Las palabras clave son muy importantes para la optimización de tu página, pero también pueden traer problemas.  En todos lados siempre se ve que, para poder tener una buena posición en Google y los demás buscadores, hay que tener las mejores palabras clave.

De hecho, antes de empezar, primero hay que investigar las palabras que se van a utilizar, evaluarlas y tener un plan bien trazado para poder irlas poniendo en alto, aunque tome algo de tiempo.

A fin de cuentas, una vez que estén arriba, todo el esfuerzo habrá valido la pena.

Esto es verdad… hasta cierto punto. Sin embargo, también trae un problema: crear contenido se convierte en una monserga.

Hay quienes no dejan pasar ningún artículo a menos que esté lleno de palabras clave y perfectamente optimizado.

Eso suena como a una buena práctica, pero también trae la cosa de que los artículos optimizados se convierten en una cosa difícil de escribir y llegan a ser bastante aburridos.

¿Has escuchado los discursos de los políticos? Largos, llenos de palabrería y difíciles de entender. ¿La razón? Están hechos para distraer y para no ofender a nadie. Están “optimizados”.

¿Cuánto de tu contenido está siempre optimizado? ¿Todo?

Cuando es así, como que se pierde algo. Los motores de búsqueda dominan más que un mercado: también dominan el contenido. O eso queremos creer.

Sin embargo, basta con hacer algunas búsquedas para saber que esto no siempre es cierto. ¿Por qué hay personas que escriben artículos entretenidos, prácticamente sin palabras clave, y están en los primeros lugares?

Estos parecen hacer todo al revés y aún así les va bien. La razón es que su contenido gusta a la gente, que se supone que debería ser el objetivo de todo esto.

Con esto no quiero decir que no hagas tu investigación pero sí que no te obsesiones con las palabras clave. He aprendido que siempre será mejor medio optimizar que sacrificar el flujo de un buen artículo.

Si a esto le sumas que Google está penalizando el contenido sobre-optimizado, entonces parece que lo mejor es volver a lo que se supone que deberíamos estar haciendo: creando contenido y disfrutándolo.

A fin de cuentas, es lo que hace que la comunicación sea efectiva, e Internet es todo acerca de comunicación.

Conseguir tráfico no es tan complicado como antes. Sigue la liga para ver algunas otras opciones de optimización.