El Escenario de las Migraciones Internacionales.

Las migraciones internacionales en el actual escenario de la globalización internacional, de flujos constantes de bienes, servicios y capitales, y sin embargo restricción a las personas, invocandose razones de seguridad y soberanía

Luis  Flores
Luis Flores
23 de septiembre · 6180 palabras.

1.- Las migraciones internacionales y la globalizaci贸n. Ideas generales.
El abordaje de las migraciones internacionales es un tema que podemos considerar desde m煤ltiples puntos de vista, uno de ellos de manera muy llana ser铆a como esos:
Movimientos que supongan para el sujeto un cambio de entorno pol铆tico- administrativo. social y cultural relativamente duradero; o de otro modo, cualquier cambio permanente de residencia que implique la interrupci贸n de actividades de un lugar y su reorganizaci贸n en otro.
Desde una 贸ptica m谩s amplia y m谩s que el mero traslado de personas de un lugar a otro, las migraciones internacionales tambi茅n son reconocidas como procesos pertenecientes de otro de mayor calado como es la globalizaci贸n.
Pero indistintamente de los puntos de vista que deban adoptarse, sean 茅sos de 贸ptica regional o mundial, tenemos que te贸ricamente las variadas disciplinas sociales y sus autores han generado modelos que intentan dar explicaci贸n, predicci贸n y soluci贸n al proceso migratorio.
Examinar cada uno de ellos resultar铆a extenso y no es esa nuestra finalidad aqu铆, as铆 que su mera enunciaci贸n en clasificaci贸n de las posturas m谩s predominantes sin embargo merece la pena traerla a colaci贸n, porque por la multiplicidad de modelos existentes podemos f谩cilmente inferir que las migraciones internacionales son procesos intrincados, en donde entran en juego variables desde algo tan particularmente 铆ntimo e inescrutable como son las decisiones personales del inmigrante (considerados com煤n y generalmente sujetos activos del acto migratorio) hasta las complejas redes internacionales que promueven y facilitan los traslados, las pol铆ticas de los Estados- Naci贸n, las condiciones que plantea la econom铆a mundial, las cuestiones medio ambientales, y que en cualquier caso involucran al individuo, las instituciones, los pa铆ses o regiones que interact煤an con este fen贸meno.
As铆. para explicar el proceso migratorio encontramos el cl谩sico modelo te贸rico del estudioso brit谩nico George Ravestein. la teor铆a Push and Pul铆; mientras que para averiguar las causas de las migraciones se citan entre otros: la teor铆a del mercado de trabajo de Michael Todazo y George Borjas; la teor铆a del mercado dual, las teor铆as de orientaci贸n marxista, y las teor铆as de la interdependencia o del mercado mundial , estas son posturas y teoremas que soci贸logos, dem贸grafos o polit贸logos han desarrollado.
Sin embargo al considerar las migraciones internacionales como parte de la globalizaci贸n. primero que nada es menester entonces admitir la globalizaci贸n como ese escenario internacional en donde 茅stas se desarrollan, y luego tratar de describirla brevemente con el fin de hacernos una visi贸n m谩s amplia e integral de la labor planteada. Para ello diremos que la globalizaci贸n ha sido harta debatida, muy ambiguamente definida por numerosos estudiosos dedicados al estudio de las relaciones internacionales y ciencias afines. Pero fuera del intenso e inacabable debate conceptual de la globalizaci贸n y su repercusi贸n, tenemos que "implica ante todo y en primer lugar una expansi贸n de las actividades sociales, pol铆ticas y econ贸micas trasnfronterizas, de tal suerte que los acontecimientos, decisiones y actividades en una regi贸n del mundo pueden llegar a tener importancia para los individuos y las comunidades en regiones distantes del planeta"鈥.
Sin concepto alguno y de manera intuitiva, la podemos percibir como una serie de interconexiones a trav茅s de las cuales pueden vincularse m煤ltiples causas y efectos a raz贸n de la actividad humana a nivel mundial y cuya din谩mica se desarrolla al mismo tiempo en todo el orbe. Ello gracias a uno los aspectos m谩s resaltantes dentro de la historia de la humanidad desde la segunda mitad del siglo pasado hasta nuestros d铆as, que no es m谩s que el trepidante desarrollo t茅cnico- cient铆fico, con aplicaciones a la inventiva y mejoras de los medios de transporte y de tele-comunicaciones, y con mayor incidencia desde los a帽os ochenta cuando pudimos presenciar emisiones televisivas de guerras en directo, o asistir al nacimiento de la red global conocida como el Internet, la conexi贸n por video conferencia, o lamentablemente experimentar cercanamente las consecuencias de las acciones de grupos delictivos con redes operativas en todo el mundo, por mencionar s贸lo algunos facetas de la globalizaci贸n.
Tambi茅n percibimos que se crean bastas redes de informaci贸n y culturizaci贸n que permiten que desde el punto de vista de las migraciones, muchos tengan por visto y conocidos los atractivos de ciertas zonas o pa铆ses del planeta desde donde continuamente se exportan niveles de vida, oportunidades o valores que impulsan a las personas a buscar fuera de sus casas de lo que carecen en la propia.
