El Control de Plagas. Si No Hay Prevención, Habrá Lucha

Si no se quiere tener que recurrir al control de plagas, es importante seguir una serie de sencillos pasos basados en la higiene y el buen almacenamiento de los alimentos en el hogar.

Fred Stevens
Fred Stevens
22 de diciembre · 345 palabras.
Hay una buena cantidad de animalitos a los que les gusta vivir cerca del hombre. De él consiguen el alimento y el cobijo con el que subsistir, procrear y extenderse a sus anchas.

Animales como los ratones o las cucarachas buscan la cercanía de los humanos, ya que en sus casas pueden encontrar un hogar, con una buena calefacción y una fuente inagotable de alimento.

Estos animales suelen alimentarse de desperdicios, y los humanos producen muchos. Si no se tiene cuidado a la hora de almacenar los desperdicios, y se dejan tirados por cualquier parte, lo más probable es que estos seres no tarden en aparecer.

De la misma manera, si los alimentos no se almacenan de forma adecuada antes de ser consumidos y de convertirse en desperdicios, roedores como los ratones pueden llegar hasta ellos, abrirse camino a través de sus embalajes y servirse de ellos no sólo para sobrevivir, sino también para aumentar su prole y agravar el problema de las plagas en el hogar.

Así pues, hay que decir que el mejor método de control de plagas se basa en la prevención.
En primer lugar, hay que cuidar la higiene. Una buena limpieza en el hogar significará que no habrá lugar para los desperdicios. Y la falta de desperdicios constituye un corte en la fuente de alimentación de las plagas de animales que asolan el hogar.

En segundo lugar hay que tomar unas cuantas medidas preventivas básicas a la hora de almacenar los alimentos que aún no se han consumido. Entre ellas destacarían el mantenerlos siempre dentro de recipientes que hagan difícil el acceso a ellos, y el mantener estos recipientes alejados del suelo, que es el lugar al que más fácil tienen acceso las plagas del hogar.

El reto del control de plagas en el hogar tiene una importancia enorme. No se debe olvidar que animales como las cucarachas y los ratones, que se multiplican entre la suciedad, son portadores de infecciones y enfermedades potencialmente peligrosas para los humanos.

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →