Un estudio realizado por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) desvela que la Comunidad cuenta con una producción potencial estimada de biomasa de 918 toneladas equivalentes de petróleo

Por: Javier Alvarez

Un estudio realizado por el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) desvela que la Comunidad cuenta con una producción potencial estimada de biomasa de 918 toneladas equivalentes de petróleo, lo que supone el 8,7 por ciento del consumo actual de energía primaria en la región.

El técnico del Itacyl Enrique Burón presentó hoy esta investigación sobre el potencial bioenergético del sector agroganadero y de la industria agroalimentaria de Castilla y León, promovido por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) y financiado con fondos europeos, en la feria Expobionergía 2011, que se celebra ayer, hoy y mañana en la Feria de Valladolid.

Burón explicó que a la Comunidad “le falta bastante para llegar a aprovechar todo ese potencial”, aunque destacó que “se está avanzando” y que estamos “en buen camino” para poner en valor todos los residuos y cultivos que ahora no se aprovechan. Respecto a la producción de biomasa que podría llegar a tener Castilla y León, comentó que los sectores con más potencial son los residuos agrícolas, forestales y los procedentes de las industrias agroalimentarias (lácteas, cárnicas, de vegetales, etc.).

El técnico indicó que este primer estudio es “más teórico” y que en él se han limitado a analizar el potencial valorizable y que no entre en competencia con otras industrias que ya están en funcionamiento, y que en posteriores trabajos se analizará como ponerlo en valor.

Dentro de Expobionergía, el Itacyl presentó hoy además otros dos proyectos impulsados por el MARM y financiados con fondos europeos, centrados en el potencial de producción y uso del biogás en Castilla y León, y en la eficiencia energética con bioenergía en granjas de vacuno, desarrollado en la Comunidad, en Galicia y en Asturias, y publicado en el Manual de buenas prácticas y eficiencia energética de las tres regiones.

Respecto a este último, los expertos del Instituto Tecnológico Agrario resaltaron que los ganaderos castellanos y leoneses tienen que afrontar un coste energético de 0,014 euros por cada litro de leche que producen, fundamentalmente por el pago del gasóleo. Esta cifra está por encima de los costes en Galicia y en Asturias lo que, según esta investigación, se debe a que Castilla y León tiene “una mayor carga de automatización” en sus explotaciones ganaderas que las otras dos regiones.

Los autores del estudio plantean a los ganaderos una serie de medidas para reducir ese gasto en energía, entre ellas usar sistemas de pre-enfriamiento de la leche y para recuperar el calor del agua caliente sanitaria, que son “muy sencillos” y permiten importantes ahorros en la factura eléctrica.

Asimismo, inciden en la importancia de la ventilación del condensador, el equipo que genera el frío dentro del tanque, y del mantenimiento general de todos los equipos y maquinaria para reducir los consumos y alargar su vida útil. También animan a los ganaderos a revisar su factura eléctrica buscando las tarifas más adecuadas a sus necesidades y la potencia que necesitan.

Otras propuestas del estudio son la implantación de sistemas de recogida automática de las deyecciones y de variadores de velocidad (aparatos que se colocan en los equipos de vacío y mejoran su eficiencia y rendimiento con arranques más progresivos y sin saltos), además de recurrir a las energías renovables para obtener parte de la energía que necesita la explotación.

energia biomasa