Existe una infinidad de procesos para conseguir la separación de elementos o sustancias que se encuentran en el agua. Sin embargo, tratándose de este líquido es importante que la separación sea muy efectiva para que su consumo resulte totalmente inocuo para las personas o seres vivos que la utilicen.

Por: Natalya Acuña Dueñas

Los filtros de carbón activado son una buena opción para llevar a cabo este proceso, pues no sólo eliminan las sustancias nocivas o innecesarias, sino que al mismo tiempo dan como resultado agua de buen sabor y olor, puesto que este filtro elimina restos de herbicidas, derivados de petróleo y remueve el cloro que pueda contener.

El carbón activado, principal elemento del filtro, comenzó a emplearse en las industrias a principios del siglo XX y fue alrededor de los años 60 que se comenzó a utilizar para el tratamiento del agua.

El carbón activado se obtiene a partir de diversos materiales carbónicos como la madera o algunos productos vegetales como la cáscara de nueces e incluso el petróleo. Una vez que se encuentra preparado, se convierte en activado tras llevarlo a temperaturas elevadas en ausencia de oxígeno.

Como resultado se tiene un producto con una inmensa cantidad de poros y superficies con capacidades de adsorción. La adsorción, es un proceso por medio del cual el material que tienes dicha característica es capaza de atraer y retener moléculas o sustancias en su superficie.

Es precisamente esta característica, la que hace que atraiga y retenga las moléculas orgánicas y otras moléculas pesadas, entre las que podemos incluir compuestos aromáticos, que son los culpables de sabores extraños en el agua.

De manera general, estos filtros cuentan con carbono activado en forma de gránulos en el interior de un contenedor de plástico o metal para su funcionamiento y una vez que el carbón deja ser útil, la manera más sencilla de que el filtro siga sirviendo es cambiando el cartucho.

Pues de lo contrario, se tendría que hacer una reactivación del carbón, lo que resulta un tanto más complejo. Estos cartuchos serán fáciles de encontrar en lugares donde se lleva a cabo la venta de filtros de carbón activado. Por las características anteriormente mencionadas, los filtros de carbón activado son, en las plantas de tratamiento de agua, el paso final para poder obtener un líquido libre de olores o sabores indeseables. Finalmente, queda claro que un filtro de carbón activado es una buena opción para obtener agua que no sólo estará limpia, sino que también tendrá un buen sabor y olor.


Filtros de carbón activado

Venta de filtros de carbón activado
Equipo industrial