La globalizaci贸n se ha caracterizado por la "emergence of a global production process and financial markets, the emergence of a new regional and transnational political entities like NAFTA, the European Union...,(together with the erosi贸n in the sovereignty of the nation - states)"鈥0. que ha permitido el establecimiento de un escenario internacional u "orden global fundamentalmente interconectado, marcado por intensas pautas de intercambio, as铆 por modelos definidos de poder, jerarqu铆a y desigualdad"". Esto sienta las bases necesarias para que las migraciones se ejerzan desde una zona geogr谩fica a otra, conforme a unas fuerzas que act煤an de atracci贸n o empuje y que constantemente estimulan la circulaci贸n o movimiento de las personas.
Entonces, las migraciones internacionales contempor谩neas son aquellas que empiezan a desarrollarse a partir del cese de armas de la segunda guerra mundial, durante el medio siglo restante y especialmente en sus 煤ltimas dos d茅cadas, presentando unas caracter铆sticas muy an谩logas a las de globalizaci贸n, por ser el proceso desde el cual se generan. Por tanto tenemos que:
A) Las migraciones poseen un alcance global, porque aunque se consoliden con mayor o menor intensidad a nivel local, regional o intercontinental. Son ciertamente un fen贸meno que ocurre desde y en cualquier parte del orbe, estimuladas, facilitadas y permitidas por la interconexi贸n de redes, v铆as, y medios de informaci贸n y comunicaci贸n, as铆 como por la propia din谩mica del sistema econ贸mico mundial que liberaliza las inversiones, desea la fluidez en la circulaci贸n de los bienes, mueve instant谩neamente cuantios铆simos recursos financieros de un lado a otro del planeta, genera mercados de servicios internacionales y que en cualquier caso se hacen acompa帽ar del recurso humano destinado a consolidarlos.
B) Existe cierto patr贸n en los movimientos migratorios que vinculan a los pa铆ses receptores de inmigrantes con aquellas zonas sobres las cuales han tenido influencia, sea por historia en com煤n, vinculaciones econ贸micas o relaciones beligerantes como por ejemplo: los flujos con destino a pa铆ses europeos, reciben mayoritariamente contingentes cuyas procedencias coinciden con esos pa铆ses que en el pasado fueron sus colonias. Otro caso es la inmigraci贸n de los coreanos o chinos hacia Jap贸n hoy centro econ贸mico y tecnol贸gico asi谩tico y que durante un recorrido hist贸rico milenario son pueblos que han estado muy vinculados al comercio como tambi茅n a los conflictos y la guerra, pasando por per铆odos en los que se han ido alternando en los papeles de dominador y dominado. Para finalizar: las migraciones de centroamericanos y norteamericanos hacia Estados Unidos como la potencia mundial que en su propio Continente ha ejercido con m谩s acuciosidad la pol铆tica que tambi茅n han conocido en el resto del planeta: la instauraci贸n de su poder hegem贸nico.
C) Entre los pa铆ses de acogida de inmigrantes y los emisores hay generalmente una interacci贸n que es establecida en t茅rminos de desigualdad, como consecuencia a la configuraci贸n de ciertas zonas del mundo como centros financieros, econ贸micos, tecnol贸gicos frente a aquellas 谩reas sumidas en el subdesarrollo, la inestabilidad pol铆tica, los conflictos sociales y armados.
Son los cl谩sicos desequilibrios entre norte y sur centro y periferia, que concluyen con la instauraci贸n de un libre juego entre las fuerza de atracci贸n y/o expulsi贸n que hacen que el movimiento de las personas se plantee desde los lugares desfavorecidos hacia los espacios considerados de crecimiento, prosperidad y paz.
2.- Soberan铆a.
Al analizar la realidad internacional desde estas posiciones te贸ricas hemos afirmado hasta ahora a grosso modo que estamos en presencia de un mundo globalizado y en consecuencia, "ha desaparecido la tradicional distinci贸n y separaci贸n entre la esfera interna y la esfera internacional. El fen贸meno de la interdependencia..., ha obligado a los Estado a abrirse cada vez m谩s al exterior, lo que ha acrecentado a煤n m谩s esa interdependencia y restringido su margen de autonom铆a" .
Para los sostenedores de las teor铆as de la globalizaci贸n, los 煤nicos actores de las relaciones internacionales ya no son exclusivamente los Estados, sino tambi茅n otros entes y organismos sean nacionales o internacionales como por ejemplo las empresas o corporaciones transnacionales y multinacionales, las entidades no gubernamentales o los inmigrantes en tanto que conformen minor铆as cohesionadas con conciencia de su papel pol铆tico y su aportaci贸n laboral en un pa铆s determinado.
Se han empezado a considerar actores internacionales por poder de influencia en la elaboraci贸n y ejecuci贸n de las pol铆ticas sean 茅stas de 谩mbito nacional o internacional de los Estados en donde se encuentran, porque han desarrollado efectivos mecanismos de presi贸n medi谩tica o econ贸mica por citar algunos, encaminados a forzar, moldear, impedir o transformar las intenciones de los Estados en relaci贸n a las materias que les conciernen o afectan.
Estos actores globales traspasan las fronteras estatales en sus pretensiones y acciones porque inclusive no perteneciendo o residiendo en los espacios donde se aplican medidas o pol铆ticas, excitan cambios de posturas en los otros actores responsables de aplicarlas. Tal es el caso t铆pico de los cubanos exiliados que viven en los Estados Unidos que constantemente presionan al gobierno de Washington para que adopte una u otra pol铆tica exterior respecto a Cuba, o por ejemplo los residentes argelinos o marroqu铆es para que Francia se posicione en el seno de la
Uni贸n Europea respecto a las pol铆ticas que han de afectar a los pa铆ses de origen de estos ciudadanos, y finalmente de manera inversa, como es el caso de los pa铆ses emisores de inmigrantes especialmente los del tercer mundo que ven en sus nacionales en el exterior una colectividad de suma importancia y desde la cual se benefician de importantes remesas de dinero.
