Crear une empresa de ropa para mujeres administrada por un hombre, cómo uno de los mayores retos adquiridos en base a la dificultad de elegir el articulos más adecuado para el éxito

Por: Jorge Luna

El vestuario de una chica es su santuario, es una de las tareas más difíciles, dar con sus gustos, imagína lo difícil que es regalar para un padre ropa a su hija, o para un esposo, darle de sorpresa un conjunto de vestir para su esposa.

El mundo de la ropa de moda es muy extenso y hacerle seguimiento es una de las tareas más difíciles que le ha de tocar a un hombre que quizás, se vista una vez al año y con modelos normalmente clásicos.

Ahora el misterio más grande sería, ¿cómo un hombre puede montar una tienda de ropa y sobrevivir en un mundo tan competitivo dónde la mayoría de las mujeres y las grandes corporaciones con grandes cantidades de capital son las vencedoras?.

La respuesta es simple, el hombre debe aliarse con las mujeres, la disponibilidad de articulos de vestir en su primera salida al mercado debe ser pequeña, aún cuando cuente con el capital suficiente de para currarse un inventario algo extenso, el hombre debe ser precabido y conocer primero el interés del mercado.

A las mujeres le gusta la ropa a la moda, pero más le encantan los modelos que no son tan comúnes al salir a la calle, por eso la innovación se pone de pies, pero para saber que para ellas es innovador, hay que tener una pequeña cantidad de variedad y mostrarlas a los clientes.

Si se hace venta de los productos, es un éxito, pero sino se logra hacer venta alguna también lo será, puesto que en el proceso se puede tener la experiencia de relacionar y comparar lo adquirido con lo deseado y ahí es dónde entran en juego el mundo de preguntas de qué realmente es lo que satisface a una mujer.

La compra de ropa nueva por parte de una mujer es una tarea de mucho cuidado para ella, aún cuando el vestuario es tan extenso y quizás en muy poco tiempo deba comprar más ropa, esta siempre será un cliente difícil en el campo, el estudio oportuno de los intereses de una mujer a la hora de adquirir su ropa son fundamentales para el éxito de una nueva empresa de ropa creada por un hombre.