Los sistemas biométricos han avanzado mucho en los últimos años y por ello, ya pueden ser encontrados en lugares como negocios o empresas. Un ejemplo de esto es el reloj biométrico.

Por: Karoll Wolf

A menudo, muchos encargados de negocios se preguntan si sus empleados están donde deberían estar. Del mismo modo, un gran número de ellos se cuestiona si su sistema de control de horarios es tedioso, lento e impreciso.

Para dejar todas esta preocupaciones, los encargados de negocios, deberían implementar el uso de relojes biométricos e integrarlos a su software de nómina. Actualmente, un número considerable de negocios ha comenzado a hacerlo y ha obtenido resultados significativos. A continuación se mencionan algunos puntos positivos de los relojes biométricos.

-Mejores procedimientos de nómina: con el uso de un reloj biométrico, las horas trabajadas se ingresan automáticamente, en el reloj, cuando el empleado llega o sale de su trabajo. Esto elimina la necesidad de las tarjetas de tiempo, hechas a mano. Al deshacerse de estas rutinas atrasadas, se elimina la confusión que puede generar la manera en que algunas personas escriben. Cuando se llega el tiempo de liquidar la nómina, el tiempo trabajado se toma, de manera electrónica, desde el reloj, así que no hay que trascribir datos. Todo esto no sólo ahorra tiempo, sino que aumenta la precisión y calidad de las cuentas realizadas.

-Seguimiento más preciso de las horas trabajadas: actualmente existen empresas, en las que los mismos empleados anotan sus horas de entrada y salida, en hojas de papel. De este modo, muchos jefes no creen que sus empleados sean totalmente honestos a la hora de anotar sus horas. Esta preocupación puede reducirse de manera drástica, con la implementación de relojes biométricos. Con un reloj biométrico, el jefe puede ver la hora real de salida o de ingreso de un empleado. Esto es posible porque el personal debe colocar su dedo en un lector de huellas, que marca el tiempo. Los empleados no pueden ni adelantar ni atrasar dicho reloj, por lo que la información que se registre será totalmente verídica.

-Optimización de procesos: cuando se integra un reloj a los programas para el pago de nómina, todos los procesos se hacen más rápidos y simples. En sistemas antiguos, era necesario reescribir los datos tomados del reloj checador, para pasarlos a libros de contabilidad físicos o virtuales. Si se usa un reloj biométrico esto ya no tiene que suceder, puesto que el sistema cuenta con un registro electrónico de horarios, que le facilita el trabajo a contadores y a auxiliares.

 


La biometría y más precisamente los sistemas biométricos son la mejor opción para mejorar la seguridad de lugares que así lo requieran.