Los Estados entonces, se han empezado a percatar de que el ejercicio de su soberan铆a nacional, les viene siendo sometida paulatinamente a cuestionamientos por agentes transnacionales, que en el caso de la inmigraci贸n se materializa en un constante flujos de personas que penetran por unas permeables fronteras y que est谩n haciendo entrever las limitaciones de la capacidad de gesti贸n y control que el Estado deber铆a tener.
Planteadas las 隆deas anteriores y haciendo referencia ya a la Soberan铆a per se. podemos primero afirmar que en cuanto a su g茅nesis los autores coinciden con bastante unanimidad que corresponde con el mismo nacimiento del Estado, entendido este 煤ltimo, como la organizaci贸n pol铆tica y gubernamental consentida por los hombres que viven en un territorio determinado.
Pero al tratar de encontrar una definici贸n 煤nica no hay mayor consenso desde que Bodino, Hobbes. Montesquieu, Rosseau, y otros c茅lebres empezaran a configurar y desarrollar el concepto desde el siglo XVI hasta nuestros d铆as, dado que parece dif铆cil encontrar, el que satisfaga a todas las aspiraciones de quienes la interpretan y estudian desde las diferentes ramas del saber cient铆fico human铆stico especialmente en las ciencias pol铆ticas y el derecho.
Empero en el diccionario de pol铆tica del mexicano Andr茅s Serra Rojas encontramos una definici贸n satisfactoria tanto por sus elementos conceptuales como por las dimensiones que abarca:
La soberan铆a actualmente puede definirse como la capacidad que tiene un Estado para determinarse as铆 mismo y para contraer compromisos y obligarse sin necesidad de contar con la mayor aprobaci贸n de ning煤n otro poder mayor o igual que le suyo. De esto se infiere que la soberan铆a tiene dos manifestaciones una interna, que significa que el poder supremo dentro de un Estado, radica en el Estado, y otra externa que significa que ning煤n Estado por poderoso que sea, puede intervenir en los asuntos privativos de otro Estado a menos que en ejercicio de su soberan铆a del Estado correspondiente se encuentre adscrito a una organizaci贸n supranacional y 茅sta adopte medidas que tengan repercusiones internas de ese Estado. La
formaci贸n de esas no disuelve la soberan铆a de los Estados miembros, sino m谩s bien la consolida鈥
La soberan铆a del Estado como observamos tiene esa doble caracter铆stica en cuanto a su proyecci贸n: la primera como facultad de absoluto imperium de exigir obediencia ad intra (incluso con el uso de la fuerza cuyo 煤nico detentador leg铆timo es 茅l) a sus s煤bditos al orden pol铆tico y legal existente dentro de lo que est谩 considerado el territorio estatal, cuyo resguardo y administraci贸n depende tambi茅n de su autoridad exclusiva. Como segunda caracter铆stica y ad extra, implica no ser interferido y excluir en sus asuntos internos a gobiernos o estados for谩neos.
Pero al hablar de proceso migratorio, "whith is located precisely at the boundary between domestic and international state. sobereignty is by dellnition in place as the discretion of status to admit o expel aliens" . es decir el concepto se restringe y se asocia fundamentalmente a las medidas de control personal o territorial que el Estado soberano ejerce con su legislaci贸n e instituciones para tratar de mantener el flujo de personas ce帽ido al dise帽o de las pol铆ticas planteadas.
Las migraciones entonces, al tener ese elemento transfronterizo, implica que inciden de forma significativa en algunas de las esferas de poder y control que el Estado soberano posee. Toca entre otras, a aquellas esferas cl谩sicamente consideradas como las competencias propias de un Estado como son:
A) El control y supervisi贸n del acceso al territorio nacional y el establecimiento en el mismo por los considerados no nacionales, es uno de los componentes de la soberan铆a que m谩s impotencia genera a la gesti贸n de los Estados-Naci贸n, porque la penetraci贸n sobre todo de la inmigraci贸n irregular por las fronteras es mucho m谩s evidente, medi谩tica y por tanto influyente en la opini贸n internacional y en los electores en una sociedad que no percibe los filtros de los visados en los pa铆ses de origen que excluyen la inmigraci贸n no deseada.
Presencia la audiencia y con lujo de detalles en los telediarios, la incapacidad que tienen ciertos pa铆ses con amplias fronteras terrestres de imponer los controles y sanciones contenidos en la legislaci贸n positiva vigente para encorsetar los flujos de inmigrantes por los cauces y cantidades establecidos, sea porque los recursos y los medios son insuficientes o porque las planificaciones y previsiones gubernamentales han quedado desbordadas por las circunstancias, o sencillamente porque el fen贸meno ha tomado un impulso que ahora es muy dif铆cil detener o ralentizar con meras medidas coactivas o supervisoras.
B) El tema migratorio en las sociedades receptoras ha intervenido en la aut贸noma y exclusiva facultad de configuraci贸n de las pol铆ticas de inmigraci贸n, dado que seg煤n sean las circunstancias sociales, materiales, o legislativas, el Estado de acogida tendr谩 que restringir su autonom铆a y discrecionalidad en el proceso de elaboraci贸n de la pol铆tica migratoria, frente al establecimiento de v铆as de cooperaci贸n internacional y acuerdos (sean econ贸micos, policiales o log铆sticos) sobre todo con los pa铆ses emisores de contingentes humanos.
Se ha pasado de la independencia a la interdependencia, porque ya no es exclusiva la responsabilidad del Estado emisor o 煤nicamente imputable a los inmigrantes, sino que la Naci贸n de acogida tiene tambi茅n participaci贸n en la cuota de responsabilidad por los flujos migratorios que soporta, as铆 como tambi茅n en la elaboraci贸n e impulso de las soluciones y propuestas que juzguen m谩s convenientes para manejarla.
Igualmente en los procesos legislativos y sancionadores del Estado- Naci贸n en materias tocantes a extranjer铆a, porque los gobiernos han tenido antes de someter directamente al cuerpo legislativo las iniciativas de ley, que entablar las negociaciones para convenir que el contenido y extensi贸n del derecho positivo sea de lo m谩s conforme con las aspiraciones y reclamos de ONGs, sindicatos, electores y dem谩s grupos de presi贸n de 谩mbito interno o inclusive con instituciones u organizaciones internacionales y terceros Estados.
Los sectores y organizaciones m谩s influyentes se mueven para garantizar los derechos de las minor铆as que viven o pretenden acceder al pa铆s de acogida, a煤n cuando se entiende que constitucionalmente el proceso de elaboraci贸n de leyes esta reservado con exclusividad y sin interferencia a los 贸rganos legislativos detentadores de la soberan铆a del pueblo representada en las c谩maras, con lo que "this relative messines contrasts with an earlier period when states presumably held a much clearer and unchallenged sway over inmigration".,>
Podemos observar que el Estado- Naci贸n se encuentra doblemente presionado, desde bajo e internamente por grupos u organizaciones pertenecientes a su propia vida nacional, y externamente por organismos y dem谩s actores internacionales que siempre se encuentran concernidos por el movimiento de personas a trav茅s de las fronteras y de las consecuencias que ello acarrea a cada uno de ellos.
Por otro lado las instituciones oficiales encargadas del hacer cumplir el acatamiento de las leyes y la aplicaci贸n y ejecuci贸n de las sanciones en materia o por raz贸n de extranjer铆a a los inmigrantes deben mostrarse al menos en apariencia muy coherentes y cautos con su propio sistema jur铆dico. M谩s a煤n cuando cuya arquitectura legal (caso de los pa铆ses mas desarrollados y especialmente los europeos occidentales) se erige en las m谩ximas y modern铆simas concepciones de garant铆as y libertades ciudadanas, so pena de entrar en contradicci贸n con principios normativos de rango superior que ofrecen protecci贸n a las personas por el mero hecho de serlas (mas all谩 del concepto de nacionalidad o discriminaci贸n alguna) y que alguna fuerza pol铆tica opositora, medio de comunicaci贸n u organizaci贸n con activismo en temas migratorios se lo reproche.
C) La elaboraci贸n del derecho interno del Estado- Naci贸n, en principio puede quedar constre帽ido a la compatibilidad con el r茅gimen de normas del derecho internacional humanitario, y al que el propio Estado se ha sometido convencionalmente en aras de estar a la altura de miras en cuanto toda evoluci贸n de las garant铆as del hombre se refiere, y que los propios colectivos de inmigrantes u organismos encargados de su defensa y representaci贸n, usan e invocan con preferencia al derecho nacional.
D) Igualmente la autonom铆a soberana de un Estado- Naci贸n se ve afectada, para cuando se le llama al dise帽o, elaboraci贸n o ejecuci贸n de las pol铆ticas nacionales o de proyecci贸n internacional, tendientes a conseguir finalidades como
" Freeman. Garv P (1998): The Decline of sovereigntv?. En V.V.A.A.. Challenge lo the Nution-State: Immigralion in Western Europe and the Unites States. Oxford University Press Ine. New York, p谩g 89.
establecer convenios o la aplicaci贸n de controles, restricciones u ordenamientos sobre las migraciones, debido a que finalmente queda ce帽ida a la exigencia de no colisionar con intereses de otros pa铆ses o actores internacionales.
Lo anterior se revela notoriamente en los casos de los Estados-Naci贸n estrechamente vinculados en sistemas de integraci贸n regionales, porque han de someter las susceptibles pol铆ticas de inmigraci贸n y asilo, como es el caso de los miembros de la Uni贸n Europea, a la consulta y votaci贸n dentro de esas instituciones comunes e independientes donde se representan tambi茅n los intereses de todos los dem谩s socios, aunque se pueda permitir en el residuo competencial dejar al Estado la facultad de decisi贸n y legislaci贸n y en 煤ltima instancia, sobre tales asuntos pero con riesgo grave de romper el consenso en asuntos tan sensibles como esos.
M谩s bien la experiencia en la Uni贸n Europea ha sido que los Estados miembros han cedido esas competencias hasta las instituciones supranacionales, con la finalidad de ir armonizando las legislaciones en una sola direcci贸n y en pro de los intereses comunes, y aunque pueda ser perfectamente defendible que la cesiones de soberan铆a en las materias que dieron origen a los tratados fundacionales hasta hoy han sido actos consentidos y leg铆timos de los Estados componentes, no es menos cierto que las circunstancias propias de inmigraci贸n extracomunitaria los han forzado a plantearse una integraci贸n en cesi贸n de soberan铆a en 谩reas que no ten铆an quiz谩s pensado hacerlo.
