Voy a comenzar describiendo las técnicas médicamente asistidas que cooperaran a escoger el sexo del bebé. Este es un tema tabú por razones éticas, a no ser que se intente evitar una enfermedad genética vinculada al género.

Por: Eltonn Johnson

Voy a comenzar describiendo las técnicas médicamente asistidas que cooperaran a escoger el sexo del bebé.
Este es un tema tabú por razones éticas, a no ser que se intente evitar una enfermedad genética vinculada al género. De hecho a la gran mayoría de las personas no nos gusta reconocer que tenemos favoritismos y únicamente lo dicen de forma franca quienes van por el hijo número 3 o 4.
Además hay que tomar en cuenta que un procedimiento de estas características no estaría costeado por la Seguridad Social, ni por las mutualistas, y en caso que haya que realizar inseminaciones es muy costoso. Además la gran mayoría de centros que realizan estos métodos están en los Estados Unidos o en el Reino Unido.
Como todas las técnicas, Microsort consiste de 2 etapas, primero la obtención de una muestra de esperma que después se enriquecerá con espermas X o Y y finalmente la inseminación artificial o la fecundación in vitro (FIV) con ese espermatozoide enriquecido.
Para ir a la selección de los espermas de cada género primero se excluyen los lentos y después se marcan los demás con una sustancia “fluorescente” que se fija en el material genético (ADN). Se inserta el espermatozoide en un aparato denominado citómetro de flujo y se pasa delante de una especie de célula fotoeléctrica. Debido a que los del tipo X poseen algo más de material genético son mayormente visibles y por ende es más fácil aislarlos llevando los X hacia un lado y los Y hacia otro.
El espermatozoide tratado puede tener un 88% de X, pero solo un 68% de Y. Por lo tanto sería más sencillo tener una niña con esta técnica, debido a que el margen de error es inferior al 15%.




Para más información sobre como tener una niña visite http://www.microsort.com.mx/es/