Se repite nuestra historia y nuestros errores, todo porque no tenemos en cuenta las Reflexiones sobre nuestras relaciones pasadas. A diario inician y terminan relaciones, todos pensamos “esta persona si es”. Pensamos y nos proyectamos a futuro con nuestra pareja, pensamos que la vida antes de esta nueva pareja no valía la pena, que solo ahora, es que estás empezando a vivir realmente. Sientes que ahora sí has encontrado a “tu media naranja” y todo durante ese tiempo con él o ella, sean minutos o días, parece perfecto.

Pero llega el momento en que todos tus proyectos e ilusiones se desvanecen. Pasas de un feliz sueño a despertarte en una realidad que muchos consideran “una pesadilla”. Nos llega el tiempo para hacer nuevas Reflexiones.

Aquella persona que creías indispensable en tu vida y que hoy te dice adiós, te hace sentir que nada en tu vida podrá estar bien, sientes que tu felicidad se perdió ahora que esa persona no está…

Pero te equivocas. Dentro de ti mismo está toda la fuerza necesaria para salir adelante, recuerda que de las personas debemos aprender todo lo que más podamos mientras gocemos de su presencia, para no extrañarlas cuando ya no estén. No podemos crear falsas dependencias, apegos a cosas o personas, porque nada ni nadie es indispensable en la vida, porque todo cambia y todo evoluciona. Analiza estas Reflexiones.

El apego es una forma de negar nuestro valor individual y delegar en otro ser u objeto nuestra felicidad. Vivir esto no es muy coherente, porque la felicidad se encierra en las cosas que hacemos y que vivimos día a día.
Hoy te invitamos mediante estas cortas Reflexiones, a que dediques más tiempo a tu espiritualidad, cuando una persona se hace fuerte espiritualmente, nunca va a delegar su propia felicidad en otra persona. Tampoco dicha felicidad va a depender de los objetos o cosas materiales que la rodeen, la verdadera riqueza la tiene aquel que es capaz de desprenderse de todo, sin miedo ni esfuerzo.

La riqueza espiritual es la que más engrandece y enaltece al hombre, recuerda que esa grandeza espiritual se va a reflejar en tu exterior y por ello todo aquel que te vea mirará tu belleza y tu grandeza. Las mejores Reflexiones que puedes aplicar. Despójate de las ideas de la belleza física, de la belleza artificial, cultiva tu mente, tu corazón y tu espíritu, inténtalo y con el paso de los días encontrarás que ya no dependes de nadie, sino que vas a atraer la buena energía y mucha gente se acercará a ti, no por tu dinero ni por tu belleza exterior, sino porque realmente pueden observar tu inteligencia y tu riqueza interior.

Lo más grato de todo, puedes compartir tu secreto y estarás en capacidad de dar realmente buenos consejos y serás la guía de muchos, les aportarás buenas Reflexiones, que ayudarán a lograr la felicidad en más personas.


Reflexiones