarlo.
Dicen por ahí que el que la sigue la consigue, y el con el Che eso aplica a la perfección. Se paso su trayectoria como guerrillero buscando que lo acribillaran a tiros y al final se lo concedieron. Esa descarga de metralla que le dio el sargento Mario Terán, fue la cereza del pastel para crear al icono perfecto del comunismo con el cual hipnotizar a las juventudes. Y les quedo perfecto, tanto así que sigue vigente.

El Che llego a Bolivia a finales de 1966, después de probar las mieles del fracaso en el Congo, a donde fue a poner en práctica los conocimientos adquiridos en la Revolución Cubana. No se trataba nada más de seguir un guión y alborotar a los africanos, derribar al gobierno, pasar por las armas a quien quisiera e instaurar una dictadura a la cubana. No todas las revoluciones son iguales y, por lo tanto, la cosa le salio todo lo mal que podía salir.

En lugar de retirarse a vivir en el anonimato con su esposa y sus no pocos hijos, opto por una nueva intervenci√≥n por la fuerza, pero en America, su tierra, y en una p√≠as vecino de su natal Argentina: Bolivia. El guerrillero no tomo en cuenta que Barrientos, el presidente por aquel entonces de Bolivia, tenia cosas con las que no hab√≠a contado en su momento Batista, el dictador cubano al que junto con Castro derroco en Cuba, que era el apoyo de buena parte de la poblaci√≥n y, lo mas importante, la ayuda de los Estados Unidos. Cre√≠a haber aprendido una lecci√≥n en su aventura por √Āfrica, pero de hecho la olvido, pues esta vez no supo huir a tiempo.

La nueva aventura en Bolivia empez√≥ mal y as√≠ continuo hasta el √ļltimo d√≠a. El Che por principio de cuentas se enemisto con Mario Monje, el hombre fuerte de los comunistas bolivianos. Ya no habr√≠a apoyo de los pol√≠ticos. Los siguientes pasos tambi√©n fueron con el pie izquierdo, porque Guevara vest√≠a de militar, pero nunca fue, ni de lejos, buen estratega. No hab√≠a reclutas, lo cual a un hombre sensato le habr√≠a hecho comprender el error y motivado a escapar antes de que todas las salidas estuvieran cerradas.

Pero pudo m√°s la necedad. Ya hab√≠a fracasado en el Congo y no se pod√≠a dar el lujo de hacer lo mismo en Bolivia en un tiempo record de dos a√Īos. ¬ŅD√≥nde iba a quedar la reputaci√≥n del guerrillero m√°s famoso del mundo? ¬ŅA que pa√≠s liberar√≠a si no hab√≠a podido lograrlo ni en √Āfrica ni en America y China en ese entonces ya estaba, y sigue, ‚Äúliberada‚ÄĚ?.

El día 8 de octubre del 1967 se enfrento al ejército boliviano en un lugar llamado la Quebrada del Yuro, y ahí se le acabo la suerte que tantos favores le había hecho. Cayó herido y fue hecho prisionero. Se le informo al presidente Barrientos de la captura y este Pilatos contemporáneo no se lavo las manos. Ni quiso esperar, un día después Guevara estaba sentenciado a muerte y la pena se aplicaría en ese momento.

‚Äú¬°P√≥ngase firme que va a matar a un hombre!‚ÄĚ, o algo por estilo, es lo que a sus seguidores les gusta creer que dijo antes de que Ter√°n lo ejecutara. Aunque el agente de la CIA F√©lix Rodr√≠guez sostiene que el Che se puso blanco como un papel cuando le informo que su hora de morir hab√≠a llegado. Desde luego estaba en todo su derecho de tener miedo. Si hubiera sido un libertador autentico, el hecho de tener miedo en el √ļltimo minuto no le demeritar√≠a en lo mas m√≠nimo. Pero como no lo fue ni estuvo cerca de serlo, es mejor para sus adoradores pensar que muri√≥ con dignidad.

Como guerrillero era ya un fracaso y no se cansaba de demostrarlo. En la tarea de político en Cuba no le había ido nada mejor. Por fortuna, para los que se han aprovechado de su imagen, para ser mártir solo hay que dejarse matar y dejar que la propaganda haga el resto. Y eso el Che, le consta a todo mundo, si lo hizo bien.

Ad√°n J. Loredo

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →