Tratamos en esta primera entrega los distintos tipos de gráficos existentes para el diseño de un sitio web, y qué ventajas comparativas tienen con respecto a los demás formatos. Optimizar las imágenes es indispensable para hacer un sitio de fácil navegación.
A menudo, tendemos a minimizar la importancia de las imágenes en el diseño general del sitio. O si pensamos en ellas, lo hacemos desde un punto de vista estético.

Pero, las imágenes son uno de los componentes más importantes de una página. En realidad, las imágenes son lo que le da el peso al sitio, en cuanto a tamaño del archivo que ocupa, medido en kilobytes o megbytes, porque lo que pesa el código, es decir la estructura lógica del sitio es despreciable.

En consecuencia, las imágenes que incluyamos en nuestro diseño son cruciales a la hora de determinar los tiempos de carga. Los formatos admitidos universalmente son tres: gif, jpeg, y png.

Otros formatos como bmp o tiff fueron rápidamente descartados, por su excesivo peso final. Como muestra –los valores son relativos a la resolución, es decir la cantidad de puntos de color por pulgada, pero como muestra sirve, un gráfico de 500 pixeles por 375 pixeles, en formato png pesa 361 kb. El mismo archivo, en formato gif pesa 54,21 kb –seis veces menos-, y en formato jpeg 69,03 kb (a penas un poco más que en formato gif)

Las imágenes gif deben su nombre a las primeras letras de su denominación original: Graphics Interchange Format. El formato fue creado por una empresa llamada CompuServe allá por 1987 (Compuserve, para los curiosos, fue el primer gran proveedor de servicios de internet, en la década de los ochenta). La idea era crear un formato que redujera los tamaños de los archivos de gráficos –que hasta ese momento eran bmp (o bitmaps –de allí su nombre- o mapas de bits), pero sin sacrificar cantidad de colores ni calidad de imagen. Las imágenes de formato gif llegaban a ser más comprimidas que los bmp, lo cual redundaba en un menor tamaño, a igualdad de prestaciones. Lograr tal reducción era una imposición en momentos en que la mayoría de los usuarios disponían de conexiones con poco ancho de banda, basadas en los módems telefónicos, que no superaban los 54 kilobytes por segundo.

Otra ventaja de los archivos gifs es que permiten lograr gráficos animados. Nada espectacular, no creas que lograrás una película con un gráfico gif, pero puedes alcanzar pequeñas animaciones. Un ejemplo muy claro son los emoticones, esos pequeños iconitos que saludan, o guiñan un ojo. Con sus limitaciones, constituyen una posibilidad interesante para lograr movimiento en un sitio.

Veremos en qué caso aplicar cada formato, y qué ventajas comparativas tienen.
Continuamos con las explicaciones en la segunda parte de este artículo.

Si le ha gustado este post y quiere colocarlo en su sitio, puede hacerlo sin inconvenientes, siempre y cuando cite como fuente a www.vpa-internet.com.ar/blog

Victor Perez Acosta
Consultor en Marketing en Internet y Posicionamiento Web
Visite nuestro blog sobre Marketing en Internet