E) Los conceptos de ciudadan铆a y nacionalidad que actualmente no pueden asimilarse en la mera idea tradicional como las vinculaciones jur铆dico pol铆ticas de un individuo a hacia al Estado al que pertenece, en t茅rminos de goce exclusivo de derechos que tienen los nacionales frente a los extranjeros, ya que por motivo de la del avance mundial de las m谩s modernas protecciones y garant铆as al ser humanos en los pa铆ses de occidentales altamente desarrollados, los extranjeros inmigrantes gozan de la gran mayor铆a de esas garant铆as al menos estatuidos formalmente y que anta帽o se conced铆an s贸lo a los nacionales.
Es entonces como se desatan discusiones te贸ricas entre los distintos estudiosos para sostener o refutar las tesis que afirman que los extranjeros en los pa铆ses de acogida han sido dotados por las legislaciones de los pa铆ses receptores de los derechos que gozan normalmente los ciudadanos, consider谩ndose por tanto que est谩n en deval煤o las instituciones vinculadas a la ciudadan铆a porque no funciona como mecanismo efectivo de diferenciaci贸n o exclusi贸n del que hace uso el Estado, en tanto que las prerrogativas jur铆dicas que concede ya no son de uso exclusivo del nacional sobre el extranjero.
3.-La seguridad como sustento de la invocaci贸n de soberan铆a.
Cuando hablamos de Soberan铆a del Estado, sea en el caso de su cita con fines ret贸ricos parlamentarios o para legitimar algunos, el ejercicio de los instrumentos que se destinan a un asunto (caso de la inmigraci贸n por mencionar el nuestro), nos resulta de utilidad el sometimiento a revisi贸n de un aspecto por el cual los invocadores de la Soberan铆a se sirven muy efectivamente para apoyar sus argumentos: la seguridad.
Para introducirnos en el punto en cuesti贸n es necesario destacar que dentro del campo de los estudios de seguridad, despu茅s de la culminaci贸n de la guerra fr铆a, el concepto ya no est谩 estrictamente vinculado a los asuntos militares o el uso de la fuerza17. Esto implica entonces, que actualmente en este campo la indagaci贸n cient铆fica y la construcci贸n te贸rica ha tenido que trasladarse hacia otras 谩reas no tradicionalmente unidas a lo b茅lico y que ya han empezado a definirse como estrat茅gicos y objetos de seguridad, como ser铆a por ejemplo: la continuidad del abastecimiento energ茅tico, el resguardo del medio ambiente, el fortalecimiento de la econom铆a, o el control territorial ante el cruce continuo de personas.
11 Perni. Orietta ( 2001): Migrations Ftows, Socielal Security and EU鈥瞫 integration Process. The Spanixh Case. 芦Working Paper禄. International Conferenee: European Security in the XXI cenUiry. Granada, p谩g 2.
Han considerado adem谩s que "the invocation of security [teniendo una funci贸n muy instrumental] has been the key to legitimizing the use of fore, but more generally its has opened the way of state to mobilize, to take special powers, to handle existential threats"1 Ya no es el Estado el 煤nico usuario del calificativo, porque l铆deres o grupos organizados, pueden tambi茅n invocarla ante un presunto riesgo, despertando igualmente la atenci贸n y tratando de movilizar los esfuerzos hacia el tema provocador del sentimiento de inseguridad, como por ejemplo cuando el equilibrio medio- ambiental se percibe amenazado, entrando en escena los grupos ecologistas junto con el conglomerado social afectado, quienes claman la intervenci贸n de las autoridades responsables y hacen despertar el inter茅s medi谩tico nacional e internacional.
La seguridad dijimos, sienta para el ejercicio de la soberan铆a sus bases y argumentos, porque cuando el tema ya individualizado se califica como tal y se incluye en la agenda pol铆tica, el Estado a trav茅s de sus representantes gubernamentales aparece ante la opini贸n p煤blica como el compelido frente a los propios ciudadanos, en su deber de ofrecer respuesta efectiva al problema planteado.
La amenaza identificada (sea 茅sta real o ficticia) se convierte en el punto de incidencia hacia donde ha de concentrase el dise帽o de las pol铆ticas, la actividad legislativa, la movilizaci贸n de las fuerzas sociales o incluso en los casos muy extremos, hasta con la propia intervenci贸n de los cuerpos militares. Se crea asi, la sensaci贸n de urgencia, la psicosis de la seguridad, de reacci贸n y manejo contundente, poni茅ndose incluso por encima de cualquiera de las otras prioridades estatales, y en donde nadie o algunos pocos no sin f茅rrea cr铆tica, ser铆an capaces de hacer oposici贸n relacionada con las acciones de resguardo (propuestas o emprendidas) que son dedicadas a aquel bien com煤n considerado objeto de protecci贸n, o de aquellos hacia quienes es exigible la funci贸n de garantizarla. Waver(1996) es muy concluyente al sentenciar que:
By putting the label 芦security issue禄, the actor has claimed the right to deal with it by extraordinary means. Security is thus a self-referential practice because it is in this practice the issue become a security issue- not necessarily because a real existential threat exists but because the 隆ssue is presented as such a threat.1鈥测
El argumento de la seguridad ha servido al gobierno de los Estados Unidos despu茅s de los ataques del US y a otros tantos en situaciones an谩logas, para poder justificar el recorte de las libertades p煤blicas hacia los ciudadanos, que en los primeros estadios tienden a rechazar, pero que al final terminan por aceptar dado que al ser implantado el temor o la sensaci贸n de amenaza en la sociedad, conlleva a que 茅sta unida soporte los sacrificios en pos de la obtenci贸n de resguardo y protecci贸n. En el caso de la inmigraci贸n y especialmente la ilegal sucede lo mismo al catalogarse como un asunto de atenci贸n prioritaria, o de Estado, se justifican las pol铆ticas encaminadas a minar los derechos de estos colectivos y engendrar en la poblaci贸n la justicia de las medidas emprendidas.
