Historia de los Derechos Humanos Ii.

Consideraré en el presente artículo, cuatro aspectos relevantes ocurridos en Roma, que ponen de manifiesto la historia de lucha entre opresores y oprimidos; lucha, que ha ido gradualmente permitiendo el reconocimiento de los elementales derechos de las personas humanas.

Jaime Noé Villalta Umaña
Jaime Noé Villalta Umaña
3 de enero · 1242 palabras.
1.- Lucha de plebeyos contra patricios. Conquista de la igualdad política.

Esta lucha iba encaminada al logro de igualdades pol√≠ticas entre ambos. El per√≠odo que abarca del siglo V al III antes de Cristo. Los plebeyos se organizaron contra los patricios con el objetivo de alcanzar la creaci√≥n de una magistratura plebeya, el tribunado; lo mismo que conquistar ‚Äúigualdad pol√≠tica‚ÄĚ.

Narra la historia que era tal la injusticia contra los plebeyos, que serv√≠an a la patria, ten√≠an que equiparse bajo su propia cuenta, abandonar los trabajos; todo para ir a participar en la guerra. Cuando regresaban se encontraban sin recursos, con deudas e incluso eran capturados y vendidos como ‚Äúesclavos‚ÄĚ.

Se irritaron al extremo y decidieron abandonar Roma y fundar una ciudad en sus alrededores; por cierto, en una colina denominada ‚ÄúMonte Sacro‚ÄĚ.

Lo anterior, preocupó a los patricios, quienes enviaron a un intermediario; se trataba de Menenio Agripa. Los plebeyos pusieron las siguientes condiciones para regresar:

a) Que se les perdonaran (exención) las deudas.
b) Libertad de los plebeyos reducidos a esclavitud.
c) Derecho de elegir a sus propios jefes, los cuáles serían electos entre los plebeyos.

Lo anterior llev√≥ a la creaci√≥n de los ‚Äútribunos de la plebe‚ÄĚ; √©stos eran elegidos para el per√≠odo de un a√Īo; a qui√©nes de les concedi√≥ la condici√≥n de inviolabilidad; por tanto, un ‚Äúveto‚ÄĚ del tribuno pod√≠a suspender las decisiones de los magistrados y del senado. Asum√≠an la defensa de los plebeyos, a cuya disposici√≥n se encontraban; no pod√≠an salir de la ciudad mientras estuvieran en el desempe√Īo de sus funciones.

El tribunado se hizo de un poder temible y marcó el punto de partida para las futuras conquistas de los plebeyos.

Adem√°s de lo anterior y gracias a la posici√≥n de lucha adoptada por los plebeyos, tambi√©n se cre√≥ la instituci√≥n denominada ‚ÄúLos comicios tributos‚ÄĚ.

¬ŅEn qu√© consist√≠an los comicios de los tributos? Eran asambleas especiales de la plebe ‚Äúconcilia plebis‚ÄĚ. En √©stas los plebeyos votaban no por centurias, sino por ‚Äútribus‚ÄĚ, las que hab√≠an aumentado, 4 para la ciudad y 35 para el campo. En las susodichas asambleas eleg√≠an a los tribunos y tomaban decisiones v√°lidas para plebeyos; originalmente, no alcanzaban la categor√≠a de leyes, sino que de ‚Äúplebiscitos‚ÄĚ (en su literalidad, decisiones de la plebe).

Los denominados plebiscitos, pronto alcanzaron fuerza de ley; fue en ese momento que las concilia plebis, se transformaron en ‚Äúcomicios tributos‚ÄĚ; que se convirtieron en asamblea legislativa ordinaria. Estos comicios tributos, permitieron el ingreso de patricios y se les denomin√≥ entonces ‚Äúcomicios centuriatos‚ÄĚ. √Čstos subsistieron en sus funciones de elegir c√≥nsules e incluso magistrados, pero perdieron su car√°cter como √≥rgano legislativo.

2.- Ley de las Doce Tablas. Conquista de la igualdad civil.

Resulta que los magistrados patricios administraban justicia, no de conformidad con leyes escritas, sino con la costumbre religiosa; la que s√≥lo era conocida por aquellos; en consecuencia pod√≠a ser interpretada de manera antojadiza. As√≠ las cosas, los tribunos exigieron la creaci√≥n de una nueva legislaci√≥n, la que deb√≠a ser conocida por todos y que se aplicara a patricios y plebeyos en condiciones de igualdad. Fue as√≠, que en el a√Īo 451 (a. C) diez patricios a los que se les denomin√≥ ‚Äúdecenviros‚ÄĚ, recibieron el encargo de redactar un c√≥digo de leyes. Los primeros encomendados para tal efecto, realizaron su trabajo de manera prudente; sin embargo, los sucesores de √©stos, intentaron perpetuarse en el poder; se dice que mediante una revoluci√≥n fueron expulsados debido a su tiran√≠a (a√Īo 449 a. C).

