Para la seguridad de hogares y oficinas los sistemas biométricos y más precisamente los lectores biométricos son lo propio.

Por: Gabriel Collins

La biometría se encarga de medir y analizar las características del cuerpo humano, para una sencilla identificación de personas. Hoy en día, es fácil encontrar varios sistemas biométricos, los cuales cuentan con cierto número de componentes. Uno de ellos es el lector biométrico, el cual debe tomar la información de alguna parte del cuerpo. En este aspecto se puede mencionar a los lectores de huellas, a los de geometría de la mano, a los de patrones oculares y a los de rasgos faciales.

El segundo componente de un sistema biométrico es el software, que usa la información obtenida -por el lector- y la transforma a un formato digital. La información es, de este modo, almacenada en un banco de datos.

Los lectores biométricos han sido usados, desde hace muchos años, por el sector comercial y el estatal, pero cada día son usados por otras instituciones más pequeñas y hasta por personas comunes y corrientes. Esto ha llevado a que los sistemas biométricos sean usados en muchas nuevas aplicaciones. Una de éstas está relacionada con los relojes biométricos.

Los relojes biométricos se usan como controles de asistencia. De este modo, han desplazado a métodos antiguos como los relojes ponchadores, las tarjetas de llegada o las planillas de asistencia. En los relojes biométricos se usa, por lo general, lectores de huellas o de geometría de la mano y con ellos se realiza una recolección de información, de horas laboradas de manera simple y automatizada.

La comodidad es una de las razones, por las que muchos empleadores hacen uso de los relojes biométricos. Sólo hay que tocar el lector por un par de segundos y el reloj emitirá un sonido, que reporta que la transacción ha sido exitosa. Al usar tecnología de este tipo se ofrecen mejores resultados, que los sistemas de escarapelas de acceso, las cuales podían presentar problemas como su pérdida, robo, mal uso o clonación. Aparte de esto, el registro de nuevos empleados es muy sencillo y económico también, gracias a los relojes biométricos.

La tecnología biométrica es muy precisa, además también es confiable, puesto que no existen dos personas que cuenten con indicadores biométricos iguales –ya sean huellas, las forma de la mano, el iris, la retina, etc.- . Es por ello que un reloj biométrico no tendrá problema alguno, a la hora de diferenciar e identificar a cada empleado.

Además, los relojes biométricos se aseguran de que el tiempo laborado, por un empleado, sea liquidado de manera adecuada. Consecuentemente, se obtienen cálculos exactos, que no presentan errores o inconsistencias, lo que evita que se hagan pagos innecesarios.


Para evitar que personas ajenas a un sitio ingresen a él, los lectores biométricos son lo que se debe usar. Los sistemas biométricos validan la identidad de las personas.