Resulta indistinto ya en 煤ltima instancia, que la amenaza se presente o no como cierta, porque a煤n cuando no pueda ser objetivamente confirmada, la seguridad se impone de todas formas auto valid谩ndose como una mera medida de precauci贸n o por "razones de prevenci贸n". El argumento de la seguridad contiene una efectividad amplia como argumento porque permite a los funcionarios al momento de interponerlo acallar considerablemente las cr铆ticas en contra, al ejercitarse acciones "preventivas" a煤n cuando 茅stas se funden en meras sospechas, datos poco fiables o incluso hasta en pruebas a sabiendas que son manifiestamente inciertas.
El Estado- Naci贸n se considera una entidad que debe en un sentido amplio mantenerse y forjarse dentro de los t茅rminos m铆nimos de seguridad, es decir generar un equilibrio gubernamental e institucional, producir fortaleza econ贸mica, demostrar capacidad militar, mantener orden, moral y cohesi贸n social, etc茅tera. Implica que una perturbaci贸n a cualquiera de las esferas mencionadas o cualquier otra de inter茅s, le supondr铆a un riesgo no tolerable a la forma estable en la que deber铆a desarrollar su continuidad, y por tanto significar铆a una degradaci贸n de sus poderes y de facultades hacia el interior y ante los ojos internacionales, es decir su soberan铆a en su acepci贸n m谩s amplia de poder e independencia podr铆a estar colocada en entredicho.
La inmigraci贸n como fen贸meno, puede f谩cilmente catalogarse dentro del Estado como un tema objeto de seguridad, al poner a prueba sus principales instituciones. El flujo de personas extranjeras hacia un territorio compromete en examen la capacidad del sistema jur铆dico en la aplicaci贸n de las normas, la respuesta policial en aras de garantizar el cumplimiento de la ley. los sistemas de salud y dem谩s servicios sociales como educaci贸n, vivienda, la efectividad de programas integradores de los for谩neos, etc茅tera. A la sociedad le pone enjuicio, el mantenimiento de sus valores e identidad, su nivel de interacci贸n, convivencia, tolerancia y de asimilaci贸n de los extranjeros.
Por tanto la inmigraci贸n con un flujo continuo de personas puede generar la sensaci贸n de amenaza a la estabilidad de las instituciones nacionales o de la sociedad, porque aunque est茅 claro que 茅sta ofrece beneficios, como por ejemplo: la suma de una fuerza de trabajo para con los nativos desarrollar la econom铆a nacional: el aumento de las tasas de natalidad; o el enriquecimiento cultural , etc茅tera, por el contrario tampoco se puede ignorar que la inmigraci贸n tambi茅n conlleva grandes retos y problemas, como es: la adaptaci贸n del individuo al colectivo, los asuntos de delincuencia atribuibles a bandas juveniles caracter铆sticas de determinadas nacionalidades, o la pugna con los aut贸ctonos respecto de determinados espacios o actividades laborales, lo cual tiende a que la sociedad receptora a trav茅s de la convivencia diaria con los inmigrantes, sea la primigenia susceptible en orden a percibir (justificadamente o no) amenazas en los asuntos en los que debe reinar la estabilidad o seguridad, y que percibida tal vulneraci贸n a cualquiera de estas premisas, trae como final consecuencia, la reacci贸n en defensa de la colectividad aut贸ctona por el mantenimiento de la cohesi贸n e identidad nacional, siendo clamada a trav茅s de las v铆as de protesta o exigencia ante las autoridades de la pronta loma de medidas en el asunto.
De los s铆ntomas visibles de que en la sociedades han aflorado tensiones sociales a ra铆z de la interacci贸n de los ciudadanos de sociedades receptoras con extranjeros, es toda aquella agitaci贸n social de los partidos de extrema derecha y que especialmente en Europa se evidenci贸 con Le Penn al obtener sensiblemente este candidato n煤mero de votos en las pasadas elecciones generales francesas, o en las reacciones sociales acaecidas por el asesinato de un candidato a las elecciones Holandesas a manos de un extranjero de origen 谩rabe, o por ejemplo en los clamores de endurecimiento de las leyes de inmigraci贸n estadounidenses desde esas alas de partidos ultra conservadores, en cita de amenazas a la identidad americana expuestas por el pol茅mico Choque de Civilizaciones del profesor Samuel P. Huntington.
Partidos aunque minoritarios tienen su funci贸n de recept谩culos y explotaci贸n de los temores sociales, por las ideas que exacerban acerca de invasi贸n, de avalanchas o mareas incontroladas desde el exterior y por parte de los m谩s pobres, que pondr谩 enjuego la continuidad del estado de bienestar, la seguridad ciudadana y la identidad nacional. Se considera que el aumento en esta percepci贸n social es el resultado de "una actitud profundamente hip贸crita.../Iodos los sondeos demuestran la escandalosa contradicci贸n que existe entre el discurso paranoico, provocador de angustias y odios, que elaboran algunos de la inmigraci贸n y la realidad de las necesidades de mano de obra en sectores enteros" .
