Con el sugerente título The Stanford Education Experiment Could Change Higher Learning Forever la revista Wired Science dedicaba un interesante espacio a comentar el “experimento” de los cursos masivos de Stanford y su impacto en la Enseñanza Superior.

Por: Alejandra Villegas

 Con el sugerente título The Stanford Education Experiment Could Change Higher Learning Forever la revista Wired Science dedicaba un interesante espacio a comentar el “experimento” de los cursos masivos de Stanford y su impacto en la Enseñanza Superior. En concreto el éxito de un curso específico: CS221: Introducción a la Inteligencia Artificial , un curso de postgrado (diplomados virtuales, maestrías, especializaciones, doctorados, etc.) impartido por los profesores de la Universidad de Stanford Sebastian Thrun y Norvig Peter. Recomiendo el artículo que cuenta bastante bien la gestación de este curso y su relevancia futura para nuestras universidades.

Hace ya algunos meses que la Universidad de Stanford lanzó un curso abierto para toda persona que tuviera conexión a Internet y que resultó todo un impacto mundial. Además más de 160.000 de los estudiantes matriculados erán extranjeros pertenecientes a 190 países; un éxito sin precedentes para un curso a distancia. Y quizás lo más importante finalmente 20.000 alumnos siguieron el curso regularmente. Esto es, una cifra superior al total alumnos presenciales de la Universidad de Stanford. No sé si esta prestigiosa institución del Silicon Valley será capaz de digerir el éxito del curso y sus implicaciones. Pero la historia no acaba, se reinicia a través de un nuevo proyecto del profesor Thrun, se llama Udacity.

El nombre de Udacity responde a una mezcla de audacia y universidad. Su objetivo es ofrecer gratuitamente cursos online de ocho semanas de duración. Para los próximos seis meses Udacity se centrará en la informática. Con el tiempo que se extenderá a otras disciplinas cuantitativas, incluyendo la ingeniería, física y química.

La idea es crear un menú de cursos desde casa de alta calidad producido con los mejores profesores que estén dispuestos a esforzarse para crear vídeos dinámicos e interactivos. Señala Wired que “así como la cinematografía de Hollywood revolucionó la manera de contar historias, Thrun propone una nueva gramática de la enseñanza y el aprendizaje”. Algo que tiene como precedente la Khan Academy (Khan en TED) y otras experiencias como el MIT OpenCourseWare en el que participan activamente Universia y muchas universidades españolas. En toda esta historia estamos hablando de contenidos abiertos y gratuidad.

Se trata de un mercado emergente de unas posibilidades dificil de imaginar. El MIT ya ha tomado nuevamente posiciones a través de su proyecto MIT-X. Este tipo de enseñanza son cursos gratis y abiertos, pero la certificación de conocimientos no tiene porqué serlo. Y dado el carácter masivo que este tipo de cursos el prestigio de certificaciones tipo MIT, Stanford, etc. puede ser un suculento negocio…

La nueva metodología impone nuevas reglas de producción que no parecen difíciles de instrumentar. Detrás de cada clase de Udacity estará un equipo de producción, no muy diferente de un equipo de filmación. El profesor se convertirá en un actor y productor. Estamos redefiniendo los papeles. Lo que no consiguieron los grandes consorcios de Universidades, éste metodo, parece que lo logra: bajo coste, sencillez expositiva y fácil seguimiento. ¿Estamos ante una revolución de la enseñanza superior?

Bill Gates calificó a Khan Academy como “el futuro de la educación”. Su sencillez ha sido la base de su éxito.” Udacity es un paso en esa dirección. Quizás merezca la pena empezar a experimentar…
  clases en línea, clases por internet, cursos a distancia, cursos desde casa, cursos online, posgrados virtuales