La situación financiera nos preocupa a todos. Trataré de explicar lo que está ocurriendo, sus posibles consecuencias y los errores cometidos hasta la fecha por muchos países, y evidentemente, ya la cabeza, España.
La situación actual en la que se encuentra sumergida el mundo occidental no es un problema de ahora. Desde hace décadas se ha utilizado el endeudamiento como forma de crecimiento, y si bien el apalancamiento no es malo en sí mismo, si lo en cantidades no previsibles de dominar. Y esto último es lo ocurrido tanto en EEUU como en Europa, así como a principios de los noventa en Japón.

Evidentemente el mundo occidental no aprendió de Japón, país que actualmente empieza a ver los " brotes verdes " y que ha vivido (y vive) con el peligro de la deflacción. La vivienda se comió el ahorro de sus ciudadanos e hizo caer el sistema bancario. Exáctamente lo mismo que ha ocurrido en muchos países de occidente y especialmente en EEUU, España e Inglaterra.

El sistema financiero se vino abajo por las hipotecas basura, y lo que es más grave, ello fue consentido por las propias autoridades financieras al no poner reguladores en el sector hipotecario. Todos los países se endosaban, en forma de fondos de inversión, grandes sumas de productos hipotecarios por una simple comisión, lo que hizo extender la basura por todo el mundo. La banca ha estado, y en muchos casos está, excesivamente apalancada, teniendo a fecha de hoy que hacer juegos de artificio para que su contabilidad no muestre pérdidas debido a los activos que han tenido que quedarse en sus propias manos.

Pero no ha sido solo el mundo hipotecario el que ha dado la campanada, muchos sectores de la economía real han vivido a través de prestamos, y ello ha hecho que al colapsarse el sistema financiero no se renovasen los préstamos a estas empresas, induciendo tal maraña de despropósitos a la quiebra de muchas empresas. Los propios Estados, y ante la enorme crisis que se fraguó se endeudaron hasta lo nunca visto ( y ya lo estaban a esta fecha de manera alarmante ).

El mundo tendrá que esperar unos años para que el propio sistema financiero se sanee, sin él no hay economía por mucho que se haga. Mi predicción son años de estancamiento hasta que los gobiernos y los propios ciudadanos bajen su deuda a límites soportables. Lo importante será que una vez ocurra eso no caigamos en lo mismo.

Jorge Juan Gutiérrez
http://www.diamantesdecompromiso.com
Fernando el Santo 24,  28010 -Madrid-