Claro ejemplo que puede asociarse a que la inmigraci贸n est谩 siendo objeto de "segurization" desde la esfera gubernamental, es aquel relativo al cambio de 贸rgano competente dentro del Estado-Naci贸n en el tratamiento de la materia, es decir, la mudanza desde los Ministerios de Trabajos a la supeditaci贸n de los Ministerios de Interiores y/o Justicia, quiere decir en el lenguaje pol铆tico interno y en su proyecci贸n exterior que la materia de inmigraci贸n se "had moved from the politics of international economic relations to the high politics on international security" .
Otro ejemplo citable, es el que ata帽e a la inmigraci贸n internacional de ciudadanos de terceros pa铆ses hacia la Uni贸n Europea, por ser tambi茅n un caso evidente de "segurization" reflejado en el tratamiento jur铆dico e institucional que emana de los 贸rganos supranacionales, porque se incluye el fen贸meno migratorio como una materia insertada en los cap铆tulos legales dedicados en los que la Uni贸n quiere desarrollar un "espacio de libertad, seguridad y justicia", y donde la inmigraci贸n especialmente la ilegal se equipara en su abordaje como asunto vinculado a un problema que ha de ser resuelto al mismo comp谩s que el tr谩fico de drogas, el terrorismo internacional, la trata de blancas, o la delincuencia internacional organizada.
A esta colocaci贸n en las agendas de los ministros de interiores y justicia han tambi茅n colaborado las objetivas cifras que aporta un fen贸meno en constante crecimiento, as铆 como el clamor del electorado por la influencia de los medios de comunicaci贸n social y agencias especializadas en seguridad y defensa constituidas en "transnacional networks of police professionals鈥0 quienes se han encargado de ir afianzando "the consistent association to the diferents themes in the language of politicians and professionals has created a mutually reinforcive internal security ideology,"
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS
Globalizaci贸n, migraciones internacionales y soberan铆a.
.-Arenal, Celestino del (1990): Introducci贸n a las relaciones internacionales,
Tecnos, Madrid, 3a ed.
.-Blanco, Cristina (2000): Las migraciones Contempor谩neas, Alianza Editorial S.A., Madrid.
.-Castles, Stephen y Miller, Mark J (2004): The Age of Migration, International Populations Movements in a Moderni World, 2003. ed castellana: La era de la migraci贸n: Movimientos internacionales de poblaci贸n en el mundo moderno, trad. Luis Rodolfo Moran Quiroz, Miguel 脕ngel Porr煤a (librero-editor). M茅xico.
.-Ferrajoli, Luigi (1996): Constitucional ism, democracy and sovereignity, en V.V.A.A. ed castellana: M谩s all谩 de la Soberan铆a y la Ciudadan铆a: un Constitucionalismo Global. trad. Gerardo Pisarello. Richard Bellamy, Avebury.
.-Grosby, Steven (1997): The Decline of the Nation State?, Sociological Forum, Vol 12, N掳 2, pp. 331-338.
.-Held, David; Me Grew, Anthony; Goldblatt David y Perraton, Jonathan (2002): Global transformations: Politics, Economics and Culture, 1999, ed castellana: Transformaciones Globales: Pol铆tica. Econom铆a y Cultura, trad. Guadalupe Meza Staines, Oxford University Press Mexico, Mexico.
.-Jacobson, David (1997): New Frontiers: Territory. Social Spaces, and the State. 芦Sociological Forum禄. Vol 12. N掳 1. Mar. pp 121-133. en http://www.jstor.org/
.-Joppke, Christian (1998): Immigration challenges to the Nation- State, en V.V.A.A.. Challenge to the Nation-State: Immigration in Western Europe and the Unites States, Oxford University Press Inc, New York.
.-Koslowky, Rev (1998): Immigration challenges to the Nation- Stale, en V.V.A.A., Challenge to the Nation-State: Immigration in Western Europe and the Unites States. Oxford University Press Inc. New York.
.-Laurin Quinteros, Alicia (2002): En busca de trabajo: Entre la frontera y la Soberan铆a del Estado, 芦Revista Electr贸nica de Geograf铆a y Ciencias Sociales禄 Migraci贸n y cambio social: N煤mero extraordinario dedicado al IV coloquio internacional de Geocr铆tica (Actas del Coloquio). Universidad de Barcelona, Vol. VI, n煤m. 119(19). I de agosto, en http://www.ub.es.
.-Sassen, Saskia (2001): 驴Perdiendo el control?.Ediciones Bellaterra S.L., Barcelona.
.-Selm, Joanne von (2005): International Migration and Security, En V.V.A.A. Routledge. Oxon.
.-Serra Rojas, Andr茅s (1999): Diccionario de Pol铆tica, Fondo de cultura econ贸mica, M茅xico. 2o ed. Tomo II (M-Z).
Uni贸n Europea.
.-Boswell, Cristina (2003): European Migration Policies in Flux: Changing Patterns of Inclusion and Exclusion. Blackwell Publishing Ltd, London.
.-Convenci贸n Europea (2003): Proyecto de Tratado por el que se instituye una Constituci贸n para Europa, 18 de julio de 2003, Luxemburgo. Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas.
.-Freeman, Gary P (1998): Migration Policy and Politics in the Receiving States, 芦International Migration Review禄, Vol. 26. N掳4. Winter, p谩g 1144-1167.
