Estos últimos días hemos conocido una sentencia judicial por la que los padres de un menor han sido condenados a pagar una multa de 5.000 euros por haber publicado el hijo de estos una foto de una adolescente de 15 años en ropa interior en la red social Tuenti.

Por: María Cecilia Mayolo G.

La primera idea que se nos viene a la cabeza y de la que más se esta hablando, es la responsabilidad que tienen los padres sobre lo que publican sus hijos en las redes sociales, pero no vamos a ir por ese camino, es un tema que ya esta siendo suficientemente tratado en la red como para seguir ahondando en el.

Y es que más que el problema en si, me interesa más las causas y razones de ese problema. ¿En que se han convertido las redes sociales?, ¿existe un limite?, ¿Dónde esta ese limite?, ¿Quién debe imponerlo?

Hace ya algunos meses surgieron debates sobre si había que establecer una edad minima para poder darse de alta en este tipo de servicios, llegando incluso Facebook a aumentar la edad de 13 a 14 años para poder formar parte de la red social., adecuándose así a la legislación española.

Pero ¿se puede controlar esto de una forma real y efectiva?, es difícil por la propia naturaleza de Internet de fijar unas medidas con las que se pueda verificar la edad del usuario. Pero volviendo a las preguntas iniciales, si tenemos que culpar a alguien por las malas practicas como la que hemos visto en esta sentencia, ¿a quien es?, ¿a los padres?, ¿a la sociedad?, ¿al propio Internet?

Difícil cuestión, culpar a la sociedad suena a tópico, culpar a Internet por su libertad de acción es cargarse directamente su naturaleza y máximo activo. Nos quedan los padres. Culpar a los padres o solo a estos me parece un poco excesivo, hoy en día influyen más en la educación de un niño la televisión, los amigos y el ordenador que sus propios progenitores.

En fin, dar una respuesta clara a estas cuestiones me parece un ejercicio de futilidad, nuestra sociedad no lo olvidemos lleva viviendo en este mundo de tecnologías de la información no mas de 15 años, por lo que todos estamos pasando una nueva pubertad social. Veremos si dentro de otros 15 se puede decir que hemos llegado a la adultez.

Áudea Seguridad de la Información, S.L.