El Challao,  que está muy cerca de la ciudad de Mendoza, es un interesante lugar para conocer. En él se encuentra el santuario de la Virgen de Lourdes, un sitio muy interesante para conocer y se efectúa la práctica de parapente, para los avezados y los primerisos.
Una vez que consiguió alojamiento en Mendoza, ya no hay disculpas para no recorrer el circuito turístico de El Challao. El Challao es parte del Gran Mendoza, está a sólo 5 km de distancia de la ciudad, y está ubicado en un espacio entre el parque San Martín y el cordón de las Lajas. Se encuentra allí el cerro la Angostura, donde se pueden efectuar variadas actividades. El Challao es un hermoso lugar para pasear, andar en bicicleta, hacer mountain bike o trekking, y hasta cabalgatas. El lugar está ampliamente desarrollado para ofrecer máximo confort al turista, con un autocine, restaurantes y discotecas y una alfombra mágica.

Uno de los puntos más hermosos del Challao es su Santuario. Se trata de un impresionante anfiteatro para unas 4000 personas, dedicado al culto y la celebración de misas. La construcción tiene unos 90 por 45 m y su altura es de 65 m. Está dedicado a la devoción de la Virgen de Lourdes, siendo en su origen un humilde sitial donde se encontraba una pequeña imagen de la Santa. Posteriormente se levantó una pequeña capilla, pero gracias a donaciones privadas fue posible construir este templo que sin dudas es uno de los más bellos del mundo. Se aconseja visitarla el día 11 de febrero, fecha en que se celebra la devoción por la Santa virgen de Lourdes.

Los que gozan de la aventura hallarán en El Challao además de una de las más espectaculares vistas de la región, con sus casi 1600 m de altura, la posibilidad de hacer parapente, una actividad que gana cada vez más adeptos. Un sinnúmero de empresas prestan el servicio de vuelos en parapente, con el apoyo correspondiente para quien quieran efectuar este atractivo deporte. Aquellos que no tienen ninguna experiencia, y no quieren perderse de la fantástica vista a vuelo de pájaro que se tiene una vez que se está en el aire, puede realizar vuelos de bautismo en parapente biplaza acompañado. Dicen los expertos que ésta es una de las zonas más seguras para la práctica de esta actividad, debido a que la vegetación baja hace posible un aterrizaje con mínimos riesgos. Otra variante son los vuelos nocturnos, en especial en las noches de luna llena. El extraordinario microclima de El Challao permite vuelos verdaderamente extensos, dado las condiciones especiales de los vientos. Quien tenga la fortuna de estar hospedado en alguno de los muchos buenos hoteles de Mendoza, no puede perderse una visita a El Challao, uno de los lugares más bonitos del Gran Mendoza.

Jorge Alberto Guiñazu
alojamiento en Mendoza