Las organizaciones de derechos civiles más importantes han logrado una solución negociada con Dinuba Unified School District (DUSD) para garantizar que los jóvenes estudiantes de inglés tengan igualdad de oportunidades para triunfar. Algunas de las organizaciones de derechos civiles más importantes de Estados Unidos han logrado una solución negociada con Dinuba Unified School District (DUSD) en California para garantizar que los jóvenes aprendices de inglés como segunda lengua (ESL, por sus siglas en inglés) tengan igualdad de oportunidades para triunfar.

El acuerdo, alcanzado en la reunión del consejo escolar la semana pasada, es el resultado de una demanda presentada en mayo por los padres y profesores de Dinuba. Los querellantes están representados por la ACLU del sur de California, la ACLU del norte de California, la ACLU de San Diego y los Imperial Counties, California Rural Legal Assistance, Inc., el Asian Pacific American Legal Center (APALC) y el bufete legal de Wilson Sonsini Goodrich & Rosati.

“Estoy satisfecha porque el distrito se asegurará de que todos nuestros niños tengan las mismas oportunidades para la educación de calidad que merecen”, dijo la querellante Annie Ogata, una profesora del distrito quien también tiene hijos en las escuelas de Dinuba.

“Para los niños pequeños, aprender a leer es la base para el aprendizaje de toda la vida”, dijo la querellante Nona Rhea, profesora del año de la escuela primaria Roosevelt de Dinuba. “Estoy agradecida por este acuerdo que garantizará que cada estudiante tenga la oportunidad de aprender a leer con sus compañeros”.

La demanda exigió al distrito escolar que dejara de usar un programa llamado Second Language Acquisition Development Instruction (SLADI), implementado en 2009, para enseñar a leer a estudiantes de inglés de primer y segundo grado. La demanda alegó que SLADI era, en esencia, un método defectuoso y no efectivo en la enseñanza del inglés.

“Con las escuelas de California que reciben a uno de cada tres estudiantes de inglés (EL) de los Estados Unidos y, teniendo más estudiantes EL que el combinado de los siguientes seis estados en la lista, este acuerdo es histórico y demuestra que el sueño americano es posible para todos los niños en edad escolar, sin importar su lengua natal”, dijo Mark Rosenbaum, asesor principal para la ACLU del sur de California. “La resolución rápida y exitosa pone de manifiesto que los niños de Dinuba están bien servidos por un superintendente y por personal docente comprometidos que insistieron en que éste caso se resolviera fuera de la corte, proporcionando planes de estudio sensatos y probados para aprender inglés. Esta es una victoria compartida por los niños, profesores y administradores de Dinuba, una victoria que sirve de modelo para todo el estado”.

Según el acuerdo, el distrito dejará de usar SLADI e implementará un nuevo programa para jóvenes aprendices de inglés que comienza en el presente ciclo lectivo. El distrito, además, creará dos programas para remediar las deficiencias del año pasado: un programa después de horas escolares para aquellos a quienes se les negó orientación para leer bajo el SLADI, para que se pongan al día con sus compañeros y un programa de verano extra, ambos sin costo alguno para las familias de estos estudiantes. Como parte del arreglo, el distrito trabajará de mutuo acuerdo con expertos en educación para determinar e implementar un programa para estudiantes de inglés que satisfaga sus necesidades y cumpla con la ley del estado.

Contacto para los medios:
Jason Howe, ACLU-SC, (+1) 213.977.5247, jhowe@aclu-sc.org
http://www.aclu-sc.org/
La demanda exigió al distrito escolar que dejara de usar un programa llamado Second Language Acquisition Development Instruction (SLADI), implementado en 2009, para enseñar a leer a estudiantes de inglés de primer y segundo grado.
http://www.aclu-sc.org/