El Arte de Seducir

Seducir. Embargar o cautivar el ánimo. Engañar con arte y maña. Atraer físicamente a alguien para obtener una relación sexual. El diccionario de la Real Academia se queda corto para explicar un arte que ha hecho Historia, con mayúsculas, y que aún trae de cabeza a los seres humanos.

Manuel Jesus
Manuel Jesus
11 de febrero · 312 palabras.
Secretos psicológicos del Arte de Seducir

Seducir. Embargar o cautivar el √°nimo. Enga√Īar con arte y ma√Īa. Atraer f√≠sicamente a alguien para obtener una relaci√≥n sexual. El diccionario de la Real Academia se queda corto para explicar un arte que ha hecho Historia, con may√ļsculas, y que a√ļn trae de cabeza a los seres humanos.

"La seducción se relaciona con el éxito amoroso, pero no es sólo eso. Seducimos cada vez que nos comunicamos y logramos que la persona de enfrente se sienta atraída por nosotros. En ello hay una carga genética, porque hay personas más extrovertidas, que lo tienen más fácil, y otras menos. Pero también influye cómo fueron las primeras relaciones con padres, amigos, profesores. Hasta los introvertidos aprenden técnicas para salir adelante. Pero también hay quien disfruta de la introversión, y muchos son artistas, creadores que generan gran originalidad", argumenta la psicóloga.

Y reconoce que poner en práctica las técnicas adecuados es cansado porque "requiere prestar mucha atención al otro, satisfacer sus emociones, y un mundo de prisas, como el actual, no solemos pararnos a escuchar. Es más, en función del temperamento (melancólico, colérico, flemático o sanguino) así se reaccionará"

Temperamentos seductores
Por ello aconseja evitar unir dos temperamentos iguales si se quiere triunfar en la relación. "Los pasivos necesitan la energía de los coléricos y nunca un flemático seducirá a otro, sería aburridísimo", asegura.
Al margen de las tipolog√≠as, la psic√≥loga defiende que para seducir no hay que hablar mucho de s√≠ mismo. "Ni siquiera los l√≠deres lo hacen, suelen hablar de un bien com√ļn, de que tienen una visi√≥n, y nos hacen sentir importantes", argumenta. De hecho, la seducci√≥n comienza desde la cuna, el momento en el que el beb√© debe seducir a los padres para que le cuiden. Primero llorando, luego, con sonrisas.
Totalatraccion
P.D totalatraccion.com/elartedeseducir/especial2.html

http://totalatraccion.com/elartedeseducir/especial2.html

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →