👁 Está leyendo nuestra sección de Enfermedades (Salud y Medicina). Los artículos en nuestro sitio no dispensan asesoramiento médico, legal o financiero. La información presentada aquí es para fines educativos o de entretenimiento solamente. El lector es responsable de sus propias acciones en caso de utilizar cualquier información contenida en este sitio.

El Estrés, Inicio de Dolencias

El estrés, una palabra que hace años hacía referencia a aquellos que estaban sometidos a una fuerte carga laboral, sin embargo, a día de hoy, este término está cada vez más presente en nuestras vidas.

Juan García Plasencia
Juan García Plasencia
22 de febrero · 533 palabras.
El estrés es un conjunto de situaciones, circunstancias y vivencias a las que de manera individual nuestro organismo está preparado para hacer frente y con garantías de éxito. Entonces, ¿por qué nos afecta tanto?
La pregunta tiene muchos matices, y podríamos empezar comentando que "cada persona es un mundo" o tirando de refranero popular..."lo que para ti es importante para mi no lo es tanto", y nunca más lejos de la realidad. 

El estrés no tiene por qué presentar siempre esa connotación negativa de la realidad, existe un tipo de estrés que nos predispone a mejorar a evolucionar, es lo que llamamos el "estrés positivo", es aquel que todo buen deportista debe poseer para querer alcanzar la meta antes que sus rivales, o que todo estudiante sentirá cuanto más cerca esté de los exámenes. Por tanto, no debemos olvidar que sentir estrés, en según que situaciones es algo normal y positivo para nuestras vidas.

Ahora bien, ¿cuándo comienza el estrés a convertirse en un problema?
Como dijimos al comienzo de esta lectura, el estrés empieza desde la vivencia personal de cada persona, por ello, es complicado establecer un origen causal del mismo, sin embargo, es fácil entender que se está convirtiendo en un problema desde el momento que influye en el devenir de nuestras vidas, y me refiero tanto al plano psicológico como al meramente físico u orgánico. El estrés "nocivo" comienza cuando nuestro cuerpo, preparado para asumir un determinado umbral de informaciones negativas, es incapaz de dar respuesta a algunas, y es cuando se produce el "SHOCK", a nivel emocional nos encontramos en un estado de hiperirritabilidad, agresividad (pasiva en muchos casos), ansiedad, nerviosismo, creo que todos entendemos ese estado y somos capaces de reconocerlo en algunas personas de nuestro alrededor o incluso en nosotros mismos. Pero también, el estrés tiene una influencia a nivel más interno, en nuestros organismo, y es que cuando sometemos a un estado de alerta constante a nuestro cuerpo, éste responde con un aumento del sistema inmunológico, la primera impresión es "guai", más defensas menos posibilidades de enfermar, y es cierto, pero cuando este estado permanece en el tiempo, el coste energético para mantener nuestras unidades defensivas se vuelve excesivo para nuestro cuerpo y termina claudicando. Y por esto, tras un episodio de estrés podemos empezar a notar síntomas del tipo: dolor de cabeza, fiebre, cansancio, dolores musculares, etc. Tirando una vez más de refranero popular: "Ahora se me junta todo"

En esta primera aproximación al estrés, hemos comprabado cómo existen dos tipos de estrés, y la importancia de reconocer cuando superamos la barrera del "estrés positivo" introduciéndonos en el lado pernicioso del "estrés nocivo". 

En el enlace a la página web que se muestra a continuación, podrán encontrar algunas propuestas terapéuticas para el tratamiento del estrés y más detalles acerca de este tema.

Espero les haya gustado el artículo!

Desde la web Fisioterapia y Osteopatia publicaremos semanalmente en nuestra sección de CURIOSIDADESnuevos artículos de interés en materia de salud. Y si quieren más información, o resolver cualquier tipo de duda o pregunta acerca de este u otros temas de su interés no duden en visitarnos.

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →