Las redes sociales han modificado la manera en que los usuarios elijen los productos que consumen. La decisión de compra se ve influida por la opinión de las comunidades a las que el cliente está integrado. Sepa cómo debe aproximarse a esta nueva realidad, y así mejorar sus expectativas de venta.
Los hábitos de consumo han cambiado, de la misma manera que el uso que se le da a la internet también ha mutado. Hace algunos años, la web era “para trabajar”, para la gran mayoría de los usuarios, y quienes se atrevían a encontrar un poco de diversión online, eran tildados de “nerds”.

No era habitual comprar online, y lo más avanzado a nivel interacción con los semejantes era el mail y el chat. Sin embargo, de la misma forma en que la marea avanza sobre la playa, poco a poco, pero sin pausa, la internet avanzó sobre la vida de los usuarios.

Hoy por hoy, no debemos pensar en el usuario como individuo, como un ente aislado, que toma las decisiones por sí mismo. Es verdad que, en último caso, es quien se hará responsable por apretar el botón de “Comprar”. Pero es una realidad que la decisión final está mucho más consensuada con los demás miembros de su comunidad.

Y creo que la palabra clave aquí es “comunidad”. La creación y crecimiento de comunidades customizadas a los distintos perfiles sociales, etarios y económicos de los usuarios ha impactado de manera directa en la manera en que las personas interactúan online, y, en definitiva, compran nuestros productos.

En consecuencia, el destinatario de nuestro mensaje publicitario ya no es un individuo, sino una comunidad. Y para poder interactuar con esta comunidad es necesario pasar a formar parte de esta comunidad. Porque otro hecho que distingue este nuevo paradigma comunicacional tiene que ver con la necesidad de instalar comunicaciones de igual a igual.

Esa desigualdad inherente a la relación “empresa”-“cliente” de épocas pasadas también ha quedado perimida. Los sujetos poseen la información ahora, y quien posee la información posee el poder. En consecuencia, los clientes se encuentran mucho mejor informados, y asesorados a la hora de comprar.

Por todo esto, es necesario replantearse desde una nueva perspectiva la interacción online de una empresa o un sitio. Formar parte de las redes sociales no debe ser pensado como una manera de conseguir incoming links, o hacer márketing “tradicional”. La tarea debe ser encarada como un trabajo tendiente a desarrollar nuevos y más interactivos canales de comunicación, donde la premisa ya no sea vender, sino convencer de las ventajas comparativas de un producto con respecto a la competencia.

Ya no se trata de un usuario que recibe pasivamente lo que usted elije darle. Es un usuario con poder, que demanda calidad y excelentes precios, a la par que valor agregado. ¿Está su empresa en condiciones de jugar este nuevo juego?

Victor Perez Acosta
Consultor en Marketing en Internet y Posicionamiento Web
Visite nuestro blog sobre Marketing en Internet