Como en toda disciplina del intelecto, se requiere preparación para alcanzar el éxito. El talento natuiral no es garantía para lograr ser un buen orador. Se requiere la aplicación de técnicas especiales para convertirse en un excelente orador. El buen orador o expositor, ¿nace o se hace? Indudablemente, como en cualquier oficio, existen personas con disposición y talento naturales para desempeñarse eficazmente en determinada ocupación o disciplina. Pero, en el caso de quienes requieren hablar en público y en cualquier otra actividad, de nada servirá el talento sin la disciplina y la aplicación de técnicas de oratoria indispensables para organizar, sistematizar y transmitir ideas comprensibles y, sobre todo, ideas que convenzan al receptor; que le lleve a conclusiones claras o generen debate.

Tanto el talentoso, como quien aparentemente no lo sea, requieren indefectiblemente de ciertas herramientas para alcanzar exitósamente el objetivo de expresar una idea coherente en público. El profesional, el aficionado, todo aquel a quien en cualquier momento de su vida le toca vivir tal experiencia, debe, necesariamente, seguir ciertos pasos para lograr su objetivo.

Existen muchos métodos que afirman conducir hacia la excelencia en materia de hablar bien en público. Sin duda, cada quien decide en su momento, cuál le es la más adecuada. No obstante, en mi caso personal, quiero compartir con usted lo fundamental, basado en mi conocimiento y en la experiencia adquirida a través de los años, como expositor en grupos cerrados o como orador ante multitudes en plaza pública.

Se denominan, técnicas de oratoria. Y para resumir, se compendian en tres pasos fundamentales que permiten alcanzar la esquiva meta de poder hablar en público sin el terror que nubla la mente y hace fracasar a cualquiera. Primero: Conocer suficientemente el tema a tratar y organizarlo en una introducción, un cuerpo del argumento y en una conclusión. Segundo: Con suficiente conocimiento del tema, es posible entonces, aplicar ciertas claves para vencer el miedo al público. Y tercero: Disciplina y leer a los expertos

Si desea conocer estas técnicas, haga clic aquí: como hablar en publico