Si se está cansado de los problemas de las chapas tradicionales, lo mejor es optar por cerraduras biométricas, las cuales está hechas a prueba de todo. Los sistemas biométricos saben quiénes pueden ingresar a determinado lugar.

Por: Gabriel Collins

Los sistemas biométricos, de reconocimiento facial, se están volviendo muy famosos en la actualidad. No obstante, existe algo de controversia alrededor de esta solución de seguridad. Esto se debe a que ha habido incidentes con sistemas biométricos, de este tipo, en los que éstos no han sido capaces de identificar caras con precisión. Estos problemas no han sido muy frecuentes, pero han hecho que se abra un debate al respecto. Sin embargo, lo que hay que tener en claro es que el reconocimiento facial es un método seguro y preciso.

Los sistemas biométricos, para el reconocimiento facial, trabajan al medir los rasgos inmutables de la cara. La distancia entre los ojos, el grosor de los labios, las forma de los pómulos y otras cualidades del rostro; se mantienen constantes a lo largo de la vida. Por esta razón, cuando una cara aparece al sistema por segunda vez, éste la reconoce después de un rápido escaneo. Los sistemas más modernos emplean un software, que usa imágenes en tercera dimensión para mayor precisión.

Cuando una persona o entidad piensa en biometría, debe saber que no existe nada perfecto en el mundo. De este modo se puede aseverar que no existe un método de seguridad que sea 100% seguro. A igual que con cualquier máquina, existe la posibilidad de que se presenten algunos errores; en los sistemas de biometría.

Un sistema de detección de rostros puede fallar en una de dos formas: puede identificar una cara no familiar como genuina (falso positivo), o denegar la identificación de una cara genuina (falso negativo). La efectividad de un sistema de reconocimiento facial puede ser afectada por las condiciones de iluminación, las expresiones de la cara y otros factores externos. La posibilidad de falsos negativos o positivos no puede ser eliminada por completo.

A pesar de esto, esta aplicación puede ser considerada como una mejor opción que las soluciones convencionales de seguridad. De hecho muchos expertos, en sistemas seguridad, dan fe de las capacidades de estos sistemas biométricos. Otros especialistas se atreven a dar números y aseguran que estos sistemas son efectivos en más de un 90%, por lo que pueden ser más confiables que otros mecanismos de seguridad.

Las altas tasas de efectividad, de los sistemas biométricos de reconocimiento facial, pueden ser llevadas a casinos para un control de tramposos. Asimismo, escuelas pueden adoptarlos como controles de asistencia y ausentismo.

Los sistemas biométricos han permitido crear sofisticados aparatos para una mejor seguridad. Ejemplo de ello son las cerraduras biométricas, las cuales eliminan el uso de llaves.