Los tiempos en los que vivimos son difíciles, sobre todo para el sector de la construcción, pero hay algunas empresas de obras y rehabilitación Madrid que aguantan como pueden los efectos de la crisis.

Por: Andres Lopez

 Todos somos conscientes de que vivimos tiempos difíciles como consecuencia de la crisis que azota nuestro país. Muchas familias se encuentran con parte o la totalidad de sus miembros desempleados, esta situación de incertidumbre tanto para familias, como para empresas, afecta al consumo, que ha descendido cuantiosamente en los últimos años.
Uno de los principales sectores afectados ha sido el de la construcción Madrid, muchas empresas no han podido seguir adelante con las obras que tenían previstas causando grandes trastornos tanto a proveedores, como a trabajadores y sobre todo a sus propios clientes que en muchas ocasiones, después de tener concedida la hipoteca se han quedado sin casa.
A pesar de ello, algunas empresas de obras y rehabilitación Madrid han resistido bien y siguen adelante para poder ofrecernos pisos de nueva construcción en las ciudades y pueblos que los necesitan, con mayor profesionalidad y seguridad de lo que se hacía hace unos años. El sector está más controlado, esto da mucha más confianza a los clientes que deciden comprar o reformar una vivienda.
Precisamente el hecho de que estas empresas hayan podido continuar con su labor indica aspectos importantes. Al igual que en todos los sectores, las empresas no solo deben buscar beneficios, sino perdurar en el tiempo. Para ello deben valorar justamente cada negocio que hacen y sobre todo tener unas reservas más allá de la que la ley les exige, poseer un colchón para resistir retrasos e impagos de sus clientes sin tener que dejar de pagar a sus proveedores, empleados, y garantizar sus compromisos en el mercado.
Es más que probable que la mayoría de estas empresas que aún siguen funcionando en condiciones, hayan llevado una contabilidad más previsora que las que han fracasado, hayan pensado que las cosas hoy van bien, pero mañana pueden ir mal y para continuar a flote hay que tomar las medidas adecuadas que permitan el margen necesario para hacer frente a estas situaciones complicadas. Tal como acontece en la economía doméstica, en la empresarial hay que tener ciertos ahorros o reservas, y acertar con las previsiones y provisiones.
Lógicamente, también habrá muchas empresas que lo hayan hecho lo mejor posible y aun así no hayan podido resistir la situación, en ciertos sectores como el de la construcción se mueven grandes sumas de dinero y se asumen grandes riesgos, parece ser que las expectativas mejoran y el 2013 promete ser un año mejor en muchos sentidos.

 construccion madrid