Una visión sobre el reto al que tienen que enfrentar los líderes y colaboradores dentro de una organización, sus efectos y beneficios.

Por: David Jimenez

La reacción más natural ante lo desconocido genera un sentimiento de miedo, incertidumbre incluso de desconfianza.

El líder enfrenta uno de los retos más importantes y será la prueba de fuego que le permita demostrar “De qué está hecho realmente”, “lidiar” con paradigmas como resultado de creencias muy arraigadas, son barreras naturales, la preparación académica y la experiencia quizá no digan mucho o permitan por ello entender que el Cambio siempre está presente LO QUERRAMOS O NO forma parte de nuestra propia naturaleza y en toda ORGANIZACIÓN es parte fundamental SI SE QUIERE MANTENERSE Y POISICONARSE a pesar de las amenazas externas como lo serían la propia economía, la delincuencia y la propia competencia.

En este sentido el líder es el personaje destinado a compartir la VISION Y ESTABLECER LAS ESTRATEGIAS ORGANIZACIONALES que le permitan influir positivamente para cambiar la manera de pensar de sus seguidores.

Es importante considerar que el reto no es nada fácil, la renuencia al cambio es propia de la programación que desde años atrás fue depositada como una moneda que sólo tiene dos caras y no permite ver que hay más allá de esas dimensiones.

Todo líder tiene la tarea de idear por así decirlo la manera de sensibilizar a sus seguidores. En CFE el liderazgo presenta una vasta área de oportunidad; los resultados como empresa servidora del Servicio Público de Energía en la División Valle de México Centro no han sido los esperados, a poco más de 4 años la lucha interna entre líderes de proceso y colaboradores es tangible.

En éste sentido, se observa la necesidad urgente de replantear estrategias acordes a la miscelánea cultural del grupo de trabajo dirigidas a TRABAJAR ATENDIENDO la premisa de la VISION tal como se muestra; de otra forma el sentido del rumbo no será cierto y la ACEPTACION AL CAMBIO, mismo que es requerido se verá mermado por una baja participación a comprometer y entregar todo esfuerzo para su cumplimiento.

Será imperante pues, una participación más activa incluso más creativa en el papel del líder de cada proceso, de otra forma el rumbo seguirá manteniendo un ambiente incierto y sin valía.

David Jiménez García, J730J, Chapingo
Instituto de Ciencias y Educación Superior, A.C., Maestría en Liderazgo Desarrollador, Materia: LIDER FORMADOR DE LIDERES