Trata sobre el bienestar, de alguna manera de poder llegar a conseguirlo plenamente y de cinco factores que lo determinan. Saber que está en nuestras manos es muy reconfortante y cómo adquirirlo también.

Por: Enrique Jimenez

Siempre buscamos sentirnos bien pero ese deseo precisa de cinco factores que mantienen la felicidad: el trabajo, las relaciones, la economía, la salud y la sociedad. Cada vez hay más estudios que definen cómo mejorar nuestro bienestar.

¿Para ello se necesita un cambio rotundo? Seguramente, pero no por la dificultad si no por el estilo de vida que llevemos hasta hoy. Todos poseemos una gran fuerza de voluntad y un profundo deseo de mejorar nuestra vida para así poder gozar del bienestar, y aunque quizá el trabajo y otras cosas nos hayan privado de ello, hoy vamos a dar un paso en otra dirección.

Hasta hace muy poco la psicología apenas había estudiado el bienestar, sí lo había hecho sobre la depresión, la ansiedad... pero no del BIENESTAR.

Ahora se sabe que no estar mal no significa no estar bien. El bienestar no es ser felices ni gozar exclusivamente de economía o algo en concreto, el bienestar es sentirse bien en todos los ámbitos.

Muchas personas piensan que un cambio en su vida les haría más felices ( casarse – o divorciarse -,trabajar , jubilarse...) pero en realidad eso no es así, numerosos estudios afirman que hay que estudiar a varias personas para determinar su grado de bienestar.

El bienestar no sólo depende de un factor en concreto si no de sentirse bien en todos los ámbitos.

Veamos “las cinco claves” detenidamente:

El trabajo: si nos gusta lo que hacemos y cómo pasamos el tiempo.
Las relaciones: tener el afecto y la seguridad de las personas que nos rodean.
La economía: cómo manejamos el dinero y en qué grado estamos.
La salud: se refiere a cómo nos sentimos físicamente y si nos encontramos bien de salud.
La sociedad: implica si nos sentimos integrados en la sociedad en que vivimos.

Hay estudios que dicen que la mayoría de la población está bien en por lo menos uno de estos factores, mientras que sólo el 7% está bien en todos. Algo muy reconfortante es que nosotros podemos actuar en las cinco áreas, no es algo sobre lo que no podemos actuar, está en nuestra mano.

“El hombre dado a lo sensible se ríe a menudo cuando no hay de qué reírse. Su bienestar interior sale a relucir sea cual sea el móvil que lo estimule.” Johann Wolfgang Von Goethe

Enrique Jimenez

Agradecimientos a iMprove (publicar en iphone). Para mas información sobre desarrollo personal visita iMprove