Seguir manteniendo la despenalización del consumo de drogas, conllevará a legalizar su comercialización o tráfico como pretende hacer el actual Alcalde del distrito de Surquillo, quien a inicios del presente año se constituyó al Congreso de la República llevando consigo ocho gramos de marihuana.

Por: Rosa Isabel Flores Chávez

Hace algunos años he escrito algo relacionado al tema en la Revista del Foro, un tema que quizá no resulte prioritario para muchos de nuestros legisladores, sabe Dios en base a que intereses, pero se trata de un tema que merece darle la importancia que en realidad la tiene.

El actual Alcalde del distrito de Surquillo, quien a inicios del presente año se constituyó al Congreso de la República llevando consigo ocho gramos de marihuana en paquetes para llamar la atención sobre su propuesta, que consistía en que el Estado a través del Ministerio de Salud se haga cargo de la venta de drogas a adictos registrados en un padrón oficial a fin que éstos puedan adquirir los estupefacientes, añadiendo que de ese modo el Ministerio de Salud podrá ayudar en la lucha contra el tráfico de drogas; idea bastante errada por cierto.

EL PROBLEMA SOCIAL QUE CONLLEVA EL CONSUMO DE DROGAS:
El problema de las drogas constituye un grave atentado a la vida y la salud de las personas, atenta además contra la seguridad y el bienestar de toda la humanidad, daña a la juventud en general, a quienes lo consumen y a quienes no lo consumen, ya que éstos últimos están siempre expuestos al peligro que conlleva el estar rodeados de uno u otro modo de quienes lo consumen.

Permitir el consumo de drogas, es aceptar que existan vendedores o comercializadores de dicha ilícita sustancia, siendo un vano intento el pretender erradicar la comercialización de drogas si por otro lado permitimos el consumo, permitiendo tácitamente la venta al consumidor, quien terminará convertido en un delincuente más, en una escoria para la sociedad, ya que el drogadicto para consumir tendrá previamente que robar para obtener dinero y comprar su droga, ya que la gran mayoría de éstos carecen de empleo, una vez drogado, seguirá robando ya que se le hace más fácil cometer el delito.

Llegará asimismo a matar para robar y matará también encontrándose en estado de drogadicción y luego justificará su conducta afirmando no recordar lo que hizo por el estado en que se encontraba, como suelen proceder en esos casos; es decir el consumo de drogas trae consigo un sistema concatenado de negativos sociales en la que todos resultamos afectados de uno u otro modo, y tratándose de la juventud una pérdida humana irreparable para el país.

LA URGENTE NECESIDAD DE PENALIZAR EL CONSUMO DE DROGAS:
Al respecto el artículo 299º del Código Penal modificado por el Artículo 2 del Decreto Legislativo N° 982, publicado el 22 julio 2007, establece:
“No es punible la posesión de droga para el propio e inmediato consumo, en cantidad que no exceda de cinco gramos de pasta básica de cocaína, dos gramos de clorhidrato de cocaína, ocho gramos de marihuana o dos gramos de sus derivados, un gramo de látex de opio o doscientos miligramos de sus derivados o doscientos cincuenta miligramos de éxtasis, conteniendo Metilendioxianfetamina - MDA, Metilendioximetanfetamina - MDMA, Metanfetamina o sustancias análogas. Se excluye de los alcances de lo establecido en el párrafo precedente la posesión de dos o más tipos de drogas.”
Como vemos actualmente se permite poseer un tipo de droga para el propio e inmediato consumo siempre y cuando no supere las cantidades mínimas señaladas en la citada norma, siendo punible el hecho de poseer dos o más tipos de droga así no superen las cantidades señaladas.

Sobre la modificación de este dispositivo existen diversos proyectos de ley presentados al Congreso de la República, señalando solo dos de ellos tenemos el Proyecto de Ley Nº 3259/2008.GL presentado con fecha 08 de mayo del 2008 por el Alcalde de la Municipalidad Distrital de Jesús María, proponiendo al Congreso de la República penalizar el consumo y posesión de drogas en lugares públicos; del mismo modo se tiene el Proyecto de Ley Nº 3436/2009-GR presentado por el Congresista Wilder Calderón Castro, entre otros con fecha 27 de agosto del 2009, proponiendo penalizar la posesión de droga prevista en el artículo 299º del Código Penal.

Cualesquiera de las propuestas merecen su aprobación ya que están dirigidas a penalizar la posesión de drogas con fines de consumo, con la aprobación de la norma acabaremos con el tráfico o comercialización ilícita de dichas sustancias tóxicas, ya que al no haber compradores no habrá vendedores; pues actualmente como la posesión de drogas para el propio e inmediato consumo está legalmente permitido, también está tácitamente aceptada la venta o comercialización de drogas, al respecto nos preguntamos ¿si no habría comercializadores, de donde comprarían los consumidores la droga?.

Tal situación recién acabará cuando se reprima penalmente la posesión con fines de consumo, ya que nadie querrá ir preso a un penal a consecuencia de este hecho, no creo que si a cualquier persona le preguntamos si quiere ir preso a un penal, nos vaya a contestar que estaría gustoso, pues con el encierro de éstos en los Establecimientos Penales donde realicen trabajos estrictamente supervisados iniciaremos el camino hacia la paz social que todos anhelamos; pues los problemas sociales que hemos descrito en el punto precedente obligan a que de modo urgente se penalice el consumo de drogas, pues de no penalizarse dicha conducta de nada servirá la lucha que se promueva a través de la creación de leyes, como el Decreto Legislativo 8243

Además, conforme al artículo 8º de la Constitución, le corresponde al Estado combatir y sancionar el tráfico ilícito de drogas, y justamente la forma de combatirlo y sancionarlo es penalizando su consumo, castigando con cárcel a quienes lo consumen, no hay otra forma de combatirlo; de lo contrario será en vano la lucha frontal contra la producción ilegal de la hoja de coca la cual es utilizada como materia prima primordial que agregada con otros insumos, como el kerosene, al ácido sulfúrico se logra la elaboración de la pasta básica de cocaína o pasta base en los laboratorios clandestinos, constituyendo dicha hoja procesada en las pozas de maceración, la primera fase de la elaboración de la droga.

De igual modo si no se penaliza el consumo de drogas de nada servirá la ardua lucha que viene efectuando el Ministerio Público conjuntamente con la Policía Especializada contra la delincuencia común y la organizada; pues mientras se permita el consumo de drogas seguirá existiendo delincuencia común que arrebate la cartera o la billetera a un transeúnte, quien de oponer resistencia puede ser hasta asesinado por el delincuente drogadicto con tal de lograr su objetivo y con el dinero que éste encuentre o con lo que obtenga de la venta de la cartera o la billetera que sustrajo y los bienes que ahí encuentre, adquiera (compre) la droga que necesita para su consumo; igualmente si no se penaliza el consumo de drogas seguirá existiendo la delincuencia organizada quienes con el producto de la venta de droga que rebasa las fronteras y que cada año va en aumento, crecen también sus ganancias ilegales, incurriendo de ese modo en el delito de lavado de activos que tanto daño hace a la economía del país impidiendo su desarrollo.

CONCLUSIÓN:
A modo de conclusión debemos señalar que el problema de las drogas constituye un grave atentado a la vida y la salud de las personas, atenta además contra la seguridad y el bienestar de toda la humanidad y daña a la juventud en general, por ello resulta de urgente necesidad que se penalice la posesión de drogas con fines de consumo, ya que con dicha penalización acabaremos con el tráfico o comercialización ilícita de dichas sustancias tóxicas, pues al no haber compradores no habrá vendedores; actualmente la posesión de drogas para el propio e inmediato consumo está legalmente permitido a través del primer párrafo del artículo 299º del Código Penal, lo cual implica la tácita aceptación de la venta o comercialización de drogas, situación que recién se erradicará cuando se reprima penalmente la posesión con fines de consumo y los consumidores sean encerrados por unos años en los recintos carcelarios efectuando trabajos o labores técnicas beneficiosas y debidamente supervisados por profesionales idóneos.

Si ello no ocurre seguiremos luchando en vano por erradicar el tráfico ilícito de drogas, pues ni con la formulación de leyes especiales como el Decreto Legislativo 824, ni con lo normado en la Constitución que proclama combatir y sancionar el tráfico ilícito de drogas, lograremos nuestros objetivos; por todo ello debemos poner mano dura a esta situación, penalizando el consumo de drogas como ocurre en otros países.


Dra. Rosa Isabel Flores Chávez.
Abogada, egresada de la Universidad San Martín de Porres. Fiscal Adjunta Provincial Penal del Distrito Judicial de Lima - Perú. Ha desempeñado cargo público como Abogada de Oficio del Ministerio de Justicia del Perú. Ha escrito diferentes artículos de especialidad de la Gaceta Jurídica y prestigiosas editoriales jurídicas del Perú.