El bambú es el árbol de mayor elevación de todo el planeta, quizás la criatura viva que más rápidamente crece, tanto así que en Japón se usa aún hoy como materia prima y se le da una importancia aún mayor que al cemento, acero o al silicio de los semiconductores.
Durante sus siete primeros años crece pero hacia abajo, ex  El bambú es el árbol de mayor elevación de todo el planeta, quizás la criatura viva que más rápidamente crece, tanto así que en Japón se usa aún hoy como materia prima y se le da una importancia aún mayor que al cemento, acero o al silicio de los semiconductores.
Durante sus siete primeros años crece pero hacia abajo, expande sus raíces hasta lo más profundo, acumula más y más fuerza. Su vida reside en su raíz y aunque se corte el tallo, el bambú seguirá creciendo.
Se hace tan poderoso que después de los siete años, crece mensualmente hasta 30 metros y aún cuando lo cortes seis veces, seguirá creciendo los mismos 30 metros en un solo mes. Por eso es tan apreciado. Si la desgracia cae sobre él, sabe renacer de sus cenizas y llegar otra vez a lo más alto empezando casi desde cero.
El bambú nos ilustra la paciencia como un elemento de fortaleza y arraigo ante cualquier emprendimiento. El milenario árbol nos grafica la importancia de cultivarla, al demostrarnos la trascendencia de eliminar la desesperanza.
Si bien no necesitas elevarte 30 metros, sí requieres de una fuerte y arraigada paciencia para alcanzar la meta de implantar un nuevo hábito. Sin esta cualidad, podrías ser víctima de la desesperación, esa que te bloquea física y emocionalmente e impide la fluidez en tus acciones al generar rechazo natural hacia el hábito en desarrollo.
La implantación de hábitos no es tarea fácil. Debemos impulsar el cambio al administrar la acción y el entusiasmo. Asegurar su permanencia sustentándolo con un buen motivo y una mente abierta. Introyectarlo sinceramente a través de la constancia y actitud. Pero, sobre todo, comprometernos a sembrar la paciencia para promover la formación de sanos y provechosos hábitos.
“Ten paciencia con todas las cosas, pero sobre todo contigo mismo”
San Francisco de Sales

Por: Jaime Mora
Si quieres leer articulos acerca de crecimiento personal visita: www.impulsate.com y suscribete gratis a la revista digital Impulso.