Si se quiere contar con un sistema de control de asistencia y de horarios, los sistemas biométricos son la mejor opción. Gracias a estos sistemas se puede contar con relojes biométricos, lo cuales permiten vigilar de cerca a los trabajadores de cualquier negocio.

Por: Karoll Wolf

Los sistemas biométricos han pasado de ser algo sólo visto en películas, a ser toda una realidad. De esta manera, es posible toparse con sistemas de este tipo en lugares como edificios de oficinas, bases militares y hasta en escuelas. Un sistema biométrico es un dispositivo, que analiza cosas como huellas dactilares o patrones de iris o retina; con el fin de comprobar la identidad de una persona.

No es de sorprenderse con la presencia de sistemas biométricos en bases militares o edificios de oficinas, sin embargo, la presencia de éstos, en una escuela puede ser algo difícil de digerir. En algunos centros educativos, de Gran Bretaña y los Estados Unidos, se han instalado lectores de huellas dactilares con muchas razones valederas, entre las que están el acceso a almuerzos, el control de material de bibliotecas, controles de presencia y ausentismo, uso de casilleros, maquinas expendedoras e incluso para el uso del transporte escolar.

Con la implementación de la biometría en escuelas, los padres pueden estar al tanto de lo que sus hijos comen. Esto ha sido algo crucial, puesto que la obesidad infantil es un problema de salud público. En la actualidad, los padres quieren vigilar de cerca lo que sus hijos comen, en especial cuando están lejos de casa. Para dar tranquilidad a los padres, algunas escuelas les permiten estar pendientes de los que sus hijos consumen, mediante el uso de lectores de huellas digitales. Cuando un estudiante piensa adquirir algo en la cafetería de la escuela, debe poner su dedo en un escáner de huellas, después de esto aparecerá en la pantalla de un ordenador, lo que dicho estudiante puede o no consumir. Mediante una conexión de Internet, los padres pueden monitorear la cantidad y cualidad de lo que sus hijos consumen o tratan de consumir.

Otra de las ventajas de la biometría en escuelas es que los estudiantes ya no tienen que andar con dinero. Los padres pueden diseñar un plan de gastos para sus hijos y prepagar los que ellos podrán adquirir, durante un periodo específico de tiempo. De este modo, los padres pueden evitar que sus hijos gasten el dinero que les dan, en cosas innecesarias.

Finalmente, con los sistemas biométricos, en centros educativos, es posible establecer un control de acceso a instalaciones, para comprobar que cada estudiante esté en su respectiva clase y no esté en lugares en los que no debería estar. Consecuentemente, se establece un control que mejora la disciplina y comportamiento de estudiantes, lo que siempre se traduce en un buen rendimiento académico.




Los relojes biométricos, los sistemas biométricos y en general todo lo relacionado con la biometría, se ha convertido en parte fundamental, para la constitución de mecanismos de seguridad y control.