Haremos un análisis que depende de muchas variables y a continuación las revisaremos, para saber si mi empresa tiene una página o realmente está en Internet y no pasa desapercibida.
Entrá a la página de la empresa y … es una frase que hemos escuchado muchas veces. En primer lugar hay que aclarar que la gente simplifica y al decir página, en general se está refiriendo a un sitio web, que en su definición más académica es un conjunto de páginas jerárquica y lógicamente relacionadas.

Aclarado este punto, pasemos a analizar que es lo que tengo, porque podría ser que creo tener algo y la realidad es otra.

El resultado de este análisis dependerá de muchas variables que revisaremos a continuación y nos darán la pauta para saber si mi empresa tiene una página o realmente está en Internet y no pasa desapercibida.

En primer lugar tendría que evaluar si tuve claros los objetivos de mi proyecto, puesto que el diseño de un sitio web está directamente ligado con la audiencia a quien me dirijo. Para poner un ejemplo, no es lo mismo un sitio para una juguetería, que la web de una consultora de recursos humanos.

Siguiendo con las diferencias que pueden darse al definir un proyecto, podemos decir que a la par de un diseño atractivo, el contenido del mismo deberá estar en la misma sintonía, puesto que está comprobado que ambos van de la mano. Nadie vuelve a un sitio con una estética deficiente y tampoco si el contenido es malo o desactualizado.

Si logramos un buen diseño y lo acompañamos de un contenido de valor, actualizado y que responda a las expectativas, deberíamos asegurarnos que el visitante se sienta partícipe del mismo y no un mero espectador. Hay técnicas que hacen ese trabajo, sólo es cuestión de planteárselo y actuar en consecuencia.

Para redondear la idea, finalizo con un elemento de fundamental importancia, que es la calidad profesional. Dada la masividad y penetración que ha logrado Internet en todos los ámbitos, se cae en la tentación de pensar que el diseño web es un trabajo que cualquiera puede realizar.

La calidad de un sitio web y por ende el éxito que pueda alcanzar, dependerá de la visión profesional que se aplique, ya que existen innumerables factores a tener en cuenta, desde la elección de colores y tipografía, pasando por la diagramación y redacción de los contenidos, hasta el posicionamiento, tema que por si solo da para escribir más de un artículo.


Carlos Daniel Quattrocchi
Analista de Sistemas
Especialista en Tecnologías de la Información