Existen varios requisitos principales que tenemos que tener en cuenta para obtener la custodia compartida. Explicaremos cada uno de ellos:

Por: Roberto Portillo Ortiz

Destacamos el vínculo afectivo que se establece entre los hijos y cada uno de los padres, y también con los individuos que vivan en los domicilios.


El comportamiento de los padres en lo que se refiere al cuidado y trato con los hijos. Éstos deberán administrarles un ambiente sereno.


La disposición de cada uno de los padres para colaborar en la educación de los hijo de forma similar, proporcionando estabilidad y entendimiento con el entorno.


El tiempo que cada padre se lo dedica a la atención de los hijos previo a la ruptura y las tareas que ejercía para procurarles su bienestar.


La opinión y percepción de cada uno de los hijos.


La distancia entre los domicilios de los padres y la distribución para adecuarlo a las necesidades de sus hijos. Los horarios laborales y otro tipo de actividades de cada padre.


La falta de existenciaa de actos de violencia familiar o machista, lo que viene siendo violencia de género en otro de los casos.


Es muy importante que haya mutuo acuerdo en el plan de parentalidad y en el divorcio, aunque esto no es determinante. En el caso de no haber acuerdo de los padres en el régimen de guarda y custodia, le corresponderá a la autoridad judicial determinar la forma, de acuerdo con el carácter conjunto de las responsabilidades parentales.

Será determinante, aunque no vinculante, el dictamen del Ministerio Fiscal, el informe psicológico realizado a ambas partes y principalmente el elaborado por el equipo técnico de soporte judicial o aquellos profesionales que el juez designe, tal como Abogado Sevilla, así como lo indicado en el Tribunal Superior de Justicia en el que se han de tener los aspectos citados anteriormente.