Los dispositivos electrónicos como lectores de huella digitales, son sistemas biométricos y hoy hacen posible un control de acceso que detecta fácilmente suplantaciones.

Por: Jhoyber Palacio

Los escáneres de huellas digitales han remplazado al acceso por contraseñas, en algunos computadores portátiles. Asimismo, los escáneres de iris también han causado mucha sensación. No obstante, los expertos aseguran que el escaneo de palmas es el futuro de la biometría. Al menos eso es lo que dice la reconocida compañía Fujitsu.

Hiroko Naito, manager de desarrollo de Fujitsu, ha dicho que su tecnología, de lectura de la palma de la mano, usa escaneos de infrarrojo cercano para identificar a las personas, mediante el patrón de sus venas. Dicho patrón es igual de distintivo que las huellas digitales. Para el uso de este sistema sólo se debe poner la mano sobre un sensor, sin hacer contacto, lo cual es algo simple e incluso higiénico, asegura Naito. Asimismo, se trata de un sistema biométrico que es menos invasivo que los demás.

En la actualidad, en los Estados Unidos, los escáneres de huellas digitales son los más populares. Algunos sostienen que ello se debe a que son mucho más pequeños que los escáneres de la palma de la mano y que éstos últimos son poco versátiles. No obstante, hace poco Fujitsu presentó un escáner de palma que está dentro de un mouse. Existen varias razones para que esta compañía se haya enfocado en los lectores de palmas, una de éstas es que en Japón los lectores de huellas digitales están asociados con el crimen y el desaseo, por ello existe algo de aversión cultural hacia ellos. Además, el aspecto higiénico es muy importante en Japón, por lo que en dicho país la gente es reticente a tocar una superficie que muchos otros han tocado.

Naito también ha señalado que su lector de palmas es superior a los de huellas digitales, puesto que un porcentaje considerable de la población –cerca del 8%-, no puede usar los sistemas de análisis de huellas, debido al estado o falta de sus dedos. La tecnología de Fujitsu puede ser usada por cualquier persona y aún si se trata de personas que han perdido sus manos, éstas pueden usar otra parte del cuerpo, afirmó Naito.

Naito también aseguró que tratar de engañar a esta tecnología, con partes amputadas, es inútil porque que cuando una mano es separada del resto del cuerpo, ésta comienza a perder su presión sanguínea, ya que las venas cambian de forma. Aunque Naito asegura que nunca han probado esto, por cuestiones que son más que lógicas, sí han probado su sistema con cadáveres y se ha determinado que ello no funciona porque el sistema debe detectar el flujo sanguíneo, por medio de la venas en tejido vivo.

Hoy existen dispositivos para el control de acceso que están optimizados por los sistemas biométricos. Se trata de dispositivos que validan y establecen identidades en puntos de ingreso.