La tecnología ha permitido el desarrollo de lectores biométricos y sistemas biométricos, los cuales son usados en sistemas de seguridad.

Por: Karoll Wolf

Un control de acceso, mediante sistemas biométricos, se establece con el fin de identificar a personas, analizando sus características individuales, antes de que ingresen a un sitio en particular. Con el uso de esta estrategia se cuenta con una herramienta más efectiva que los métodos de seguridad tradicionales.

Los sistemas de control de acceso anteriores usaban contraseñas o credenciales que podían ser extraviadas, hurtadas, duplicadas o prestadas intencionalmente. Al usar dispositivos biométricos se eliminan estos problemas, porque los indicadores biométricos de una persona son únicos, no pueden ser prestados, clonados, extraviados o robados y sólo su dueño puede hacer uso de ellos.

Mas sin embargo, las ventajas de los sistemas biométricos, en muchas ocasiones, éstos son usados en compañía de sistemas de seguridad complementarios, con el propósito de establecer mejores controles de acceso. De esta forma, se pueden encontrar sistemas que combinan varias estrategias de seguridad, como los que analizan una huella digital y el iris. También es posible acoplar los dispositivos biométricos; a sistemas de seguridad como alarmas o circuitos cerrados de televisión.

Un control de acceso por huellas dactilares es suficiente para poder otorgar a una persona el ingreso a algún lugar custodiado. Además de esto, los lectores de huellas son los sistemas a los que las personas responden con menor duda. Muchas personas no se sienten cómodas usando lectores de patrones oculares, principalmente, porque creen que éstos usan láseres que pueden ser nocivos para la vista. Esto es totalmente falso, pero es un hecho que un escáner de huellas resulta menos alarmante que uno de iris o retina.

En ciertos lugares, como se dijo anteriormente, se combinan varios métodos. De este modo, es posible ver como en algunos sitios de extrema seguridad, a las personas que ingresan a ellos, se les hace pasar pon un análisis de huellas y por uno de patrones oculares o de rasgos faciales. Lo que se pretende en estos casos es evitar que las tasas de falsa aceptación y de falso rechazo resulten en errores letales. Dichas tasas están presentes en todos los sistemas biométricos y por ello se hace necesaria la adopción de estrategias, para evitar que ellas sean un problema. Una forma de hacerlo es combinando métodos.
 


Con los sistemas biométricos y sus lectores biométricos se han podido crear controles de seguridad y asistencia