Seguramente muchos autónomos mantengan una relación laboral única con un cliente, o al menos, la mayoría de sus ingresos, en concreto el 75%, provienen de éste. A este autónomo se le denomina trabajador autónomos económicamente dependiente (Trade) y tiene una serie de características que difieren de

Por: Iria Perez

En primer lugar, se considera trabajador autónomo económicamente dependiente a la persona física que realiza una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para un cliente del que percibe, al menos, el 75 por ciento de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales y en el que concurren las restantes condiciones establecidas en el artículo 11 de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo.
Para que el trabajador entre en esta modalidad tendrá que cumplir una serie de requisitos:

No tiene que tener trabajadores a su cargo.
Percibir una contraprestación económica en función del resultado de la actividad.
No pueden ejecutar su actividad de manera indiferenciada con los trabajadores que presten sus servicios al cliente.
Tiene que disponer de material y recursos propios para ejercer la actividad.
Desarrollar su actividad con criterios organizativos propios, es decir tiene total libertad para poder organizarse a su manera su trabajo.

El siguiente paso es darse de alta como autónomo económicamente dependiente. La única diferencia es que el Trade tiene que presentar el contrato firmado por escrito con su cliente principal en el Servicio Público de empleo estatal, para ello si necesitas puedes consultar con una gestoria o asesoría online. También es importante saber que si el contrato se rompe por causa no justificada del cliente, el Trade tiene derecho a indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.
Este tipo de contrato tiene grandes ventajas con respecto a la responsabilidad ilimitada de los autónomos que tienen que responder con su capital. De esta forma, los trade tienen una serie de derechos y condiciones que son muy beneficiosas:
Formalizar un contrato de autónomo dependiente por escrito y a registrar el mismo
Descanso anual de al menos 18 días hábiles.
Elegir a sus representantes ante la empresa.
Indemnización por los daños producidos cuando el contrato se incumpla de forma injustificada.
Firmar acuerdos de interés profesional.
Acceso a la jurisdicción de lo social.




consejosdeasesoria