.-L贸pez Sala, Ana Mar铆a (2005): Inmigrantes y Estados: La respuesta ante la cuesti贸n migratoria. Anthropos Editorial. Barcelona.
.-Nai鈥瞨, Sami (2006): Europa ante el reto de la inmigraci贸n.. El Pa铆s, viernes 30 de junio, p谩g 17, en http://www.elpais.es.
.-Parlamento Europeo y Consejo Europeo (2006): Reglamento (CE) N掳 562/2006 por el que se establece un C贸digo comunitario de normas para el cruce de personas por la frontera (C贸digo de fronteras Schengen), 15 de marzo. Luxemburgo. Diario Oficial de la Uni贸n Europea.
Inmigraci贸n en Espa帽a.
.-Actis, Walter; De Prada, Miguel 脕ngel; Pereda, Carlos (1994): Inmigrantes, trabajadores, ciudadanos. Una visi贸n de las migraciones desde Espa帽a, Guada litograf铆a S.L., Valencia.
.-Agrela, Belen (2002): Spain has a Recent Country on immigration: How Immigration Became a Symbolic, Political, and Cultural Problem in the new Spain. 芦Working Paper 57禄 University of Granada Spain. August.
.-Asamblea Nacional Constituyente (1999): Constituci贸n de la Rep煤blica Bolivariana de Venezuela. Caracas, En http://www.venezuelaoas.org.
.-Bolet铆n Oficial del Estado (2005): Ley Org谩nica 4/2000, de 11 de enero, sobre los derechos y libertades en Espa帽a y su integraci贸n social, reformada por la Ley Org谩nica 8/2000, de 22 de diciembre, por la Ley Org谩nica 11/2003, de 29 de septiembre, y por la Ley Org谩nica 14/2003. de 20 de noviembre de 2003, Tirant Lo Blanc, Valencia.
.-Centro de Investigaciones Sociol贸gicas (CIS) (2006): Bar贸metro de Opini贸n. Estudio 2363, 24 de Marzo, en http://www.cis.es
.-Cortes Generales (2003): Constituci贸n Espa帽ola de 1978, Imprenta Nacional de Bolet铆n Oficial del Estado (25 aniversario de la Constituci贸n Espa帽ola), Madrid.
.-EFE-Madrid (2006): Nueve pa铆ses de la UEpatrullar谩n con Espa帽a las zonas de origen de los cayucos, Diario El Pa铆s, 30 de mayo, p谩g 22, en http://www.elpais.es.
.-Huntoon, Laura (1998): Immigration lo Spain: Implications for a Unijied European Union, 芦International Migration Review禄, Vol. 32, N掳 2, Special Issue: The new Europe and international migration. p谩g 423-450.
.-Malgesini, Graciela y Hiltermann Joost (1993): Spain and ihe EC: Sluciegate for Europe 鈥瞫 Migranl Labor Market, 芦Middle East Report禄. Mar.-Apr. p谩g 25- 29.
.-Ministerio del Trabajo y Asuntos Sociales, Secretar铆a de Estado de Inmigraci贸n y Emigraci贸n, Observatorio Permanente de la Inmigraci贸n (2004): Anuario Estad铆stico de Inmigraci贸n 2004. En http://www.map.es.
.-Orrantia, Andoni (2005): Una pol铆tica de inmigraci贸n.. El Pa铆s, viernes 28 de octubre, p谩g 2, en http://www.elpais.es.
.-Pcrni, Orietta (2001): Migrat铆ons Flows, Societal Security and EU鈥瞫 integration Process. The Spanish Case. 芦Working Paper禄, International Conference: European Security in the XXI century. Granada.
.-P茅rez de Nanclares, Jos茅 Martin y (2002): La Inmigraci贸n y el Asilo en la Uni贸n Europea: Hacia un espacio de libertad, seguridad y justicia, Editorial CODEX, Madrid.
.-Rodr铆guez Pizarro, Gabriela (2004): Grupos e individuos espec铆ficos: trabajadores migrantes, 芦Informe de la Organizaci贸n de las Naciones Unidas- Comisi贸n de Derechos Humanos禄, 14 de enero. E/CN.4/2004/76add.2.
.-Redondo Melchor, Norberto (2005): Inmigraci贸n y Universidad. Acogida del inmigrante desde el 谩mbito universitario espa帽ol. En V.V.A.A., Publicaciones Universidad Pontificia de Salamanca. Salamanca, p谩g 46- 73.
.-Silveira, H茅ctor C. (2002): La ley de extranjer铆a y ta formaci贸n de un sistema dual de ciudadan铆a, 芦El vuelo del Icaro禄, N掳 2-3, Madrid.
.-Zamora, Jos茅 Antonio (2005): Ciudadan铆a en Inmigraci贸n: Las fronteras de la Democracia. 芦La condici贸n inmigrante: exploraciones e investigaciones desde la Regi贸n de Murcia禄, pp 141-158.
.-Zapata Barrero, Ricard (2002): El turno de los inmigrantes: Esferas de justicia y Pol铆ticas de Acomodaci贸n, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (Secretar铆a General de Asuntos Sociales- Instituto de Migraciones y Servicios Sociales). Madrid.

Documento perteneciente a Luis Ernesto Flores. Licenciado en Derecho. M谩ster en Derecho de la Uni贸n Europea y Diploma de Estudios Avanzados por la Universidad Complutense de Madrid.
Director de despachoextranjeros.com
www.despachoextranjeros.com

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →