Descubra algunos datos importantes sobre el clima mendocino, que lo ayudarán a preparar mejor su próximo viaje a Mendoza. El clima es árido, con pocas lluvias, aunque con una importante oscilación de temperatura entre el día y la noche.  La región de Cuyo ha sufrido en los últimos años un importante desarrollo y el HYPERLINK "http://www.Executive.ParkSuites.com.ar" turismo en Mendoza se ha convertido en una de las principales actividades económicas de la región. Por eso, un creciente número de personas busca en estas tierras un lugar dónde pasar sus vacaciones, en un ambiente de relax e incomparable belleza natural. A pesar de que naturalmente el clima mendocino es árido, el tesón y la inventiva humana han logrado desarrollar un completo sistema de riego y aprovechamiento de los caudalosos ríos andinos con la finalidad de volver fértiles enormes extensiones de tierra que ahora se destinan a diferentes cultivos, y aprovechar la energía hidroeléctrica que estos voluminosos ríos generan.

En la provincia hay una gran cantidad de lagos artificiales, producto de los muchos diques que se han construido, como así también canales y derivaciones que llevan el agua a los rincones más necesitados. Este hecho, en combinación con el particular clima mendocino, genera la fórmula ideal para el cultivo de los mejores viñedos del mundo. En consecuencia, el desarrollo de la industria vitivinícola ha sido notable, llevando los vinos mendocinos a los primeros lugares en cuanto a calidad. Por ello, en la zona se producen algunos varietales, exclusivos de la tierra cuyana.

La impresionante cadena montañosa de los Andes condiciona el clima en Mendoza. Si bien las temperaturas son moderadas, tradicionalmente como sucede en el clima mediterráneo, hay una gran oscilación entre el día y la noche, marcando temperaturas que rondan los 30° durante el día en verano, pero descienden hacia los 17° durante la noche. El invierno es frío, con temperaturas cercanas a los 0°, y son frecuentes las heladas. La lluvia es escasa en todo el territorio provincial. Esto indicará a los turistas la necesidad de llevar ropa liviana para los calurosos días de verano, pero también abrigo, pues las noches suelen ser bastante frías. El verano es la temporada donde se produce mayor cantidad de precipitaciones, por lo cual tomar recaudos llevando algún tipo de protección contra la lluvia no es una mala idea.

Topográficamente hablando, la cordillera de los Andes es como una gigantesca barrera que filtra los vientos y las nubes provenientes del Océano Pacífico, lo cual determina la escasa nubosidad de la zona. No en vano se conoce a Mendoza como la tierra del sol y el vino. Quien disponga hacer turismo en Mendoza encontrará en esta tierra un verdadero paraíso, y un sitio con una importante infraestructura con todas las comodidades que el turista pueda necesitar.


 Turismo en Mendoza, clima mendocino, vacaciones en Mendoza, característica de la región de Cuyo