En el mundo de hoy es importante contar con un control de acceso que de veras sea confiable y una de las pocas maneras de lograrlo es optando por los sistemas biométricos (lectores de huellas, escáneres de la retina, etc.)

Por: Rick Bartonf

Aunque desarrollar tecnología biométrica es un proceso muy complicado, el funcionamiento de los sistemas biométricos es algo bastante simple. De esta manera, muchos expertos en el tema han dividido el reconocimiento biométrico en 6 partes. Las tres primeras hacen referencia al enrolamiento, al almacenamiento y a la comparación. Luego de éstas se habla de un sensor, una computadora y un software. El enrolamiento es el proceso de ingresar al sistema una cualidad física o de comportamiento como una huella digital, la forma de la mano, el iris, etc. Cualquiera fuere el caso, esta información debe ser escaneada y almacenada en el sistema, como un código o un gráfico, para ser usada más tarde en el momento es que se requiera de acceso.

Cuando se suministra un patrón biométrico a la interfaz de escaneo, ésta compara la información del enrolamiento o la muestra guardada, con la nueva información cuando un re-escaneo es ejecutado. Si después de esto hay una correspondencia, el acceso es garantizado, de lo contrario el acceso es denegado. Todo esto se lleva a cabo en el sensor de la computadora y gracias al software de la misma.

En la actualidad, se puede ver que las cerraduras biométricas se están haciendo muy populares, no sólo en lugares como bases militares o multinacionales, sino también en hogares. Las razones para que esto esté sucediendo es que las cerraduras biométricas son de fácil instalación, de hecho, su instalación no es más compleja que la de una chapa tradicional. Pero más allá de eso, estas cerraduras eliminan la necesidad de llaves y hacen que el acceso a hogares, negocios, etc.; sea libre de estrés.

Son tantos los beneficios de la biometría que, con sus cerraduras, los miembros de una familia no tienen que estar sacando duplicados de llaves, ya que sólo basta con escanear sus cualidades en el lector de la cerradura, para luego tener el acceso garantizado. De la misma manera, con una cerradura de éstas se termina la preocupación de que los niños extravíen sus llaves o que se queden encerrados o por fuera de sus hogares.

Los sistemas de seguridad biométrica representan un gran avance tecnológico, que debería ser adoptado por un mundo en constante cambio, en el que la seguridad siempre será una de las principales necesidades. Con la implementación de sistemas de este tipo es posible dar una mejor protección a lugares, a posesiones, a información y en general a todo lo que requiera de seguridad y los sistemas convencionales no puedan brindársela.

Para evitar problemas relacionados a la seguridad, un control de acceso es una de las mejores ideas y mucho mejor si dicho control cuenta con sistemas biométricos de identificación.