Las leyes redactadas fueron grabadas finalmente en doce tablas de bronce. Entre las normas más sobresalientes que destacaré están las siguientes:

a) Reconocimiento de la legitimidad del matrimonio entre plebeyos y patricios.

b) Proclama de la soberan√≠a del pueblo; lo que se define en la siguiente m√°xima: ‚ÄúLo que el pueblo haya ordenado en √ļltima instancia ser√° la ley‚ÄĚ.

3.- Espartaco

Seg√ļn fuentes hist√≥ricas era originario de Tracia; esclavo y gladiador romano (113 a. C. ‚Äď 71 a. C.).

En el a√Īo 73 a. C. logr√≥ escapar junto a otros gladiadores; utilizando el cr√°ter inactivo del volc√°n Vesubio, ah√≠ se les unieron muchos otros esclavos fugitivos.

De manera que como líder, les dirigió contra Roma; en lo que se conoce como la Tercera Guerra de Esclavos o Guerra de los Gladiadores.

Derrotaron a dos ej√©rcitos romanos y arras√≥ con el sur de Italia. En el a√Īo 72 a. C., logr√≥ junto a sus seguidores derrotar a tres ej√©rcitos de Roma; llegando hasta Galia Cisalpina. En este lugar, tuvo la idea de dispersar a la tropa y enviar a sus seguidores a casa; sin embargo, √©stos decidieron quedarse en Italia a fin de obtener un mayor bot√≠n. Espartaco se dirigi√≥ al sur.

En el a√Īo 71 a. C., Marco Licinio Craso, militar romano introdujo a Espartaco y a sus seguidores en la pen√≠nsula de Rhegium (en la actualidad Reggio di Calabria); pero lograron escapar. Licinio Craso, persigui√≥ a Espartaco hasta Lucania, venciendo a sus seguidores y por supuesto d√°ndole muerte al l√≠der de liberaci√≥n de esclavos sometidos a Roma.

De manera que la insurrección fue controlada por el ejército romano; los seguidores de Espartaco fueron crucificados; quienes lograron huir, fueron exterminados por Pompeyo Magno, cuando regresaba de Hispania.

Espartaco es un ejemplo de lucha acérrima por lograr la liberación de la esclavitud; en este caso, de los esclavos sometidos por Roma.

4.- PAX (paz ‚Äď acuerdo ‚Äď tratado) ROMANA

Es el levantamiento de pueblos que sufrían la siniestra pax romana.

¬ŅA qu√© se le da dicha denominaci√≥n? A un per√≠odo de orden y prosperidad del Imperio Romano durante la dinast√≠a de los Antoninos (del a√Īo 96 a. C ‚Äď 162 d. C.) y en menor grado con la dinast√≠a de los Severos (del a√Īo 193 ‚Äď 235 d. C.); √©poca de m√≠nima expansi√≥n militar.

Otros autores refieren como punto de partida el a√Īo 27 a. C (fin de la Rep√ļblica Romana) y que se prolonga hasta el a√Īo 180 d. C (muerte de Marco Aurelio).

Prefiero optar por las primeras fechas, debido a que la mayoría de textos refieren que la paz romana finalizó en el siglo III d. C.

El debilitamiento militar de Roma, llevo a decretar la ‚Äúpax romana‚ÄĚ. Esta paz romana, fue en realidad ‚Äúuna paz armada‚ÄĚ. Los emperadores de la √©poca conservaron sus fronteras con la ayuda de las armas.

Roma ejerc√≠a el dominio de casi todo el territorio de la Europa actual; el mediterr√°neo, norte de √Āfrica, Palestina y Siria; lo que se extend√≠a hasta Mesopotamia, Asiria, Asia Menor, entre otros.

Ahora bien, se destaca de la época que el poder absoluto de los emperadores fue moderado.

Los pueblos que se encontraban sometidos a esta paz romana, se levantaron contra roma y le pusieron fin en el siglo III.

¬ŅQu√© utilidad tienen estos referentes hist√≥ricos en la segunda d√©cada del siglo XXI?

Las consideraciones históricas, permitir reflexionar sobre la importancia de la lucha del pueblo en las transformaciones políticas, sociales, culturales y económicas; asimismo, deben animarnos a exigir el cumplimiento de los derechos que nos han sido reconocidos en nuestro favor.

Lic. Jaime No√© Villalta Uma√Īa
Prof. y Abg.

Comparte tu conocimiento y tus intereses con el mundo.

Publica un artículo →